Seguinos en nuestras redes

Salud

Cómo secarte el pelo sin usar herramientas de calor

Once opciones para evitar dañar tu cabello con secadores y otros artefactos

Aunque la mejor opción es permitir que el pelo se seque al aire libre, si deseás acelerar este proceso, seguramente recurras a las herramientas de calor, ya que son la solución más rápida. Pero también existen trucos de secado natural que pueden implementarse sin afectar las hebras capilares.

1. Usar acondicionador y peine

La aplicación de acondicionador suaviza las fibras y además está compuesto por siliconas especiales que ayudan a repeler el agua. Sus fórmulas hidratan y nutren, lo que hace que las hebras estén más manejables al momento de peinar.

De todos modos, para complementar su efecto, es útil tener en la ducha un peine de dientes anchos que garantice una aplicación uniforme del producto y que, de paso, ayude a remover los nudos.

2. Elegir una toalla adecuada

Hay quienes afirman que son mejores las de microfibra porque absorben hasta dos veces más el agua. Aun así, las de algodón también cumplen la función y son suaves con el pelo. Un truco consiste en enrollarla en forma de turbante para absorber mejor el agua. Para evitar el frizz, se recomienda secar con pequeños toquecitos, sin frotar o ejercer fricción, ya que esto puede ocasionar rotura capilar y enredos.

3. Optar por una remera de algodón

Este truco también se conoce como hair plopping. Consiste en poner una remera de algodón sobre la cama, extender el pelo sobre esta y, luego, anudar las mangas sobre la frente para envolver todo el pelo. Una vez hecho esto, se deja actuar de 10 a 20 minutos.

La idea es que la prenda absorba la humedad y evite la formación de frizz, sobre todo en aquellos cabellos rizados y rebeldes. Se dice que es útil para mantener la forma natural del rizo.

4. Elegir el cepillo correcto

Es el complemento idóneo para acabar de retirar los excesos de humedad en el cabello. Para un secado al aire libre se recomiendan aquellos de fibras naturales; sin embargo, si es con secador, es mejor optar por los redondos con ventilación en cerámica, que permiten que el aire fluya de manera adecuada y seque cada mechón.

5. Usar secador, pero con reglas

Lo primero es dejar secar el pelo al natural en un 30 o 40 % antes de usar este elemento. Aplicar un protector de calor para contrarrestar el frizz y minimizar los daños causados por las altas temperaturas. De ser posible, conviene usar un secador iónico con diferentes velocidades y boquillas, conservando una distancia de 10 centímetros frente al cabello.

El secado debe comenzar por las raíces y, poco a poco, desplazarlo hacia el largo de las hebras. Hacelo en un espacio ventilado, por fuera del área del baño, ya que la humedad del ambiente puede causar encrespamiento.

Se recomienda usar la configuración de calor más baja, limitar el tiempo de uso y reducir su frecuencia a una vez por semana.

6. Usar una toalla caliente

Calentala con la ayuda de la plancha y luego envolvela el cabello cuando aún esté caliente. Se dice que el calor hace que las cutículas se abran, lo que acelera el secado.

7. Secarlo al aire libre

Ya que esta opción tarda un poco más, elementos como la toalla y el cepillo pueden remover el exceso de humedad para acelerar el proceso. También se recomienda aplicar productos como serúms o cremas para peinar que ayuden a moldear. Por ejemplo, si se tiene el pelo corto, se puede usar un acondicionador sin enjuague, para luego peinar y dar forma con el cepillo.

8. Papel de cocina absorbente

El objetivo es retirar la mayor cantidad de agua posible para que el cabello se seque más rápido; por eso, podés probar de quitar el exceso de humedad restante con papel de cocina absorbente luego de usar la toalla.

9. Evitar el uso de aceites o productos con alcoholes

Aceites como el de argán y el de coco se recomiendan por sus cualidades hidratantes y su capacidad para reducir el frizz. No obstante, deben aplicarse cuando el pelo ya esté seco. Si está húmedo pueden ralentizar el proceso de secado. Lo mismo ocurre con aquellos que tienen alcohol en su composición. Además, si luego se usan elementos de calor, pueden conducir a daños en las hebras.

10. Peinar durante todo el proceso

Cepillar antes, durante y después del secado es esencial para dar suavidad a las fibras. De hecho, si se usan elementos como el secador, facilita que el calor penetre más rápido y la melena quede con una superficie más uniforme.

11. Aplicar productos especializados

Existen productos que tienen entre sus ingredientes polímeros conductores de calor, que funcionan como un imán que atrae la humedad y facilita el secado. Aun así, es necesario usarlos en pocas cantidades para no apelmazar el cabello.

Fuente: Mejor con salud

TE PUEDE INTERESAR