Seguinos en nuestras redes

Economía

La mesa de los argentinos: los aumentos de la carne triplican a la última cifra inflacionaria

La suba de precios en agosto habría llegado al 20 por ciento.

En el país de las vacas, a los argentinos cada vez les cuesta más acceder a su consumo y la crisis inflacionaria está cambiando los hábitos a la hora de comer.

Con un aumento de casi el 20 por ciento, el precio de la carne bovina triplicó la última cifra inflacionaria informada en julio por el INDEC y representaría menos de la mitad del consumo total de proteínas de origen animal.

“Hay mucha gente que te das cuenta que entra y pide algo, después le tiene que decir al que corta la carne que le vaya sacando. Mucha gente bajó directamente a la alita de pollo, con la que no hacés nada. Tenemos esa promo de 3 kilos por $500, y al día vienen como 20 o 30 personas por eso. Y no es alimento”, afirmaron desde una carnicería según informó Clarín.

Si bien en junio de este año la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) reveló que en 2023 un argentino podría comprar 163,5 Kg de asado, casi 30 kg más que en 2021, se toman en cuenta los sueldos del sector privado pero no se incluyen, entre otros, a monotributistas, el sector público, autónomos y trabajadores sin registrar.

Fuerte suba en el precio de la carne: aumentó el 8% en mayo

Una clienta reveló cómo la costumbre alimentaria del país cambió en el último tiempo. “Necesitamos que esto pare porque es una locura total. El corte ahora aumentó hasta casi $500, un corte estaba 2000 y ahora te sale 2500. Antes llevábamos peceto, lomo, asado. Ahora nada, de vez en cuando llevamos falda cuando está en promoción. Acá aumenta todo, menos los sueldos”, aseguró.

Otro cliente comentó: “Yo busco paleta, pollo, osobuco, comida de olla como se dice muchas veces. El gustito que uno se daba los fines de semana con un asado, hoy ya no puede ser porque no alcanza“.

Según reveló el informe de BCR, en base a datos del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina y del Sistema Integrado Previsional Argentino, el poder de compra de las remuneraciones argentinas privadas se encuentra 10 kilos por debajo del promedio de los últimos 10 años.

TE PUEDE INTERESAR