Seguinos en nuestras redes

Política

Juan Grabois afirmó que, si lo eligen presidente, indultará a Cristina Kirchner

En una entrevista con Infobae, el precandidato a presidente afirmó su voluntad de cancelar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, criticó al gobierno y a la Corte Suprema de Justicia, y definió al peso argentino como una “moneda muerta”.

En una entrevista con InfobaeJuan Grabois, rival de Sergio Massa en las internas de Unión por la Patria no se ahorró definiciones políticas. Pronunciándose de cara a las PASO, afirmó: “Hoy lo que tenemos para elegir después de unas PASO en las que vamos a suponer que ganan los candidatos del establishment, es entre un modelo de ajuste con represión muy dura y muy antidemocrática; y por el lado nuestro tenés un planteo donde es el hombre y sus circunstancias, como decía Ortega y Gasset”.

Cuando se le consultó sobre su decisión de presentarse a las elecciones, el dirigente social subrayó su compromiso con “transformar la estructura social de la Argentina”, y dijo que, si es elegido presidente, su primera medida será cancelar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. En este sentido, se pronunció: “Es absolutamente necesaria la cancelación de este acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y la renegociación de un nuevo acuerdo partiendo de la base de la corresponsabilidad del staff del Fondo en un endeudamiento criminal de la Argentina. Y esto no es ideología, esto no es utopía, esto no es pensamiento fantástico”.

En cuanto a otros tres temas que serían prioritarios en su gestión, enumeró asegurar un manejo sustentable de los recursosfortalecer la educacióntrabajar en la agenda de techo, tierra y trabajo. Sobre el primer aspecto, se quejó: “Si uno va al Chocón, por ejemplo, donde está una de las grandes hidroeléctricas que tenemos en el país, la gente del Chocón en Neuquén paga tres veces lo que pagamos en la Ciudad de Buenos Aires de electricidad. Y muchos ni siquiera tienen”. Al segundo punto lo relacionó con la recuperación de la riqueza ocasionada por un uso sostenible de los recursos, y advirtió que “La educación de los pibes está hecha torta“. Por último, recordó su compromiso con quienes fueron descartados del sistema y los hijos de la clase media, que “ni siquiera pueden alquilar”.

Cuando se le cuestionó por qué no impulsó algunas de sus propuestas de campaña, como la entrega de lotes, durante el gobierno de Cristina Kirchner, se defendió: “Se da la paradoja de que yo, durante los gobiernos de Cristina, tenía una visión bastante crítica. Precisamente por temas como este, urbanización de barrios, acceso a la vivienda. Creo que fueron los déficits del gobierno de Cristina”, y dijo que su acercamiento con la vicepresidente se dio durante el gobierno de Mauricio Macri.

En tono muy crítico contra Alberto Fernández, diagnosticó: “Este gobierno hizo muy poco. Este gobierno administró a la baja una realidad que ya venía complicada y no tuvo una vocación de transformar. No tuvo una vocación de desafiar al poder porque muchos son parte del poder para transformar la Argentina”.

Respecto a si busca hacer expropiaciones a la hora de entregar los lotes, respondió: “Yo no le quiero sacar nada a nadie. Sí creo en la distribución justa de la riqueza que afecta fundamentalmente al 1% más rico”, y despotricó contra regímenes como los de promoción industrial, a los que tachó de “privilegios”, y las exenciones impositivas al Poder Judicial, definido por Grabois como “el más corrupto de los poderes”.

Profundizando en el tópico del Poder Judicial, arremetió contra la Corte Suprema de Justicia, a la que sintetizó como “delictiva y mafiosa“, y criticó la falta de “un mecanismo de democracia social y popular” que permita la renovación de los jueces. “El servicio de justicia es un asco”, repudió.

Sobre las causas de Cristina Kirchner, proclamó: “Más allá del gobierno, hay una decisión del sistema de que ella vaya presa”. Explicó: “No es una decisión que tenga que ver con lo que haya hecho bien, mal o más o menos, que tiene que ver con que ella sigue siendo un estorbo para la omnipotencia de los famosos tres o cuatro vivos que cuando la Argentina crece se la llevan en pala y cuando no crece descargan su crisis sobre los laburantes, sobre la gente común”.

Al respecto, afirmó que, en caso de ser elegido presidente, indultaría a la ex presidente, aunque duda que ella vaya a aceptarlo, pero agregó que haría lo mismo si se tratara de un funcionario macrista: “Acá los problemas que hubo de la famosa grieta fueron problemas políticos. Nadie mató. Nadie torturó. No es como en la dictadura que fueron crímenes de lesa humanidad. Y los procesos judiciales que hubo en general están teñidos por eso. Entonces de un lado y del otro creo que hay que decir basta con esto. No tiene que haber persecución judicial para nadie. Para ninguno. Ni para los macristas, ni para los kirchneristas”.

Recordando al entrevistador de su condición de abogado, Grabois disparó: “Yo conozco Comodoro Py, soy abogado. Comodoro Py es un cabaret. Comodoro Py es casi como si te dijera el fondo de Zavaleta donde venden merca. Es un asco. Por ahí pasa toda la peor bazofia de la sociedad, desde la droga y el abuso de poder”.

Luego de tildar a Victoria Tolosa Paz de “tilinga” y poco empática por su manera de encarar el tema de los planes sociales, afirmó que su primera política en materia laboral sería la universalización del salario mínimo. Asimismo, coincidió con Javier Milei en que existe una “casta” en la clase política: “Hay que recortar el 30% de las dietas de diputados, senadores y de director nacional para arriba en el Poder Ejecutivo Nacional. Son demasiado altas. Y son unos 8.000 cargos más o menos. Se puede hacer”.

Por último, ante la pregunta de cómo piensa tratar la inflación, afirmó que el peso argentino está muerto, y continuó: “El déficit se termina recaudando mejor y eliminando privilegios. No recortando derechos sociales. La emisión es un problema de nuestra moneda, el problema monetario y el problema de la emisión van en paralelo. Es lo mismo que el problema del dólar. Para mí el peso está muerto. El peso está muerto. Hay que cambiar la denominación de la moneda y hay que anclarla a un conjunto de monedas latinoamericanas, particularmente al real brasilero”.

TE PUEDE INTERESAR