Seguinos en nuestras redes

Salud

Cómo peinar el pelo sin dañarlo

Algunos consejos para cepillarlo correctamente

Casi todo lo que hacés con el pelo genera un cierto grado de fricción que lo va dañando y volviendo más frágil. Para  evitarlo, prestá atención a la cutícula y a la corteza de cada fibra capilar; ambas son responsables de que el pelo esté fuerte y no se fracture, por lo que es importante mantener la resistencia y la flexibilidad.

Al peinarlo, el primer gesto obligatorio es empezar siempre por las puntas e ir subiendo poco a poco hasta la raíz sin olvidar la zona de la nuca. Hacelo con frecuencia, especialmente antes de situaciones que lo enredan: la ducha, dormir, hacer deporte, los días de viento, etc.

Se aconseja evitar peinarlo muy mojado y, si lo hacés, aplicá aceites y usá cepillos de fibras de silicona muy flexibles. El pelo mojado ha perdido temporalmente parte de sus enlaces (los salinos), por lo que tiene menos resistencia al estiramiento.

Publicidad

Lo mejor es peinar en seco antes de lavar para disminuir la rotura. Incluso si está muy enredado se puede usar un acondicionador con el que se logra un desenredo fácil después de la ducha.

Además de la técnica, el cepillo es la principal herramienta que hay que elegir con detalle específicamente para cada tipo de melena. Las recomendaciones generales son: si tenés el pelo grueso o rizado, usá un cepillo de púas más gruesas, si lo tenés fino o muy liso, mejor uno de púas finas.

Las fibras naturales, especialmente las de jabalí, son útiles para cabellos frágiles o dañados y, al controlar la electricidad estática, pueden dar más brillo. Los cepillos con bolas al final de las púas hay que evitarlos en melenas frágiles y también si los vas a usar con el pelo muy mojado, ya que éste se puede enganchar y fracturar.

Publicidad

Fuente: Mujer hoy

Publicidad

TE PUEDE INTERESAR