Seguinos en nuestras redes

Salud

Nueve claves para elegir un corpiño cómodo

Consejos a la hora de elegir esta prenda

El corpiño cómodo perfecto es aquel que cumple su función y es como una segunda piel: suave, no se clava, no te oprime y no se mueve en exceso. Según los especialistas, el simple hecho de que el aro pinche puede producir problemas cutáneos, bultos de grasa, dolores de espalda, migrañas o deformaciones posturales.

Estas son diez claves para elegir el corpiño más cómodo:

1. Comprá siempre tu talla, ni más grande, ni más pequeña. La copa debe ajustarse a tu contorno sin que se salga el pecho y los ajustes traseros deben quedar un poquito holgados para que no te marquen ni te hagan daño. Un truco a tener en cuenta es que el ajuste de la banda que rodea el contorno del tórax debe de permitir, una vez abrochado, que puedas deslizar entre la banda y la espalda dos dedos con facilidad.

Publicidad

2. Los tirantes deben estar ajustados, pero no clavarse en tus hombros ni dejar marcas. Primero debés ajustar la banda y después los tirantes.

3. La copa también debe adaptarse perfectamente a la forma de tu pecho sin que se sobresalga o que lo presione demasiado.

4. En caso de usa con aro, éste debe quedar solo sobre el contorno del seno, sin pasar al medio del pecho y sin clavarse en tu piel.

Publicidad

5. No es recomendable comprar corpiños durante la menstruación, ya que retenés más líquidos y el cuerpo y el pecho pueden estar un poquito más hinchados.

6. Si buscás de verdad una prenda cómoda, olvidate de las costuras, así no se marcarán a través de tu ropa, ni tampoco dejarán marcas en tu piel.

7. Existen corpiños para cada momento de la vida y adaptados a las necesidades especiales de cada una, porque el pecho también va cambiando con el tiempo y las circunstancias.

Publicidad

8. No es aconsejable usar el mismo sujetador varios días seguidos, hay que “dejarlo descansar” y permitir que el tejido recupere su elasticidad.

9. Para lavar tu lencería deberías usar siempre programas delicados de tu lavarropas o hacerlo a mano. No se aconseja usar la secadora. Si lavás la ropa interior con el resto de tus prendas, mejor hacelo en bolsas especiales para lencería, así evitarás que se estropeen antes.

Fuente: Lencería Paqui

Publicidad
Publicidad

TE PUEDE INTERESAR