Seguinos en nuestras redes

Salud

Diez consejos para cuidar tu cuero cabelludo

La importancia de proteger esta parte del cuerpo

El cuero cabelludo protege de las agresiones exteriores y regula la hidratación limitando la sequedad de la piel y lubricando todo el pelo. Si se cuida correctamente se hace visible cuando el pelo luce saludable, brillante, fuerte, flexible y sedoso.

A continuación, tips para cuidarlo de forma correcta y cómo recuperar la vitalidad que va perdiendo debido a tinturas inadecuadas, baños en piletas con cloro o a una exposición excesiva al calor.

1. Lavar el pelo cuando sea necesario y con productos específicos

Cada uno tiene un tipo de pelo distinto con mayores niveles de sequedad o de grasa. Lo ideal es encontrar un shampoo específico, cuanto más suave mejor, y lavarlo con agua templada cuando sea necesario, aunque tenga que ser a diario. Aplicar las cantidades mínimas de shampoo, acondicionador o mascarilla. Incluso a veces, en melenas largas, lo ideal puede ser usar un producto concreto para las raíces y otro distinto para las puntas si es necesario aportar más hidratación.

2. Evitar el exceso de calor

Reducir la temperatura del secador, de las planchas o de los rizadores. Siempre que sea posible, dejar secar el pelo al aire libre después de lavarlo. Cuando sea necesario utilizar estos artefactos, evitar la potencia máxima y usar el secador a una temperatura suave y a una distancia mínima de la raíz del pelo de 10 cm.

3. Tratar el pelo con cuidado

El pelo es flexible y resistente pero también sensible al trato que recibe. Esto significa que hay que cepillarlo con cuidado sin dar tirones, lavarlo realizando un masaje de raíz a puntas con la yema de los dedos y después retirar el exceso de humedad a toques con una toalla limpia sin refregar ni retorcer.

4. No abusar de gorros o sombreros

Son ideales para proteger el cuero cabelludo de las inclemencias del clima, pero no hay que abusar de ellos porque impiden que respire correctamente. También se recomienda usarlos con la cabeza limpia ya que, si se encuentra sucia y con exceso de grasa, el sudor y la contaminación, sumado al efecto aislante del gorro, pueden asfixiarlo aún más.

5. Protegerlo ante la exposición solar

En los meses de verano es recomendable usar gorros o telas siempre transpirables para protegerlo de la exposición a los rayos solares, porque se puede quemar como el resto de la piel del cuerpo.

6. Evitar peinados muy tirantes

Las colitas o los recogidos muy tirantes pueden debilitar los bulbos pilosos por lo que es recomendable no abusar de este tipo de peinados.

7. Realizar una exfoliación

El cuero cabelludo también necesita exfoliarse cada semana o cada 15 días de modo que la superficie se limpie en profundidad y se elimine el exceso de células muertas.

8. No rascarse

En el momento en el que empieza a producir picores significa que se está defendiendo de alguna agresión. Rascarse los intensifica y amplifica la irritación. Lo normal es que la causa esté en los productos capilares, con lo cual el primer paso sería dejar de usarlos. Si persiste más de cuatro días, lo aconsejable es acudir a un dermatólogo para identificar la causa.

9. Alimentarse correctamente

Esto influye directamente en la salud del cuero cabelludo. Los ultraprocesados, fritos, sal, azúcar y alcohol no son aconsejables. Las frutas y verduras repercuten de forma positiva porque son fuente de vitaminas y minerales.

10. Acudir a un dermatólogo

Puede ser necesario cuando a pesar de seguir estas recomendaciones el pelo sigue mostrando poca vitalidad, se cae en exceso o el cuero cabelludo está muy sensible. Existen cueros cabelludos hiperactivos que reaccionan de forma exagerada o experimentan picores, irritaciones y molestias, por lo que necesitan un tratamiento que calme y purifique. Del mismo modo, otras melenas parecen sin vida y es necesario tonificarlas y estimularlas desde la raíz para reactivar la microcirculación sanguínea.

Fuente: Divinity

TE PUEDE INTERESAR