Seguinos en nuestras redes

Salud

Cuatro pasos para limpiar el ventilador de techo

Cómo eliminar el polvo, la mugre y la grasa de este artefacto

El polvo, la mugre y la grasa suelen acumularse en las aspas de los ventiladores de techo. En el caso de los de pie, la limpieza es similar, aunque más sencilla. Para realizar un mantenimiento eficiente, es importante seguir estos pasos.

Herramientas a usar:

– Agua y jabón: necesarios para la limpieza de los globos de vidrio.

– Funda de almohada: su textura es ideal para eliminar el polvo de las aspas con delicadeza.

– Escalera: ideal para llegar a una posición cómoda durante la limpieza.

– Productos de limpieza multiusos: incluyen un componente desengrasante que funciona para retirar la mugre.

– Solución de vinagre y agua: como alternativa al producto de limpieza multiusos.

– Paño de microfibra: al igual que la funda de almohada, es una textura ideal para esta limpieza.

– Aire comprimido: en el caso de contar con uno, es útil para remover el polvo que se acumula dentro del motor.

Pasos a seguir:

1. Quitar el polvo de las aspas

Colocá la escalera debajo del aparato, de manera que al subir, quedes en posición cómoda y segura para limpiar. El ventilador debe estar apagado y la conexión eléctrica inactiva.

Una vez en posición, rociá la funda de almohada y con el limpiador o con vinagre y agua. Deslizá con suavidad por cada aspa, intentando retirar la mayor cantidad de mugre posible. Al finalizar, pasá un paño de microfibra por los bordes para retirar los restos de suciedad.

2. Bombillas y globos de vidrio

Es fundamental que la conexión eléctrica esté desactivada. Se trata de higienizar las bombillas y todas las partes que generan luz. Pasá a cada una el paño de microfibra seco con delicadeza. Si cuenta con globos de vidrio, retirá y lavá con agua y jabón. Asegurate de que estén bien secos antes de volver a ponerlos. Los siguientes dos pasos son más para avanzados.

3. Limpieza de motor

Una higienización efectiva del motor se hace a través del paño de microfibra. Repasá el mismo con un paño seco e incluí la cadena de tracción. Si se cuenta con un limpiador de aire comprimido, aplicá para eliminar la mugre de la parte interna. Volvé a colocar todos los componentes y ajusta en la medida necesaria.

4. Aceite lubricante

Algunos aparatos requieren la aplicación de líquido lubricante como último paso de limpieza. Esto evita que, al funcionar, produzca ruidos molestos con el paso del tiempo. En general, el orificio para insertar el aceite se encuentra en la parte superior del motor.

Sin embargo, se debe revisar el manual del fabricante para ubicar el lugar preciso y la cantidad de lubricante que requiere. Una vez depositado el líquido, empujá las aspas con suavidad. De esta manera, se distribuye el aceite por todo el motor.

Fuente: Mejor con salud

TE PUEDE INTERESAR