Seguinos en nuestras redes

Economía

Perdidas millonarias por un conflicto gremial que mantiene paralizado el Puerto de Rosario desde hace un mes

La UIA advirtió que hay más de mil contenedores varados por la medida sindical, que pone en jaque a toda la actividad regional.

El puerto de Rosario, en la provincia de Santa Fe, se encuentra paralizado desde hace más de 30 días, por un conflicto entre el Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA) y a la empresa concesionaria de la Terminal Puerto Rosario.

Al parecer el despido de algunos empleados, sumado al reclamo salarial por un alza del 100%, generó que el gremio mantuviera la medida de fuerza, que perjudica a toda la región y hace que se pierdan millones de pesos para el país.

Si bien, el Ministerio de Trabajo de la Nación, intervino este miércoles, para intentar destrabar las negociaciones, no se llegó a un acuerdo, por lo que se pasó a un impase hasta mañana, para que las partes puedan lograr acercarse.

El conflicto se originó en el pedido del SUPA de reabrir paritarias y pedir un incremento salarial acorde con una inflación cercana al 100%. A partir de allí, la concesionaria habría decidido despedir a 25 operarios y el gremio reclamó su reincorporación a través de una medida de fuerza.

Tras varias idas y vueltas, la mayoría fue reincorporada, con excepción de cinco trabajadores. Esta situación lo cual desembocó en medidas de fuerza gremial, por lo que la actividad en el puerto quedó frenada. Mientras tanto, la Unión Industrial Argentina (UIA), mostró su preocupación por la escalada del conflicto según sostuvo, “afecta el desarrollo de la actividad productiva”, estimando que está inmovilizada la carga de más de mil contenedores.

El conflicto gremial que se desarrolla en el puerto de Rosario ha paralizado la carga y descarga de contenedores que se encuentran varados a la intemperie, afectando a las industrias que necesitan de los insumos de uso difundido, productos perecederos e incluso críticos allí contenidos, especialmente de los sectores alimenticio y farmacéutico”, indicaron desde la entidad industrial.

“Perturba seriamente la operatoria de comercio exterior, generando el doble perjuicio de impedir el abastecimiento local y el ingreso de divisas al país”, agregaron desde el ente que lidera José Funes de Rioja.

Asimismo, se resaltó que: “Empresas argentinas -particularmente cerealeras, alimenticias, automotrices y exportadoras de electrodomésticos- tienen compromisos de ventas y plazos acordados con clientes del exterior a los que no pueden responder, generando paradas de producción, riesgos de pérdidas de mercados de exportación e incluso sanciones por el incumplimiento de los compromisos asumidos”.

 

TE PUEDE INTERESAR