Seguinos en nuestras redes

Política

Sigue el conflicto sindical en los peajes bonaerenses: Moyano no acató la conciliación obligatoria

El gremio insiste con la renuncia de un funcionario designado por Kicillof y aliado de Sergio Massa, para destrabar el conflicto.

El conflicto entre el Sindicato Único de Trabajadores de Peajes y Afines (Sutpa), que conduce Facundo Moyano, y la provincia de Buenos Aires, sigue escalando. A pesar del dictamen de conciliación obligatoria, el gremio mantuvo el paro que ya lleva 48 horas.

A pesar de la intervención del Ministerio de Trabajo de la Nación, que pretendía acercar a las partes para desactivar la protesta, que genera pérdidas millonarias, ya que se trata de los peajes de las autopista La Plata-Buenos Aires y las autopistas hacia la Costa Atlántica, en medio de la temporada alta, no hubo resolución.

Es que las barreras de los peajes que conectan a la capital de provincia con la Ciudad Autónoma y con la Costa Atlántica, están levantadas desde el domingo pasado pese a que ayer la cartera laboral exhortó a regularizar el conflicto por otra vía que no sea una medida de fuerza.

Al parecer, el conflicto escaló cuando el gremio, que lidera a Facundo Moyano, ex diputado del Frente de Todos, denunciado por la empresa administradora de Autopistas de Buenos Aires (Aubasa), por la falta de acatamiento a la orden en los peajes de Dock Sud, Hudson, Bernal, Berazategui, Quilmes, Ramal Gutiérrez y en los peajes del camino a la costa, en pleno inicio de temporada de alta de verano.

Por su parte, el gremio denuncia incumplimientos de varias condiciones laborales. Aunque, el verdadero reclamo de fondo está vinculado con la resistencia al actual presidente de la empresa Ricardo Lissalde, un hombre cercano a Sergio Massa.

Ni siquiera en el gobierno de Vidal llegamos a este nivel de conflictividad e imposibilidad de acuerdo y mucho menos con el gobernador Scioli”, disparó en un comunicado el sindicato, a lo que agregó: “Desde que el señor Lissalde asumió al frente de la presidencia de Aubasa hemos ingresado en un espiral de conflictos que parece no tener fin”.

A pesar del llamado a conciliación del ministerio de Trabajo, el gremio reiteró que sigue en paro por tiempo indeterminado: “No permitiremos que nadie pretenda avasallarnos. Los derechos de los trabajadores no se negocian”.

Vale destacar que la medida de fuerza comenzó el primero de enero a las dos de la mañana “de manera intempestiva y por tiempo indeterminado”, según Aubasa, con “el levantamiento de barreras de las estaciones de peaje de las trazas de rutas del SVIA y de la Autopista Buenos Aires – La Plata, impidiéndose con ello el cobro manual y el cobro automático del peaje sin que existiera aviso, comunicación o reclamo previo”.

 

TE PUEDE INTERESAR