Seguinos en nuestras redes

Salud

Cómo retomar el entrenamiento luego de mucho tiempo de inactividad

Retornar de manera progresiva es importante para evitar lesiones

Para empezar o retomar la actividad física luego un tiempo de inactividad, hay que hacerlo de manera cuidada y gradual, sin sobreexigir al cuerpo desde el primer momento porque puede repercutir en lesiones.

La primera recomendación es hacer una consulta médica previa, sobre todo para quienes tengan algún factor de riesgo. Se debe retomar de manera gradual y progresiva para recuperar los tiempos y el nivel de las prácticas que se solía tener.

Esto se debe acompañar con una alimentación e hidratación adecuada y descanso, tanto en cantidad como en calidad. También se aconseja chequear que todo lo que usamos esté en condiciones óptimas y, en caso de que no lo esté, cambiarlo o restaurarlo. Hablamos de las zapatillas, cascos y otros elementos de protección.

En cualquier práctica la entrada en calor y los ejercicios de elongación son fundamentales, sobre todo después de tanto tiempo de haber permanecido inactivos o con poco ejercicio.

Publicidad

Al principio, la actividad debe ser aeróbica y debe permitir al músculo oxigenarse. Es aconsejable 5 a 10 minutos de trote tranquilo o 15 a 20 minutos de entrada en calor si se hace en bicicleta.

Para terminar, son necesarias la regeneración y la elongación. El corte de la actividad debe ser gradual y darle al cuerpo tiempo de relajarse. Por ejemplo, se puede volver a casa caminando, luego de haber corrido, y allí hacer los ejercicios de elongación.

Ante cualquier molestia o dolor luego de haber retomado la práctica es aconsejable acudir a una consulta.

Fuente: iProfesional

Publicidad

Salud

Formas de cuidar tu pelo en la playa

Ocho consejos para protegerlo de los factores que lo dañan

A la hora de ir a la playa, tu pelo puede estar expuesto a factores que lo dañen. Para prevenir esto, los siguientes tips pueden servirte.

1. Enjuagar con agua y aceite protector

Cuidalo a base de aceites protectores que se deben usar al salir del agua enjuagando previamente con agua potable para evitar aplicarlo con restos de sal en el pelo. Si no tenés protector capilar, una solución de emergencia es usar el que te ponés en el cuerpo.

2. Hacete una trenza

Publicidad

En lugar de colitas tirantes, se aconseja hacerse una trenza antes de salir de casa y aguantar con ella durante toda la jornada de playa. Peinate usando una mascarilla que te facilite el peinado y lo proteja del sol.

3. Usar colitas de tela

En vez de horquillas o gomitas de plástico optá por colitas recubiertas de tela ya que así evitarás romper el pelo mojado, que está en su estado más débil y si a esto añadimos el sol y la sal, estará especialmente sensible.

4. Lavarlo con shampoo detox

Publicidad

Si tu pelo estuvo expuesto a una jornada de playa lo ideal es lavarlo con un shampoo de uso frecuente y detox, para eliminar los residuos de sal y de los protectores solares. Se recomienda usar los que sean a base de activos vegetales y antiresiduales.

5. Hacer el último enjuague con agua fría e incluso mineral

Para combatir el aspecto reseco y sin brillo, hacete el último enjuague con agua bien fría ya que ayuda a cerrar la cutícula y que el pelo esté más brillante.

Lo del agua mineral, sobre todo en sitios de costa en los que el agua corriente puede tener mayores dosis de cal, también es una buena idea para evitar que se reseque aún más.

Publicidad

6. Usar mascarilla hidratante

Es importante hidratar el pelo después de una jornada de sol.

7. Cepillarlo antes de acostarte

Cuando lo sometés todos los días a los efectos nocivos del sol y la playa es imprescindible cepillarlo antes de irte a dormir para eliminar restos de productos y residuos y también se estimulará el cuero cabelludo para que el pelo crezca más sano y fuerte.

Publicidad

8. Hacete un corte de puntas antes de ir a la playa

Para evitar tener que cortar en exceso después del verano por estar demasiado estropeado, cortá las puntas ligeramente antes de irte, aunque solo sean 2 ó 3 centímetros, porque así se fortalecen más. Si tenés las puntas abiertas, con la sequedad que ocasionan el sol y la sal del mar, la punta se abre más.

Fuente: Para Ti

Publicidad
Continuar leyendo

Salud

Trucos para secar la pintura de tus uñas más rápido

Dos formas de acelerar el proceso

Dejar secar las uñas luego de pintarlas en casa puede ser engorroso, pero para acelerar este proceso podés probar estos trucos caseros.

Para el primero, poné mucho hielo en un bowl, llenalo con agua y sumergí tus uñas con el esmalte fresco por algunos segundos. Sacalas, tocalas con precaución y verás cómo el agua helada las ha secado.

Si el esmalte aún se puede dañar, sumergilas nuevamente para que se haga el efecto por segunda vez.

Pero cuidá que las uñas no choquen con los hielos.

Publicidad

Otro tip que quizás tarda un poquito más es aplicar aire frío con la secadora de pelo.

Fuente: The happening

Continuar leyendo

Salud

Misofonía: qué ocurre cuando no se toleran algunos sonidos cotidianos

Algunos consejos para calmar esta ansiedad

La misofonía es la intolerancia a los ruidos cotidianos y se trata de una condición crónica en la que sonidos específicos provocan experiencias emocionales intensas y excitación autonómica.

Se caracteriza por experimentar emociones fuertes, como ira, disgusto, irritación, asco, miedo, ansiedad y ataques de pánico. Además de una respuesta física, como constricción muscular, aumento del ritmo cardíaco y de la temperatura corporal, y dificultades para respirar.

Estos sonidos generalmente derivan del comportamiento de otras personas y no cuando uno mismo los realiza, como el golpeteo de dedos sobre una mesa, masticar, o bostezar. Quien lo sufre puede sentirse incomprendido porque se lo suele tildar de histérico o exageradamente sensible.

En la actualidad, no existe ningún tratamiento o cura, sin embargo, los profesionales pueden recomendar distintos tipos de técnicas terapéuticas para sobrellevarlo. Aunque no sean tratamientos en sí, enseñan a convivir con el problema.

Publicidad

Asimismo, algunos trucos que pueden ayudar son evitar los ruidos que molestan, cubrir los ruidos detonantes con música, usar tapones para los oídos, practicar técnicas de respiración y relajación, limitar el consumo de alcohol, cafeína y otras sustancias que alteren los sentidos. Acudir a terapia cognitivo-conductual, ya que ayuda a mejorar la tolerancia a los ruidos y a aprender a controlar las reacciones emocionales negativas.

Fuente: Vos

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR