Seguinos en nuestras redes

Salud

Cómo diferenciar si es grasa abdominal o inflamación

A qué puede deberse cada problema

A veces al verse la panza no es fácil diferenciar si se padece retención de líquidos, grasa, hinchazón abdominal o engordaste algunos kilos.

Uno de los modos para saberlo es pellizcar un poco la piel de la zona. El exceso de piel y tejido en la parte abdominal es grasa que siempre está, mientras que la inflamación es un acontecimiento repentino que con el paso de las horas tiende a desaparecer.

La hinchazón suele estar causada por gases que normalmente se acumulan en esa zona. Si te levantás con el vientre plano pero cuando pasa el día tenés distensión abdominal y desaparece cuando expulsas los gases, hay un problema de hinchazón causado por tu microbiota intestinal.

En muchas ocasiones, es difícil expulsar dichos gases porque se encuentran en la zona alta del intestino. Otra de las señales es que se produzca tras las comidas y el vientre esté duro.

Publicidad

La retención de líquidos es otro tipo de inflamación que suele presentarse en piernas, manos y párpados. Una prueba para saber si se trata de esto es presionar una de las extremidades hinchadas. Si la piel tarda demasiado tiempo en volver a su lugar, dejando una marca que se denomina fóvea, es una señal de retención.

Por otro lado, el signo principal para saber que se trata de grasa es que la podés palpar y normalmente es blanda. Puede estar causada por estar expuestos prolongadamente a un periodo de inflamación crónica que provoca desajustes hormonales, enlentece el metabolismo y provoca un cúmulo de grasa.

Cuando te sentís inflamado es porque el sistema inmune está reaccionando para solucionar algún problema del organismo pero no lo consigue. Muchas veces se produce cuando comés alimentos que no son sanos y no está preparado para digerirlos, por lo que requiere de un gran esfuerzo para hacerlo o bien provocan que el sistema inmune reaccione frente a ellos.

Otro de los factores es el estrés, ya que el cuerpo aumenta la emisión de cortisol y este hace que suba la hormona de la insulina en sangre. Si está muy alta puede hacer que se acumule más grasa en el organismo al igual que niveles altos de cortisol, que van a impedir la quema de grasas.

Publicidad

Para sentirte menos hinchado, masticá mucho los alimentos y comé lento, para evitar que se generen más gases en el tubo digestivo. Moderá el consumo de hidratos de carbono y optá por la opción integral y comida con bajo contenido de índice glicémico.

Para la retención de líquidos, probá de sustituir la sal por otros condimentos como las especias y hacé actividad física moderada de forma habitual. Incluí alimentos antiinflamatorios, como el pescado azul o los probióticos.

Fuente: Clara

Publicidad

Salud

Misofonía: qué ocurre cuando no se toleran algunos sonidos cotidianos

Algunos consejos para calmar esta ansiedad

La misofonía es la intolerancia a los ruidos cotidianos y se trata de una condición crónica en la que sonidos específicos provocan experiencias emocionales intensas y excitación autonómica.

Se caracteriza por experimentar emociones fuertes, como ira, disgusto, irritación, asco, miedo, ansiedad y ataques de pánico. Además de una respuesta física, como constricción muscular, aumento del ritmo cardíaco y de la temperatura corporal, y dificultades para respirar.

Estos sonidos generalmente derivan del comportamiento de otras personas y no cuando uno mismo los realiza, como el golpeteo de dedos sobre una mesa, masticar, o bostezar. Quien lo sufre puede sentirse incomprendido porque se lo suele tildar de histérico o exageradamente sensible.

En la actualidad, no existe ningún tratamiento o cura, sin embargo, los profesionales pueden recomendar distintos tipos de técnicas terapéuticas para sobrellevarlo. Aunque no sean tratamientos en sí, enseñan a convivir con el problema.

Publicidad

Asimismo, algunos trucos que pueden ayudar son evitar los ruidos que molestan, cubrir los ruidos detonantes con música, usar tapones para los oídos, practicar técnicas de respiración y relajación, limitar el consumo de alcohol, cafeína y otras sustancias que alteren los sentidos. Acudir a terapia cognitivo-conductual, ya que ayuda a mejorar la tolerancia a los ruidos y a aprender a controlar las reacciones emocionales negativas.

Fuente: Vos

Continuar leyendo

Salud

Cómo recuperar el agua verde de la pileta

Consejos para mantenerla en buen estado

El agua verde en la pileta aparece como consecuencia del desarrollo de microalgas: a través de la lluvia y el aire, las esporas de las algas suelen depositarse reproduciéndose rápidamente y transformando el color. Estas son las formas de evitarlo o solucionarlo.

Limpieza

Es el primer paso para recuperar el agua. Con un sacahojas o red, retirá la mayor cantidad posible de residuos de la superficie. Después, usá un limpiafondos conectado a una bomba para la eliminación de toda la suciedad y dirigí las impurezas, algas y residuos flotantes hacia el desagüe.

El objetivo es renovar una gran parte del volumen de agua, sobre todo la que esté de color verde. A continuación, limpiá la línea de la superficie del agua para eliminar el cerco verdoso con la ayuda de un cepillo empapado en un producto limpiador y con cuidado de no dañar las paredes del interior de la pileta.

Publicidad

Por último, desatascá los filtros de arena o cartucho. Limpialos con agua abundante y, si la piscina cuenta con otros sistemas de limpieza, ponelos a trabajar inmediatamente.

Filtración del agua

Cuando el nivel del agua alcance la altura de los skimmers (agujeros del sistema de filtrado), verificá el equilibrio del agua con estos elementos de control:

– Un medidor de pH, de concentración de iones de H, que sirve para indicar si el agua es básica, ácida o neutra. Estándar supone estar en un pH de entre 7’2 y 7’6.

Publicidad

– Un medidor de TAC y alcalinidad, medida en ppm (partes por millón).

– Un medidor de TH, de dureza del agua, medida en ppm (partes por millón).

-Un ejemplo de agua de pileta bien equilibrada es cuando tiene un pH de 7’5, una alcalinidad de 100 ppm y una dureza de 250 ppm.

Si contás con prefiltros para skimmers y algunos cartuchos desechables para filtros, llega el momento de usarlos para evitar incrustaciones.

Publicidad

Tratamiento de piletas con cloro

En este caso debés tratarla con un alguicida. La dosis necesaria es de un litro por cada 10 m3. Su composición fundamental es de peróxido de hidrógeno.

Usá este producto con precaución, es recomendable el uso de lentes de protección, guantes y mascarilla. También podés combinar el alguicida con desinfectante clorado en función de si el agua contiene más o menos cloro. Después de 24 horas tras su aplicación, podrás disfrutar de un agua cristalina.

Tratamiento de piletas sin cloro

Publicidad

En este caso, verté el alguicida en las mismas proporciones directamente sobre la boquilla de expulsión de agua para conseguir que se disperse mejor. El tratamiento tiene una duración de 48 horas aproximadamente, aunque podés sumergirte de inmediato.

Tanto en piletas con cloro como sin, necesitás esperar varios días antes de hacer más operaciones de mantenimiento porque los aditivos usados alteran el equilibrio del agua mientras actúan.

Desinfección del agua con floculantes, alguicidas y clarificantes

Los floculantes son productos que sirven para lograr una filtración más fina. Los debés depositar en los canastos de los skimmers durante el proceso de filtración, esperando hasta que el pH recupere unos niveles normales, entre 7’2 y 7’6 de pH.

Publicidad

Si el agua solo está verde y no tiene algas visibles, usá un alguicida especial. Además, existen clarificantes que permiten prevenir la aparición de algas.

Para evitar el agua verde:

– Hacé un mantenimiento adecuado del filtro y usá los productos adecuados para una buena limpieza diaria del agua.

– Limpiá la pileta diariamente con una red.

Publicidad

– Encendé la depuradora durante un par de horas al día para que el agua circule.

– Usá alguicidas u otros productos específicos preventivos.

– Restablecé los niveles de pH y de cloro y usá productos específicos para eliminar el contenido metálico presente en el agua llegado a través de la lluvia.

Fuente: Un cómo

Publicidad
Continuar leyendo

Salud

Por qué aparecen y cómo tratar los granos en la espalda

En qué se diferencian de los del rostro

El acné en la espalda ocurre cuando la grasa, suciedad, células muertas de la piel y bacterias obstruyen los poros. Las causas son variadas, desde dejarse el pelo suelto con productos que engrasan al tocar la zona y que pueden hacer que aumente la oleosidad de la zona hasta llevar ropa ajustada o de materiales sintéticos que hacen que la piel no respire y no se oxigene adecuadamente. En la ducha, recibe por más tiempo el chorro de agua caliente, otro factor que contribuye a la alteración del manto hidrolipídico.

Otros factores son la obstrucción del folículo piloso, el aumento de la producción de sebo por cambios hormonales, una bacteria llamada Propionibacterium Acnes o la inflamación del folículo por el acúmulo de queratina y sebo en su interior.

En el gimnasio extremá la higiene propia y la de tu ropa para evitar el “acné del deportista”, que aparece en quienes transpiran mucho; sudor está en constante fricción con las prendas y se combina con el sebo que segrega el cuerpo, la suciedad, el uso de protectores solares y células muertas.

El acné corporal se irrita con más frecuencia que el facial. Es moderado cuando apenas surgen unas manchas, puntos blancos y negros, granos. Y es grave cuando hay muchos puntos negros, blancos y quistes, granitos colorados, con pus, nódulos y quistes por debajo de la piel.

Publicidad

Lavá la espalda diariamente con un jabón adecuado para reducir el exceso de secreción sebácea. Los cosméticos que apliques deben ser sólo los recomendados por el dermatólogo y libres de aceite. Si hay mucho vello se aconseja la depilación láser, pues la cera puede agravar la irritación e inflamación en caso de acné.

El dermatólogo te dirá el tratamiento adecuado, ya sean tópicos u orales. Es recomendable usar productos destinados para el cuerpo, ya que la espalda tolera concentraciones más altas de activos. También las limpiezas o tratamientos como microdermoabrasión o “peelings” en centros especializados que aceleran la respuesta al tratamiento del acné y reducen las cicatrices residuales.

En los casos de acné ligero, limpiar suavemente la piel, secar muy bien sin frotar antes de vestirse y aplicar una pomada o loción específica, normalmente con ácido salicílico o peróxido de benzoilo. Cuando el problema es más severo se recomienda una suave exfoliación para eliminar las células muertas y la grasa, que reducirá las probabilidades de que los poros se tapen y aplicar medicamentos de aplicación tópica.

En casos graves puede recetarse algún antibiótico, oral o de uso tópico, o productos derivados de la vitamina A, retinoides, para inducir a la exfoliación superficial y ayudar a la eliminación del crecimiento de bacterias. También la isotretinoína, medicamento oral que reduce el tamaño de las glándulas sebáceas para que produzcan menor cantidad de grasa y disminuya el crecimiento de bacterias.

Publicidad

Fuente: Cosmopolitan

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR