Seguinos en nuestras redes

Policiales

Crimen de Báez Sosa: los padres de Fernando hablaron por primera vez frente a los acusados

Silvino Báez y Graciela Sosa hicieron uso de la palabra y declararon en el juicio que investiga el crimen de su hijo acontecido tres años atrás.

A tres años del crimen de Fernando Baez Sosa, comenzó el juicio contra los rugbiers que lo golpearon salvajemente hasta ocasionarle la muerte. Tras las primeras intervenciones de los abogados de ambas partes, llegó el turno de la exposición de los padres del joven asesinado.

Graciela Sosa hizo su alocución en frente de los ocho acusados, que llegaron a los tribunales de Dolores temprano por la mañana con un importante operativo de seguridad. Entre las principales definiciones que brindó en medio de su angustia, habló del dolor que los invade con Silvino Báez, padre de Fernando.

“Para nosotros, los sábados y domingos eran sagrados. Éramos felices. Compartíamos en familia. Él se iba a fútbol, los sábados, y cuando estaba por llegar, me avisaba para que fuera calentando la comida. Ahora todo cambió para nosotros. Este dolor es eterno. Soy una persona muy infeliz. Fernando… mi Fernandito era la alegría de mi vida”, recordó Graciela.

Por otra parte, sostuvo que en ocasiones siente culpa por haberlo enviado a Villa Gesell, “pero también se merecía esas vacaciones con amigos”. Entre el llanto y la tristeza agregó: “Antes de viajar le dije que se cuidara y que no confiara en nadie. Ese día me dijo: ‘La maldad no existe’”. Acto seguido, y después de solicitar un vaso de agua, le agradeció al tribunal por escuchar, se abrazó con su abogado Fernando Burlando, miró a los imputados y dejó la sala.

Publicidad

Cómo se enteraron de la muerte de Fernando

Por su parte, Silvino Báez también hizo uso de la palabra. Ante los magistrados, recordó cómo era la rutina diaria junto a su hijo: “Almorzábamos tipo 14, cuando él volvía de jugar a la pelota. Fernando era un chico de la casa”, contó.

Tras la consulta de Burlando sobre cómo fue el momento en que le dieron la trágica noticia, relató: “Yo iba a trabajar. Graciela se levantó antes que yo. Yo estaba dando vueltas en la cama y sonó el teléfono: era una señora amiga o conocida de Graciela que llamaba de Villa Gesell. Yo la escucho decir: ‘No sé nada, ¿qué paso’. Graciela se cambió y me dijo que nos preparáramos para ir a ver a Fernando“, manifestó.

Y continuó: “En ese ínterin, sonó el teléfono y ella me pasó: ‘Soy el comisario Rosales lo estoy llamando desde Villa Gesell. Su hijo murió en una riña’. Yo no lo podía creer, porque Fernando nunca tuvo problemas con nadie, no tiene ni un enemigo. Retrocedí un segundo y Graciela me dijo: ‘¿Qué paso?’. No podía mentirle. ‘Nos mataron a Fernando’, le dije. Y ella me pegó cómo cinco puñaladas en el pecho. ‘Vos me estás mintiendo’, me decía”.

La fiscalía pidió perpetua y los jueces rechazaron un pedido de nulidad de la defensa de los rugbiers

Fernando Burlando, abogado de la Familia Baez Sosa, inició la defensa durante la mañana de este lunes, afirmando que los rugbiers “tomaron la decisión de matar”.

Publicidad

“Matar sin ningún tipo de riesgo y sobre seguro. Los acusados hicieron un cerco humano para actuar sobre seguro y lograr que su presa no reciba ayuda. Fue un muro salvaje que le hicieron a la víctima. Fue una ejecución, los autores no pensaron en detenerse hasta verlo sin vida“, agergó. Por último, adelantó que pedirán la “prisión perpetua” para todos los acusados.

 

En el inicio de su exposición, el abogado de los rugbiers, Hugo Tomei, pidió la suspensión del proceso basándose en que los rugbiers no recibieron una defensa acorde, y que se trató a los diez acusados como uno: “Es muy grave, y lo vengo diciendo desde hace tres años: no hay sentencia que pueda ser válida si el proceso no sigue los lineamientos de la constitución”, continuó.

Publicidad

Sin embargo, el fiscal Gustavo García desestimó el pedido y le recordó que “el planteo de nulidad ya había sido rechazado” y que los rugbiers decidieron no declarar porque la Constitución Nacional garantiza dicho derecho y no porque nunca se les garantizo el debido proceso.

Policiales

“Van a conocer el rigor en la cárcel”: ex preso advirtió a los rugbiers

Ariel “el Gitano” Acuña aseguró que los responsables del crimen de Báez Sosa “tuvieron 3 años para pedir perdón a la familia de Fernando, pero usaron la ironía, se hicieron los piolas”

Los rugbiers condenados por el crimen de Fernando Báez Sosa fueron trasladados a la alcaidía de Melchor Romero.

De ahí serán traslados a él o los penales donde deberán cumplir la sentencia. Al respecto, un ex integrante de “Los 12 Apóstoles”, la banda que encabezó un motín en la cárcel de Sierra Chica, le envió un mensaje explosivo a los jóvenes.

“Se hicieron los piolas” y “van a conocer el rigor en la cárcel”, advirtió Ariel “el Gitano” Acuña.

Publicidad

“Estos pibes tuvieron 3 años para pedir perdón a la familia de Fernando, pero usaron la ironía, se hicieron los ´piolas´”, expuso el protagonista al canal Crónica.

Afirmó que “son todos nenes de mamá, que se pensaron que se llevaban el mundo por delante y hoy tienen que pagar las consecuencias”.

Tras la sentencia, familiares de Máximo Thomsen agredieron a un camarógrafo de América Noticias

Los rugbiers recibirán visitas de sus familiares el jueves, como lo hacían antes del juicio.

Publicidad
Continuar leyendo

Policiales

Falso testimonio: qué pena podrían recibir Juan Pedro Guarino y Tomás Colazo

Además de la sentencia a los rugbiers, se iniciará una causa contra dos de sus amigos que estuvieron presentes al momento del crimen de Fernando Báez Sosa

La Justicia encontró culpables a los ocho rugbiers acusados de matar a Fernando Báez Sosa a la salida del boliche Le Brique ubicado en la ciudad balnearia de Villa Gesell. Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Enzo Comelli, Luciano Pertossi y Matías Benicelli fueron condenados a cadena perpetua, mientras que por ser partícipes secundarios Ayrton Viollaz, Blas Cinalli y Lucas Pertossi deberán cumplir una pena de 15 años.

Sin embargo, en el fallo el Tribunal Oral en lo Criminal N° 1 de Dolores aceptó que se abra una causa por falso testimonio contra Juan Pedro Guarino y Tomás Colazo, amigos de los condenados que estaban con ellos en Villa Gesell pero que fueron absueltos en instancias previas de la investigación al no encontrar pruebas que los incriminen en el asesinato.

Al haber sido citados a declarar como testigos de la causa, Guarino y Colazo estaban obligados a decir la verdad, algo que el fiscal de la causa, Juan Manuel Dávila, no considera que haya ocurrido. En caso de ser encontrados culpables, la pena es de un mes a cuatro años de prisión.

La palabra del fiscal

“Voy a hacer referencia a testigos de la defensa, me voy a referir a Pedro Guarino y Tomás Colazo. Ellos mismo se ubicaron, cuando se les exhibieron los videos, parados detrás de un auto, pegados a la pared, mientras que a dos o tres metros de ellos se estaba produciendo el ataque”, dijo el fiscal Dávila.

Publicidad

Y agregó: “Inmutados quedaron, no se acordaron de nada de lo que pasó, por lo que no tengo dudas que estás personas por omisión mintieron, por lo que se va a solicitar que se inicie una causa por separado por falso testimonio”.

Consultado por el abogado de la defensa, Guarino sostuvo en su declaración que recién se entero de que Báez Sosa había muerto cuando un policía lo mencionó por la tarde del día de detención. Sin embargo, hay pruebas que indicarían que ya estaba al tanto del suceso, como Whatsapp que envió Lucas Pertossi durante la madrugada: “Llamaron a la ambulancia, caducó”.

Continuar leyendo

Policiales

Misterio en Constitución: un padre y su hijo fueron encontrados muertos en la habitación de un hotel

Se trata de dos hombres de 88 y 43 años; los cuerpos no evidenciaron signos de violencia

Dos hombres de 88 y 43 años, que resultaron ser padre e hijos, fueron encontrados muertos en la habitación de un hotel ubicado en el barrio de Constitución.

Fuentes policiales informaron a Infobae que el hallazgo surgió cuando el dueño del establecimiento alertó a la Policía por fuertes olores nauseabundos que salían del cuarto que ambos masculinos alquilaban hace 3 años y que, casualmente, a ninguno de los dos se lo había visto en los últimos 3 días.

Cuando efectivos de la Comisaria Vecinal 1C de la Policía de la Ciudad ingresaron a la habitación 121 se encontraron con los cuerpos de Ángel Invernizzi (88) y Diego Invernizzi (43), uno de ellos recostado sobre su espalda en la cama y al otro de rodillas, más cerca de la puerta de la habitación. Un dato clave es que no registraban signos de violencia por lo que las causas de su muerte son aún investigadas.

Publicidad

Según revelaron las fuentes, el encargado afirmó que a quien se lo veía cotidianamente era a Ángel, quien se encargaba de las compras. En tanto, el hijo sólo había sido visto en tres o cuatro veces, ya que no salía nunca de la habitación.

La causa esta siendo investigada por a Fiscalía Nacional Criminal y Correccional N°38, a cargo del fiscal Juan Pedro Zoni quien ordenó que los cuerpos sean trasladados para realizar la autopsia y solicitó accesos a la cámaras de seguridad de la zona.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR