Seguinos en nuestras redes

Notas de Opinión

Fernández-Grabois o la Constitución

Columna de opinión publicada originalmente en La Nación

Hace 21 años, el poder en la Argentina quebró un principio básico de las sociedades civilizadas: el que indica que las deudas deben ser honradas. Lo hizo con una estruendosa ovación con la que festejó el default decretado por un presidente. Jóvenes que todavía no habían nacido en ese diciembre aciago de 2001 hoy siguen pagando las consecuencias de aquella irresponsabilidad.

Ahora el poder acaba de romper otra viga fundamental del sistema republicano: la que establece que las sentencias deben ser cumplidas. Lo ha hecho también con el aplauso ruidoso y obsecuente de muchos gobernadores. Tal vez cueste verlo e imaginarlo, pero es probable que jóvenes que todavía no nacieron carguen con la hipoteca de este atropello institucional. La política, una vez más, desafía las normas básicas del sistema sin medir las consecuencias de largo y mediano plazo.

Basta tomar una mínima perspectiva para advertir que lo que ocurre en estos días no es un mero tironeo por los recursos ni tampoco una simple batalla entre el oficialismo y la oposición. Se ha puesto en juego la confianza misma del país, el acuerdo básico de una sociedad en torno a la legalidad y la Justicia, y el valor que les da el poder a la institucionalidad y las normas.

Publicidad

Con la decisión de desobedecer un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, aun cuando quede en un amago, el Gobierno refuerza una cultura de la prepotencia y de la ausencia de límites. Lo que dice es “yo hago lo que quiero”, “no reconozco arbitrajes ni barreras”. Consolida así un estado de incertidumbre y desapego a la ley que ya está enquistado en muchos sectores de la sociedad. Lo que hace el poder es convalidar con sus actos y sus gestos una anomia generalizada y rifar, en el camino, su propia autoridad moral. ¿Con qué legitimidad exigirá el gobierno que empresas o individuos cumplan sus resoluciones cuando él mismo no cumple las que debería?

Horas después de que el Presidente amenazara con desobedecer a la Corte, un hombre del oficialismo, Juan Grabois, ingresó por la fuerza y en forma ilegal a una estancia en la Patagonia para montar, con violencia, un campamento piquetero. Según su delirante argumentación, lo hace para “reivindicar la soberanía” en la zona de Lago Escondido. ¿Es una simple casualidad? En la cultura de la prepotencia, tanto vale desconocer un fallo como violentar la propiedad privada en una suerte de “arrebato justiciero”. La actitud del Gobierno de alguna manera avala y justifica, con sus propios actos, esos brotes de anarquía y de violencia. Se rompen así acuerdos esenciales de toda sociedad civilizada.

Los efectos más profundos suelen ser invisibles, pero un país donde el gobierno se rebela contra la Corte y donde la propiedad privada se vulnera con pasmosa impunidad es un país que dilapida los presupuestos mínimos de confianza, de seguridad y de previsibilidad que son indispensables para la convivencia y la vida en sociedad. Por este camino es imposible crecer y generar empleo. Es imposible, también, que el mundo nos mire con respeto. Es, sí, la mejor manera de espantar a potenciales inversores que se arriesguen a posar su mirada sobre el país.

Cuando se habla de seguridad jurídica no se habla de una abstracción ni de un concepto teórico. Se habla de las condiciones básicas para que los jóvenes encuentren oportunidades de progreso, para que el comercio se pueda ejercer con reglas claras, para que el ahorro tras largos años de trabajo no se evapore por un lado o por el otro. Aunque Axel Kicillof alguna vez definió a la seguridad jurídica como un concepto “horrible”, de ella dependen, en definitiva, el futuro de las nuevas generaciones, la dignidad de los jubilados, la calidad de vida en las ciudades y las posibilidades de desarrollo colectivo. Contra todo eso atenta un gobierno que un día se levanta y decide desobedecer un fallo porque no le gusta.

Publicidad

Hay dos conceptos elementales que el poder parece haber extraviado: el de la ejemplaridad y el de las consecuencias de sus actos. Una colección de antecedentes muestra al Presidente como un mal ejemplo y hasta una influencia nociva para la sociedad: desde el festejo en Olivos en plena cuarentena hasta el vacunatorio vip; desde el abrazo a Milagro Sala hasta los alegres feriados por decreto en un país que tuvo las escuelas cerradas por dos años. Muchas de sus decisiones han tenido un impacto difícil de dimensionar: ¿cuántas empresas decidieron irse después de asistir al intento de estatización de Vicentin? ¿Cuántas están revisando sus planes después de haber visto al Presidente utilizar contenidos del espionaje clandestino en una cadena nacional para atacar a jueces y empresarios? Son efectos difíciles de medir, pero que alimentan un proceso de deterioro económico, ético e institucional que, más tarde o más temprano, se mete en los hogares de todos los argentinos. ¿O la disparada del dólar, los precios y el riesgo país no tiene nada que ver con los desvaríos políticos? La respuesta la dio ayer Carlos Melconian en una columna publicada en LA NACION: “Hoy tenemos el dólar que nos merecemos: el de un país con inestabilidad macroeconómica e incertidumbre política”.

El presidente Alberto Fernández no parece consciente de que sus actos, sus palabras y sus gestos tienen un efecto simbólico en la sociedad, a pesar –incluso– de que su liderazgo ya se encuentre completamente desdibujado. Empeñado en hablarle a su jefa, parece olvidar que hay una sociedad, un mercado y un mundo que lo observan. Un país donde el poder no da el ejemplo es, en el actual concierto internacional, un país extraviado y sin destino.

Esta vez, frente al alzamiento gubernamental contra la Corte, ha habido, sin embargo, una sana reacción de la sociedad civil, como la hubo también ante la avanzada contra Vicentin. Intelectuales y académicos salieron a cuestionar con énfasis el intento de desacato del fallo contra el recorte de fondos a la ciudad de Buenos Aires. Hubo planteos en la UBA para suspender al Presidente en sus funciones docentes y hasta se elevaron voces desde el Conicet para cuestionar, con valentía, este peligroso desvío institucional. Es más que un dato auspicioso: es la confirmación de que la sociedad aún conserva, a pesar del contexto político dominante, anticuerpos de una conciencia republicana y democrática que no está dispuesta a mirar para otro lado ni a convalidar cualquier cosa.

Hay síntomas de un saludable aprendizaje social que funciona, al fin y al cabo, como una barrera de contención frente a groseros desbordes autoritarios. No es casual que el Presidente haya tenido que retroceder con Vicentin como intenta retroceder ahora con la desobediencia a la Corte. La reserva institucional que anida en la propia sociedad debe lidiar, sin embargo, con los sectores que se sienten autorizados y hasta incluso incitados desde el poder a desplegar su prepotencia. Esa tensión entre institucionalidad y anarquía tal vez defina el nudo del gran conflicto argentino.

Publicidad

Cuesta conectar la foto de un joven que hoy se lleva su talento y su esperanza fuera del país con la de aquella ovación de diciembre de 2001 con la que se celebró el default. Existe, sin embargo, un hilo invisible que vincula ambas imágenes. La desesperanza de hoy es hija de la irresponsabilidad de ayer. Dentro de veinte años, este diciembre será recordado –con justicia– por el rutilante triunfo de la Argentina en el Mundial de Qatar. Es probable que pocos se acuerden de que un presidente intentó desobedecer un fallo de la Corte. Pero si no cambiamos el rumbo de degradación institucional, seguiremos expulsando a nuestros hijos. La desesperanza del futuro se conectará con las irresponsabilidades del presente.

La reacción de la sociedad civil nos recuerda que todavía estamos a tiempo de cortar esos hilos invisibles que tejen la trama del fracaso argentino.

¿Seremos capaces de reconstruir los acuerdos básicos de una sociedad civilizada? Honrar las deudas, respetar la norma, cumplir los fallos judiciales. Es, ni más ni menos, lo que dice nuestra Constitución.ß

Publicidad

Notas de Opinión

Una descripción feroz de la cultura de algunos pueblos

La imagen cambia y da paso a las calles de Caracas en donde decenas de personas se pelean por juntar sobras de la basura

Columna publicada originalmente en The Post Argentina

En el film aparece Nicolás Maduro, sentado a una mesa y dispuesto a compartir una comida con otros invitados.

Está vestido de riguroso traje negro, camisa blanca y corbata oscura. A su lado hay una mujer rubia.

En la cabecera de la mesa un cocinero experto termina de dar los últimos toques maestros a lo que parece ser un exquisito cordero asado.

Publicidad

Corta las costeletas a la perfección y se nota que su punto de cocción es exacto. El lugar aparece ambientado con una música tranquila y otros mozos están en la cercanía siempre atentos al momento de servir.

La imagen cambia y da paso a las calles de Caracas en donde decenas de personas se pelean por juntar sobras de la basura.

Todas están apenas vestidas con harapos y juntan también lo que pueden del piso.

La escena vuelve a la velada de Maduro y ahora el presidente de la República Bolivariana Socialista del Siglo XXI de Venezuela aparece en la misma mesa fumando un habano mientras muestra una remera que le acaban de regalar. El asador, mientras tanto, sigue dándole nuevos cortes al exquisito cordero.

Publicidad

El film ahora va a un hospital de Maracaibo en donde se ve a un niño en avanzado estado de desnutrición y a un médico que explica las carencias proteicas y de vitaminas que ha tenido el pequeño desde que nació.

Luego se ven tres envoltorios en donde yacen los restos de bebés que murieron de hambre.

Las imágenes vuelven a la bucólica velada del presidente. Maduro se ha puesto unos lentes para ver mejor el trabajo del asador que está abocado solo a servirlo.

Mientras, en las calles, un grupo de personas junta con los brazos lo que parecen ser sobras de comida en la culata de un camión. La escena vuelve una vez más con la imagen de niños muy cabezones y de cuerpos diminutos con las costillas marcadas como las que uno veía en los documentales de Biafra en los ‘80.

Publicidad

El vídeo termina con un niño más grande que, llorando, dice que allí no tienen nada, que no pueden conseguir comida y que ese mismo día había tenido que buscar sobras en un camión de basura, todo sucio.

Si alguien quisiera producir una imagen más chocante de la más repugnante desigualdad humana difícilmente pudiera entregar escenas más vomitivas que estas.

Por un lado, una elite pequeñísima, compuesta por unos jerarcas crueles e impiadosos que se han adueñado de todo y que viven en una opulencia obscena rodeados de lujos y placeres dignos de la decadencia del Imperio Romano.

Y por el otro, millones de infelices que apenas pueden comer sobras o directamente mierda, cuyos hijos mueren a los días de nacer o quedan para siempre condenados a la minusvalía del zombie.

Publicidad

Uno se pregunta si esas personas estarán finalmente contentas. Su envidiado vecino “Juan” que se había logrado diferenciar de ellos porque había tenido éxito en el barrio al lograr satisfacer con su trabajo una necesidad insatisfecha de la gente, ya no tiene su auto ni su linda casa con su frente arreglado.

Ahora estaba allí con ellos, revolviendo la basura y comiendo del piso. Hace rato ya que el gobierno le quitó todo, acusándolo de ser un burgués explotador.

Un imaginario curioso le pregunta entonces a esas personas que desesperadamente siguen peleando por los restos de unas sucias chauchas, por qué están dispuestos a tolerarle a Maduro aquellas extravagancias repugnantes que le refriegan en la cara su indignidad mientras que mostraban tanta envidia por Juan que, después de todo, había logrado mejorar su condición brindando un servicio.

Todos parecen agachar la cabeza enfrascados en la desesperación de no dejar de prestar atención a la basura de la que depende lo que van a comer hoy, pero un par, con la cara llena de vergüenza, levantan un poco la cabeza y sin mirar a los ojos del atrevido interlocutor, dicen al unísono: “Es que a Juan lo conocíamos, era nuestro vecino”.

Publicidad

Puede parecer exagerado pero en estas últimas bajezas escondidas en los pliegues más oscuros del ser humano se hallan los secretos insondables del “éxito” comunista en ciertos países que, vaya a saber uno desde cuando, arrastran una irrefrenable cultura del resentimiento.

De no ser por este costado vergonzoso de la naturaleza humana que, efectivamente, se ha hecho carne más en algunos lugares que en otros se basa la increíble realidad que uno ve hoy en países como Venezuela, Cuba, Nicaragua, Angola, Corea del Norte o cualquier otro de los páramos comunistas que algunos países tienen el infortunio de sufrir, aún en pleno siglo XXI.

El trabajo incansable de un conjunto de delincuentes (el comunismo no es, efectivamente, otra cosa que una careta ideológica para disimular con una pátina intelectual lo que no son otra cosa que delitos y delincuentes) que aspira a integrar una jerarquía que viva con los extravagantes placeres de Maduro, ha convencido a ciudadanos -a los que previamente empobrecieron y sumieron en la incultura por someterlos durante décadas a dosis homeopáticas de socialismo- de que el éxito del vecino (Juan, en nuestro ejemplo) no se debe a su trabajo, a su perspicacia, a su habilidad, a su estudio o a su inteligencia, sino a la explotación injusta del trabajo de otros. “¡Qué va a ser inteligente si vivía a la vuelta de casa”!, parecen decir al mismo tiempo que denuestan sus méritos.

Es conocida una frase atribuida al dictador Nikita Khrushchev en la que éste advierte que la Unión Soviética alimentaría “pequeñas dosis de socialismo hasta que finalmente despierten y descubran que ya tienen el comunismo”.

Publicidad

La veracidad de la frase ha sido desmentida. Pero no así su verosimilitud.

En efecto, es posible que Khrushchev no haya sido tan tonto como para revelar públicamente la táctica que esperaban implementar. Pero lo que sí es un hecho es que eso es lo que el comunismo ha hecho. Es más, es posible que alguien suficientemente ingenioso haya creado el fake a partir de que era muy fácil creerlo, dado que eso es lo que efectivamente ocurrió en algunos países.

Una de las grandes jugadas del comunismo (a partir de que se lo creyó muerto de toda muerte a mediados de los ‘90 luego de la caída del Muro de Berlín, de la implosion de la URSS y de la aparición de la obra de Francis Fukuyama “The End of History and the Last Man”) fue hacer creer que efectivamente estaba terminado.

Desde ese lugar de “no-peligro” -porque como el comunismo había muerto lo que proponían los neocomunistas no era comunismo sino otra cosa- avanzó, tranquilo, sobre ciertas sociedades en las que había inclinaciones a la vez al resentimiento, a la ignorancia y a la imbecilidad.

Publicidad

Una vez que la bota comunista se apoya sobre la cabeza del imbécil a este no le queda otro futuro que no sea buscar algo de comer entre las sobras de la basura mientras el jerarca come cordero asado y fuma sus habanos al mismo tiempo que una corte de sirvientes lo atiende para que no le falte nada.

La ansiada “igualdad” finalmente se ha alcanzado: todos son miserables. Los “Juanes” de la vida al lado de sus viejos vecinos, todos comiendo mierda.

Al final de este camino es posible que alguno de los imbéciles advierta lo caro que le costó envidiar a Juan. Es más, es posible que intente escapar, aún arriesgando su vida para, finalmente, intentar hacer en otra tierra lo que Juan había hecho en la suya. Pero son una minoría.

La mayoría seguirá atrapada en la miseria de una agonía eterna hasta que todos mueran y sean reemplazados por otros zombies más zombies que ellos.

Publicidad
Continuar leyendo

Notas de Opinión

La estrategia del PJ para evitar el triunfo de Larreta en una provincia

El próximo domingo arranca el largo proceso electoral de este año. Se enfrentan en La Pampa el candidato del jefe de Gobierno contra el de Martín Lousteau. Se sospecha que el aparato del peronismo local va a jugar a favor del postulante de la UCR

Columna publicada originalmente en MDZ Online

Al igual que en 2019 con la contundente derrota de Carlos Mac Allister, el poderoso aparato del peronismo de La Pampa hará todo lo posible para que el domingo próximo el candidato de la UCR, Martín Berhongaray, le gane la primaria al del PRO, Martín Maquieyra. Con esta extraña PASO se inicia el fixture electoral a nivel nacional.

Compiten en pleno febrero sólo los postulantes de Juntos por el Cambio ya que el oficialismo no participa por tener una boleta única encabezada por el gobernador Sergio Ziliotto, quien va por su reelección con el aval del jefe del PJ, Carlos Verna.

“El invento de la primaria en febrero es una herramienta poco seria que implementó Verna para digitar la interna de Juntos por el Cambio. Donde se vio que aquel espacio político que armó las listas a dedo no participe de la primaria, es poco serio”, le comenta a MDZ una alta fuente del PRO.

Publicidad

Ya ocurrió hace cuatro años cuando el senador radical Daniel Kroneberger derrotó por paliza al ex futbolista Mac Allister. El jefe del oficialismo pampeano eligió al rival que consideraba como menos competitivo.

También se escuchan quejas en la primera línea de la conducción nacional del PRO contra la dirigencia de la UCR por no haber logrado un acuerdo que evitara ir a una competencia donde el peronismo pone su estructura y suele ser muy baja la participación.

“La gente está en otra cosa y corremos el riesgo de perder frente a dos aparatos, el provincial y el de la UCR con sus 16 intendentes, tenemos el mejor candidato y puede quedarse sin chances de competir contra el gobernador en mayo”, comentan voceros del partido amarillo.

Si bien Mauricio Macri acaba de visitar La Pampa para respaldar a Maquieyra y también lo harán Patricia Bullrich y María Eugenia Vidal, lo cierto es que el candidato está alineado con Rodríguez Larreta. Por eso la puja electoral del domingo próximo se ha transformado en un test entre el jefe de Gobierno porteño y la Unión Cívica Radical.

Publicidad

Paradójicamente el candidato de la UCR pertenece a Evolución y es avalado por Martín Lousteau, socio político en CABA del candidato presidencial del PRO.

Según fuentes confiables del oficialismo provincial, Verna está obsesionado con el perfil competitivo de Maquieyra y el efecto que puede tener el caso Lucio en el electorado independiente.

“Quiere a toda costa que el candidato de la oposición sea Berhongaray, a quien percibe como un rival más accesible para asegurarse que el gobernador logre su reelección”, comentan desde Santa Rosa.

“El mayor temor al candidato del PRO es su inserción electoral en General Pico, la segunda ciudad en importancia de la provincia de donde además es oriundo Verna”, agregan.

Publicidad

No son pocos los desconfiados que insinúan la existencia de un pacto entre el oficialismo local y los radicales. “Uno a veces sospecha que hay dirigentes de mi partido que tienen acuerdo con el peronismo”, dijo sin pelos en la lengua el dirigente radical Juan Carlos Marino. El ex senador nacional anticipó que no va a hacer campaña, ratificando su enojo con la conducción provincial de la UCR.

“Desde hace décadas que el radicalismo convive con el peronismo, obteniendo ventajas que compensan su poco interés por gobernar esa provincia”, comentan desde el PRO.

Obviamente desde el radicalismo niegan categóricamente esas especulaciones y aseguran que el domingo van a demostrar la capacidad de movilización del partido que “está viviendo un periodo de renovación”.

La pertenencia de Berhongaray a Evolución no es un dato menor. Lousteau y su socio Emiliano Yacobitti están apostando fuerte por varios de sus referentes en términos electorales. Esperan que el senador nacional haga una buena elección en la PASO porteña de Juntos por el Cambio y creen que Maxi Pullaro y Rodrigo De Loredo tienen serias chances de ser gobernadores de Santa Fe y Córdoba.

Publicidad

Dentro de ese plan de construcción de poder aparece el hijo del histórico dirigente radical, quien con sólo cuatro años acompañaba a su padre en la campaña de Raúl Alfonsín en 1983. Hoy tiene 44 años y ha logrado el apoyo de los 16 intendentes de la UCR, dicen que los 4 jefes comunales del PRO no se han pronunciado a favor de Maquieyra.

“Somos fuertes en Santa Rosa que representa el 40% del padrón provincial y en tres de las ciudades más grandes”, dicen cerca de Lousteau.

Confían en la gestión y el compromiso de los intendentes propios en esas localidades. “Martín ya recorrió toda la provincia mostrando su identidad pampeana frente a la bajada del aparato del PRO”, agregan en el entorno de Lousteau, quien cerrará la campaña junto a Gerardo Morales en el Centro de Empleados de Comercio en Santa Rosa. Los radicales buscan nacionalizar la contienda del domingo desde una mirada federal contra el porteñismo del PRO.

Publicidad
Continuar leyendo

Notas de Opinión

El Presidente aceptó la presión K por la mesa política pero no baja su candidatura

Es la garantía para que en el FdT no haya tentación de eludir las PASO. También, una posibilidad de regeneración del PJ para recuperar autonomía respecto de la vicepresidenta.

Columna publicada originalmente en Clarín

Es probable que para quitarse de encima la presión kirchnerista, Alberto Fernández haya recordado una enseñanza que se le atribuye a Juan Perón. El ex presidente solía comentar con sarcasmo que para querer solucionar un problema hay que nombrar un responsable; para que perdure, en cambio, siempre es conveniente armar una comisión.

La referencia alude a la conformación de la “mesa política” demandada por el kirchnerismo que finalmente, después de resistirse, el Presidente convalidó. No estaría claro todavía el objetivo final. ¿Será para definir candidaturas? ¿Será para diagramar los pasos en el año electoral? ¿O también para tratar de conciliar posturas de la gestión de gobierno que Cristina Fernández y los suyos no observan con agrado? Cualquiera de esas interpelaciones encierra un conflicto potencial.

El primero de ellos es la obstinación de Alberto por presentarse a la reelección. La vicepresidenta está indignada. Mira en las encuestas la pobre valoración que la sociedad tiene del Gobierno. Considera absurda la jugada, salvo que esconda una segunda intención. No está clara. Tampoco resulta consistente que el Presidente siga creyendo sin perturbarse en las parrafadas elogiosas a su gestión que distribuye en cada acto público que le toca encabezar. Parece que lo hiciera adrede.

Publicidad

La semana pasada, en Chaco, se explayó de nuevo sobre las bondades de su política en pandemia. El éxito presunto de la campaña de vacunación por el Covid. “No hemos privilegiado a los poderosos”, alardeó. “Hemos vacunado a todas las personas por igual, al mismo tiempo”. A su lado estaba el anfitrión, Jorge Capitanich. Rígido y aplaudiendo de compromiso. El gobernador, al margen por su edad del segmento de riesgo, fue uno de los primeros inoculados de aquel momento.

Esa “segunda intención” que desvela a Cristina sería la idea de Alberto de que el oficialismo se someta a las PASO para definir los principales candidatos. Algo que nunca hizo desde el 2009, cuando el matrimonio Kirchner, después de una derrota en las legislativas, decidió sancionar la reglamentación. El Presidente acostumbra a subrayar la buena utilización que Juntos por el Cambio supo hacer de dicho mecanismo.

La persistencia de Alberto con su reelección apuntaría a mantener con vida una competencia interna que al kirchnerismo no le agrada. En ese mundo prevalece siempre el gusto por la “fórmula de unidad”. Con la bendición de la vicepresidenta. Tutora eterna. La consagración de un candidato con votos propios podría debilitar a futuro esa condición.

El Presidente supuso que su propuesta, a esta altura, tendría mucho más brillo del que tiene. La realidad peronista ayuda nada. La del kirchnerismo, lo mismo. Sobre todo, si la vicepresidenta se mantiene en la banquina. Daniel Scioli, el embajador en Brasil, fue el primer anotado. Incluso antes que Juan Manzur. Al jefe de Gabinete le cuesta levantar vuelo. Todavía no se rinde.

Publicidad

Manzur tiene pensado el 14 de mayo acompañar en la reelección a Osvaldo Jaldo en Tucumán. En agosto se presentaría en las PASO como precandidato presidencial. La configuración no es sencilla. Había pensado en Verónica Magario como vice para darle potencia bonaerense a la oferta electoral. La vicegobernadora desechó la delicadeza porque tiene claro que la única estrategia definida del kirchnerismo, por ahora, consiste en intentar retener Buenos Aires de la mano de Axel Kicillof. Ella es su vicegobernadora.

Eduardo De Pedro es hoy la única carta que exhibe el kirchnerismo para rivalizar en las PASO. Hombre de Cristina y Máximo Kirchner, venerado por La Cámpora. Muestra por el momento, según las encuestas, una fragilidad central: arrastra muy poco los votos incondicionales de la vicepresidenta. También es cierto que el tramo sustancial de la campaña todavía no arrancó. ¿Y Sergio Massa? . El ministro de Economía dio una fuerte señal de solidaridad con el kirchnerismo cuando concurrió a la cumbre del PJ bonaerense convocada por Máximo, en la cual estuvo además el ministro del Interior. El ex intendente de Tigre sabe, como lo saben todos, que su destino electoral y hasta su permanencia en el Gobierno depende de la economía de los meses venideros. Muy temprano para definirse.

Massa respaldó la presión sobre Alberto para la conformación de la “mesa política”. El ministro advirtió en la cumbre de Merlo que todos los pleitos en el oficialismo perjudican la posibilidad de mejorar la economía. ¿No es un conflicto también su posición en favor de un sector del Frente de Todos? La variable que domina las expectativas de la sociedad –también a los K– es la inflación. Massa va camino de incumplir su primera promesa: afirmó que en marzo habría una inflación por debajo del 4%. Las consultoras vaticinan para enero un 6%. Febrero arrancó con una cadena de aumentos. El ministro decidió negociar con las empresas una baja de los aumentos promedio del 4% al 3.2% pactados en los productos de Precios Justos. Las cuentas no le cierran para llegar con su pronóstico al tercer mes del año.

Massa arrastra otra dificultad. La “mesa política” podría convertirse en una Caja de Pandora. Máximo, De Pedro y Andrés Larroque, ministro bonaerense y secretario de La Cámpora, lo sostienen, aunque plantean objeciones al rumbo económico. El hijo de la vicepresidenta desempolvó el fin de semana anterior la necesidad de renegociar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El silencio fue la gambeta del ministro. En su entorno recordaron a Martín Guzmán, pero no fueron ofensivos. Nadie habló de ignorancia, como el ex ministro. “Quizá no conocen el contexto”, explicaron.

Publicidad

Massa está dispuesto a correr esos riesgos con tal de no romper su sociedad con el kirchnerismo. Si su candidatura tiene alguna chance, conjetura, es en la vecindad de esa corriente gravitante del Frente de Todos. Pero prefiere no encandilarse con los espejitos. La economía puede en cualquier momento sacarlo de juego. Alberto parece no haberse mosqueado por esa gestualidad de Massa. “Se está apurando”, habría comentado. En verdad, la convergencia de los K con el ministro denota dos cosas. La contradicción entre el relato y la política de ajuste. La orfandad política de ese sector.

El Presidente no desecha la candidatura de Massa. Tampoco la de De Pedro. Simplemente piensa que cualquiera que sea debería revalidarse en las PASO. La única manera que el posible candidato construya cierta autonomía respecto de Cristina. Sobre todo, si ocurre el milagro de otro mandato. Quizá volvió a hacer ruido en su cabeza aquella frase que pronunció una semana antes de ser ungido candidato el 18 de mayo del 2019: “No tengo ganas de que haya un títere en la Casa Rosada y el poder esté en Juncal y Uruguay. O se hace cargo de lo que viene o deja libre a todas las fuerzas”, declaró entonces. Se hizo cargo y todo salió como se ve.

Aquella autonomía a la que refiere el Presidente tiene relación con las exigencias que hallará el próximo gobierno y la herencia que no es la que se cuenta en el poder. Aseguran que Alberto hace hincapié en la autonomía para garantizar la gobernabilidad. Aplica ese principio al Frente de Todos. También a Juntos por el Cambio. “Ni Macri (Mauricio), ni Cristina”, dicen que es su latiguillo dilecto.

La condición de sabueso (a) político (a) de la vicepresidenta no resulta una novedad. ¿Será por aquel latiguillo que ella y su logia desean expulsar a Alberto de cualquier contienda electoral? ¿Será, en efecto, porque representa un obstáculo para la prolongación indefinida del liderazgo de Cristina o la voluntad, a lo mejor, de terminar recurriendo a una “fórmula de unidad” para 2023?

Publicidad

Tanta desconfianza explica los motivos por los cuales el kirchnerismo nunca termina de comprender muchas de las sobreactuaciones de Alberto. Una es el impulso que dio al juicio político a la Corte Suprema en Diputados. El trámite empezó deshilachado y tiene el peligro de no cumplir siquiera con los estándares mínimos previstos por el oficialismo: la atención de la opinión pública, el temor de los cuatro jueces apuntados, la idea de inculcar que Cristina sólo está siendo perseguida por su presunta defensa de los pobres y no por la corrupción que inundó sus dos mandatos. Vaya una primera corroboración: las acusaciones en el Congreso se estrellan contra una realidad que sintoniza de otro modo. La Justicia parece delimitada ahora a los casos del asesinato en La Pampa del pequeño Lucio Dupuy y el ataque mortal que sufrió en 2019 en Villa Gesell Fernando Báez Sosa.

La inquina contra el Presidente escala tanto que la última semana fue posible escuchar una acusación insólita y grave en su contra. Larroque sostuvo que estaría “minimizando” el intento de magnicidio que sufrió Cristina el primer día de septiembre pasado. El kirchnerismo, también en este caso, viene fracasando en su propósito. No está en discusión la gravedad de lo ocurrido. No consigue instalar, sin embargo, la prédica sobre una maquinaria política y de intereses económicos detrás de la bala que no se disparó.

La jueza María Eugenia Capuchetti elevará a juicio oral la causa con tres detenidos-procesados: Fernando Sabag Montiel, Brenda Uliarte y Gabriel Carrizo. La llamada “banda de los copitos”. Seguirá con las investigaciones, pese a las recusaciones que sufre, acorde a los planteos que realiza la defensa de Cristina. La semana pasada tomó la última declaración a Carrizo.

El líder de la banda explicó que Sabag Montiel habría hecho lo que hizo para reivindicarse ante Uliarte. La joven, al parecer, lo humillaba. Incluso sexualmente. Confesión que no cuadra en el kirchnerismo. Tanta decrepitud atenta contra la narrativa de la épica.

Publicidad
Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR