Seguinos en nuestras redes

Salud

Dormir con el ventilador por la noche: ventajas y desventajas

Pros y contras para la salud

En estas noches de mucho calor, dormir con el ventilador encendido se presenta como una solución de urgencia y una alternativa al aire acondicionado. Pero hay que tener en cuenta los pros, contras y algunas precauciones.

Riesgos

– Reacciones alérgicas. El aire del ventilador mueve el polvo o el polen que pueda haber en la habitación, haciendo que penetren fácilmente a través de los senos paranasales. Para un alérgica o con asma, dormir con esta constante corriente de aire puede ser perjudicial.

– Piel y garganta secas. Una constante ráfaga de aire reseca la piel y las mucosas. Para los que duermen con la boca abierta, el flujo de aire puede secarles la garganta.

– Dolor de cabeza y congestión nasal. El aire seco del ventilador puede irritar los senos paranasales. Si la sequedad es extrema, el organismo produce exceso de mucosidad para compensar, lo que aumenta la congestión nasal y el dolor de cabeza.

– Dolores musculares. El constante flujo de aire hace que los músculos se tensen y podés despertarte con dolor muscular o una contractura, sobre todo si dormís con el aparato muy cerca del cuello.

Ventajas

– Ruido blanco. El sonido del ventilador es similar al ruido blanco (la combinación de todas las frecuencias de sonido). A algunos, este ruido puede ayudarlos a dormir. Es útil si se oye ruido de la calle, voces de vecinos o en caso de tinutus porque el ruido blanco amortigua todos esos sonidos.

Una cosa es el ruido blanco que emite el artefacto en funcionamiento y otra distinta es que emita un zumbido excesivo. Demasiado ruido cerca de tus oídos toda la noche puede dificultar el sueño.

– Solución de urgencia para calurosos. Es una forma más socorrida y barata de enfriar que el aire acondicionado, aunque obviamente no enfría tanto.

– Airear una habitación mal ventilada. Al hacer circular el aire, combate el aire viciado y el mal olor de una pieza cerrada.

Los ventiladores de techo tienen las aspas más grandes que los portátiles y generan mayor caudal de aire, por lo que refrescan la habitación de forma más generalizada y no tan localizada.

Cómo evitar los efectos negativos

– Instalar un purificador de aire evitará el polvo en suspensión que levanta el aire del ventilador y que aumenta el riesgo de alergias.

– Hidratar la piel antes de dormir y beber agua puede ayudar a combatir la sequedad.

– Realizar un lavado nasal antes de acostarte y al levantarte hidratará los senos paranasales y evitará dolores de cabeza y congestión nasal.

– Colocar el ventilador lo más alejado posible del cuerpo y a una velocidad moderada para que la temperatura no baje de 20ºC reducirá el riesgo de contracturas musculares.

– Procurar que el aire no dé en la cara evitará la congestión nasal, el dolor de garganta y de cabeza. No debe tocar directamente al cuello para no contracturar las cervicales.

Consejos para usarlo bien

– Ponelo en modo giratorio para que el aire no vaya en la misma dirección.

– Mantené las aspas limpias de polvo para evitar el riesgo de alergia.

– Comprá uno silencioso.

– Evitá ponerlo a máxima velocidad o intensidad porque el ambiente se resecará en exceso y aumentará el riesgo de dolor de cabeza y congestión nasal.

Fuente: Saber vivir

TE PUEDE INTERESAR