Seguinos en nuestras redes

Economía

La renuncia de CFK a las candidaturas impulsó la suba de los bonos y las acciones

A contramano de los mercados globales, los activos argentinos tuvieron una recuperación como respuesta al impacto del nuevo escenario electoral para 2023.

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció que no será candidata y los mercados respondieron con una fuerte suba de los bonos de la deuda en dólares. Títulos como el Global 2035 subieron 2% y fueron responsables de que el riesgo país caiga 60 unidades (-2,5%) a 2.326 puntos básicos. La Argentina estuvo a contramano de la región donde el EEM, el índice de mercados Emergentes, cayó 0,6%. Perú, a pesar de la crisis política, no afectó a la región y su riesgo país quedó sin cambios en 165 puntos básicos.

También al mercado bursátil llegó el optimismo por la noticia. De hecho, las Bolsas del mundo bajaron. En Nueva York el S&P 500 perdió 0,20% y el Nasdaq, 0,51%. El Ibovespa de San Pablo bajó 1,02% y las Bolsas europeas cerraron en rojo.

La Argentina se desacopló del mundo. La Bolsa negoció un volumen elevado de $3.057 millones y el S&P Merval, el índice de las acciones líderes, subió 1,83% en pesos y 2,5% en dólares. Lo más destacado pasó por CableVisión que subió 6,06%, seguida de Banco Supervielle (4,49%) y Transportadora Gas del Norte (+4,32%).

El dólar padeció una jornada en la que muchos jugadores se fueron temprano del mercado por el fin de semana largo y quedó casi sin cambios. El contado con liquidación tuvo un ligero retroceso de 0,7% y cerró a $338,09. El dólar libre, que llegó a cotizar a $318, cerró a $316 (+$1).

Publicidad

En la plaza mayorista, el dólar subió 40 centavos a $169,90. Los exportadores liquidaron USD 151 millones de los que el Central se quedó con USD 71 millones, el 47% de lo operado. La cuenta da que la soja le costó $297,60 porque le vendió dólares a $170 a los exportadores. Esos dólares le costaron $230 al Central.

Las reservas subieron USD 312 millones a 39.005 millones por la compra de dólares a exportadores, pero también porque habría ingresado una parte del crédito del BID.

Pero surgió un problema que el lunes puede perturbar estas operaciones. “El lunes se publicó la modificación del decreto del dólar soja y en el artículo 5 hubo una reforma que afecta a los productores porque ahora todos los que accedan al dólar soja tienen que estar respaldados por una liquidación primaria que es la que hace el productor. La secundaria es la que interviene cualquier operador de la cadena. Pero sucede que cooperativa y corredores, que con el correr del tiempo compraron soja, ahora no la pueden vender porque tienen que presentar una comprobante de que la compraron este mismo mes. Ese comprobante no lo tienen porque la liquidación la hicieron antes. En la cadena hay una figura que es la del corre-acopio, que es un símil del acopio creada por los corredores que mueve mucho volumen y les da fuerza para obtener mejores precios”, explicó el analista financiero y experto en agronegocios, Salvador Vitelli.

“El problema es que son liquidaciones secundarias y por eso el productor ahora no les puede vender lo que afectará sus precios. En el ambiente creen que es un arreglo entre los exportadores y el Gobierno que está causando muchos problemas en la cadena porque genera un obstáculo más para la comercialización”, señaló.

Publicidad

El fin de semana largo llegó en el momento justo con un mercado que cerró con euforia y no hay forma de que tome ganancias hasta el lunes. Tiene el hándicap que tendrá 48 horas para observar al mundo. Pero el miércoles de la semana próxima se avecina el examen clave de la licitación de Bonos del Tesoro. Este mes, debe recaudar $1 billón para cubrir vencimientos y déficit. Una misión imposible de acuerdo a los últimos eventos, que obligaría al Banco Central a emitir para cubrir el bache.

 

Nota publicada originalmente en Infobae.

Publicidad

Economía

Especialistas adelantan que la inflación de 2023 será del 97,6% y el PBI solo crecerá un 0,5%

Los pronósticos fueron proporcionados por el Relevamiento de Expecatativas de Mercado del Banco Central.

El primer informe del año del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central arrojó resultados preocupantes. Los principales consultores económicos pronostican que la inflación de 2023 será del 97,6% y un crecimiento del PBI del 0,5%.

El informe señala que “los participantes del REM revisaron las previsiones de inflación ubicándolas en 79,6% i.a. para 2024 (4,6 p.p. mayor que el REM previo) y en 50,3% i.a. (-0,8 p.p.) para el año 2025″. En cuanto al PBI, el REM espera para 2024 un crecimiento anual promedio del 1%. Esto implica un 0,4 p.p. menos que en la encuesta de diciembre.

Publicidad

Por otra parte, los especialistas indicaron que la suba de enero fue de 5,6%, tras el alza de 5,1% registrada en el mes de diciembre. Según las estimaciones, en los próximos meses se mantendría el número: en febrero sería de 5,5%; en marzo volvería a 6%; en abril sería de 5,8%, en mayo de 5,7%, en junio de 5,6% y en julio sería de 5,7%.

Los analistas estimaron también que durante este mes la tasa Bablar de bancos privados se ubicará en 69,39%. Un número apenas inferior a la tasa promedio de 69,47% registrada durante enero. Y en cuanto al pronóstico del dólar, desde el REM vaticinan una suba mensual de $10,05 por dólar oficial hasta $192,30 en febrero.

También remarcaron que la tasa de desocupación abierta será de 7,8% para el cuarto trimestre de 2023 y del 7,8% para fines del 2024.

Publicidad
Continuar leyendo

Economía

Golpe al bolsillo: los alimentos subieron 6,2% en enero y duplicaron su valor en los barrios más populares

Según datos de un relevamiento privado, las zonas más vulnerables del conurbano bonaerense sufrieron las alzas más importantes en comparación con el mismo periodo del año pasado.

La suba de precios en los alimentos sigue escalando y sobre todo se hace sentir en los sectores más populares, que ven afectada su economía diaria por la inflación. Así lo marca un relevamiento privado que indica un 6,17% de aumentos para el mes de enero.

Según Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCI), el valor de la canasta básica alimenticia trepó un 102,15% en los últimos 12 meses. Lo que se traduce en que una familia tipo, compuesta por dos adultos y dos menores, necesitó 68.094,31 pesos para cubrir las necesidades indispensables.

En comparación con enero de 2022 en donde la cifra rondaba los 33.685,25 pesos para cubrir los mismos gastos. En el informe se tiene en cuenta que la mayoría de estas familias no acceden a una compra mensual, por las características de sus ingresos, y por ello suelen quedar por fuera de ofertas y promociones o programas estatales.

“Ya inició el año y lejos está de instalarse una perspectiva favorable para los sectores populares en general y mucho menos para los que cobran remuneraciones mínimas o tienen trabajos no registrados”, destacó el director de ISEPCI, Isaac Rudnik.

Publicidad

El experto remarcó que “aun cuando van acompañados de profusas campañas de propaganda, no tienen ningún efecto sobre un proceso inflacionario que lejos está de encontrar un techo, y sigue siendo, ante la mirada complaciente del gobierno, el mecanismo más contundente para el continuo traslado de ingresos desde los trabajadores hacia los sectores más ricos del país”.

De acuerdo con el relevamiento de ISEPCI, el rubro de productos de almacén que más subas obtuvo fue el de lácteos, con un 8%, entre los que se encuentran leche, manteca y quesos. Otra de las áreas con más alzas durante el primer mes del año fue el frutas y verduras, con el 7,33%, y por ultimo las carnes, con el 2,33%. Aunque en la comparación interanual los aumentos macan cifras preocupantes.

En el caso de verdulería la suba fue del 150% en enero, con respecto al mismo periodo pero de 2022. Mientras que los productos de almacén subieron 118,18% y las carnes anotaron incrementos del orden del 58,48%, para el inicio del año.

 

Publicidad
Continuar leyendo

Economía

En un nuevo intento por contener la inflación, el Gobierno anunció una ampliación de Precios Justos

El ministro de economía informó que en esta etapa del programa los productos no podrán aumentar más del 3,2% mensual, e incluyó a las cuotas de los colegios privados.

Mientras el país atraviesa una de las crisis económicas más importantes, con la inflación más alta de los últimos 30 años, el Gobierno anunció una ampliación del programa Precios Justos, en un exiguo intento de contener la escalada de precios.

Fue el propio ministro de Economía, Sergio Massa, quien se encargó de presentar la nueva etapa del plan, que intenta funcionar como referencia para que los productos considerados de primera necesidad no eleven sus costos de manera abrupta.

Por ello desde el área económica, anunciaron que aquellos productos que formen parte del acuerdo tendrán un tope de suba mensual del 3,2%, un poco por debajo de su antecesor, que era del 4% cada treinta días. Además, esta nueva etapa sumará algunos productos, de hecho serán unos 49.832, pertenecientes a unas 500 empresas, que estarán dentro del programa por los próximos cuatro meses, según estima el oficialismo.

La gran novedad de los anuncios de Massa, fue que dentro del plan se incluirán las cuotas de los colegios privados, por lo que estas no podrán subir más de un 3,2% mensual, hasta fines de junio del 2023.

Publicidad

En los hechos, Precios Justos, incluye 2.000 productos de consumo masivo que permanecerán congelados, pero serán de carácter variable. Lo que quiere decir que las empresas podrán disponer de su permanencia en la canasta según su criterio. Asimismo, el plan oficial suma otros 49.832 artículos de hasta 15 sectores, entre ellos alimentos, higiene, limpieza, combustible e indumentaria, que solo podrán subir hasta un 3,2% mensual.

“La primera certeza es que hay casi 50.000 productos que hasta el 30 de junio van a aumentar un 3,2% mensual, y la segunda certeza es que hay 2000 productos que van a seguir teniendo precio fijo”, comentó el líder del Palacio de Hacienda durante la presentación en el CCK.

En ese sentido, el tigrense, cuestionó a las empresas que tuvieron incumplimientos en la versión anterior, “Algunas limitaban el abastecimiento en góndola, y después planteaban que no tenían abastecimiento en la cadena de valor”, destacó.

A lo que añadió que habrá un sistema de “premios y castigos” para los empresarios que incumplan con las metas establecidas en el programa y remarcó que “el esfuerzo lo tenemos que hacer entre todos evitando picardías”.

Publicidad

 

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR