Seguinos en nuestras redes

Salud

Diez mandamientos para preparar la piel antes de tomar sol

Cómo extremar los cuidados en esta época del año

Llega la temporada en la que pasamos más horas al sol y es fundamental extremar los cuidados. A continuación, diez mandamientos para cuidar tu piel.

1. Procurar no exponerse al sol durante las horas centrales del día (entre las 12h y las 16h) para evitar la máxima irradiación, ya que los rayos son más perpendiculares y penetran más en la piel dañándola.

2. Aplicar fotoprotector por lo menos 30 minutos antes de salir de casa y renovarlo cada dos horas y después de cada baño o ejercicio físico intenso. Usar la cantidad adecuada para protegerse todo el cuerpo, no olvidar algunas zonas que con frecuencia sufren quemaduras por descuido.

3. Usar el factor de protección solar adecuado a tu tipo de piel, a la intensidad del bronceado actual y la cantidad de la radiación solar. Elegir un fotoprotector solar de amplio espectro que proteja frente a los rayos UVA y UVB con un factor superior a 15 y mayor de 50 en personas pelirrojas o rubias.

Publicidad

4. Fijarse en la fecha de caducidad de las cremas solares. Una vez abierto el envase, el producto se oxida y el filtro va perdiendo eficacia, de manera que sobrepasada la fecha es probable que la protección no sea tan eficaz. Si se observa que los ingredientes están separados (aceite por un lado y agua por otro), compactados o cuarteados desechalo.

5. La duración de la exposición solar debe ser progresiva. Extremar la prudencia al inicio del verano limitando las exposiciones cuando aún se está “blanco” para prevenir eventuales quemaduras.

6. Evitar el exceso de insolación que padecen las áreas más expuestas (como el cuero cabelludo) con sombreros, gorros con visera, y también las áreas más susceptibles (como los ojos) con unos lentes de sol homologadas.

7. Los niños deben protegerse especialmente ya que su piel es más sensible a las quemaduras. Existen cremas solares para ellos que son más resistentes al agua y a la fricción y minimizan los riesgos de irritación y alergia. También existe ropa de baño con protección solar. Los menores de 6 meses no deben exponerse en absoluto.

Publicidad

8. Algunas sustancias antioxidantes como los betacarotenos y la vitamina E pueden reducir la sensibilidad de la piel y aumentar su resistencia al sol en ciertas circunstancias. Pero siempre deben combinarse con el protector solar.

9. Beber mucha agua para compensar las pérdidas que tienen lugar por la transpiración. Las temperaturas altas, la pileta y el mar hacen que la piel se reseque más de lo normal. Los niños y los ancianos son los más susceptibles a la deshidratación. Evitar el ejercicio intenso en días calurosos y húmedos.

10. Hacer una revisión de los lunares y manchas sospechosas sobre todo en las personas con un riesgo aumentado de cáncer cutáneo que:

– tienen piel clara o sufren quemaduras con facilidad

Publicidad

– tienen historia de quemaduras solares en infancia

– pasan muchas horas al sol

– se exponen al sol de forma intensa en cortos periodos de tiempo

– usan o han usado cabinas de bronceado

Publicidad

– tienen más de 50 lunares

– poseen una historia familiar de cáncer de piel

– tienen más de 50 años

– tienen un trasplante de órganos

Publicidad

Fuente: La Vanguardia

Salud

Cuidados de la piel madura

Cómo hacer para que se mantenga saludable con el paso de los años

Cada etapa de la vida requiere de un cuidado especial, en el caso de la piel madura, tiene más propensión a desarrollar enfermedades cutáneas y permeable a sufrir las consecuencias de los factores ambientales.

Algunos detalles que pueden caracterizarla en esa etapa, son: aspecto amarillento, aparición de arrugas, engrosamiento de la capa superficial, falta de tonicidad, piel frágil, se mancha con facilidad, no cicatriza con tanta velocidad como acostumbraba y se siente rugosa al tacto.

El paso del tiempo es un factor condicionante, de modo que es posible que, a partir de los 35 años empieces a ver las primeras señales. Hasta esa edad producimos naturalmente colágeno, sustancia responsable de la elasticidad. Sin embargo, quienes la cuidan desde antes, pueden lucirla saludable.

La limpieza facial es indispensable y debe hacerse con productos acordes a tu cutis dos veces por día. El protector solar también es fundamental. En cuanto a la hidratación, optá por un cosmético con buena concentración de principios activos como vitamina C, colágeno, ácido hialurónico y retinol. Para asesorarte mejor, visitá a un médico dermatólogo que te recomiende cuidados específicos además de tratamientos en caso de ser necesarios.

Publicidad

La piel madura debe ser tratada de manera más integral y es por eso que es importante poner atención en la alimentación y llevar una dieta balanceada, que incluya proteínas de origen animal, vegetal, frutas, verduras y cereales, mejor aún si son integrales. Además de consumir mucha agua.

Fuente: Tienda de la piel

Continuar leyendo

Salud

Qué tener en cuenta para saber si un huevo está fresco

Saber diferenciarlo ayuda a evitar intoxicaciones alimentarias

Con el tiempo y dependiendo de cómo se almacenan los huevos, pueden ir perdiendo frescura, o estar contaminados debido a la proliferación de bacterias. Para saber si está podrido, hay muchos aspectos que debés tener en cuenta.

La prueba de flotabilidad ha sido muy usada para comprobar su frescura, además, es fácil y rápida de hacer. De acuerdo con esta técnica, si el huevo está fresco, se hundirá en el vaso de agua. Pero, si flota, es viejo, ya que la cámara de aire ocupa mucho más espacio.

Sin embargo, algunos especialistas advierten que esta prueba puede que no sea fiable y recomiendan fijarse otros aspectos para determinar si realmente está podrido.

El primer punto a tener en cuenta es que la cáscara debe estar intacta, sin roturas, ni fisuras, ya que es una de las barreras físicas que lo protege contra la contaminación por microorganismos.

Publicidad

Otro aspecto a considerar es la yema. Esta es semiesférica, sin embargo, en caso de que el huevo haya perdido frescura, la yema pierde su forma de semiesfera elevada sobre la clara. Si no está fresco, se nota más achatada y con menos relieve, el huevo se desparrama al romper la cáscara; incluso podría ser dificultoso distinguir entre la zona de la clara y la yema.

Asimismo, hay que evaluar la consistencia de la clara. Un huevo fresco tiene dos zonas en la clara, una zona es más consistente y otra líquida. Ambas deben distinguirse bien. Cuando ya no es fresco, la clara pierde esa firmeza. Otra señal de que perdió frescura es cuando es difícil distinguir las dos zonas de la clara.

Hay que verificar también que la clara o la yema no muestren coloración rosada, azul, verde o negra, ya que puede indicar proliferación de bacterias; y que el huevo no desprenda mal olor.

Fuente: Juntos bien

Publicidad
Continuar leyendo

Salud

Cómo preparar un yogurt helado de frutilla muy sencillo

Un postre tentador para estos días de calor

Si querés preparar algo rico y fresco para estos días de calor, probá de hacer este helado de frutilla.

Ingredientes:

150 gr. de frutillas

2 yogures de frutilla sin azúcar

Publicidad

Preparación:

1. Limpiar bien las frutillas y cortarlas en dos o tres partes, dependiendo del tamaño de cada una.

2. Ponerlas en una licuadora y añadir los dos yogures. Triturarlo todo hasta que tenga un aspecto uniforme.

3. Repartir la mezcla en diferentes moldes.

Publicidad

4. Dejar reposar en el congelador mínimo ocho horas y estará listo para comer.

Información nutricional:

Calorías 169 kcal.

Grasa 6,3 gr.

Publicidad

Carbohidratos 20,3 gr.

Fibra 2,4 gr.

Proteína 9 gr.

Fuente: Cruz verde

Publicidad
Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR