Seguinos en nuestras redes

Política

Dudas en la oposición sobre la “confidencialidad” en la compra de vacunas contra el Covid por 1.700 millones de dólares

El informe presentado por el Gobierno, en el que se exige extrema reserva en los contratos con laboratorios extranjeros, levantaron suspicacias en la Auditoría General de la Nación.

La polémica por la adquisición de vacunas contra el Covid-19, por parte del Estado argentino, sigue vigente, en este caso en el marco de una reunión de la Auditoría General de la Nación (AGN), la oposición cuestionó el documento entregado por el oficialismo en donde se exponen los contratos con distintos laboratorios.

Es que, desde el Gobierno, no solo se mostraron recelosos por cumplir con la “confidencialidad”, para con los laboratorios proveedores, sino que evitaron dar mayores explicaciones obre como se invirtió el dinero, que ronda los 1.737 millones de dólares.

De hecho, desde el bloque opositor, pidieron explicaciones acerca de cómo y en qué condiciones se firmaron los diez contratos con laboratorios que proveyeron al Gobierno de millones de vacunas para combatir el coronavirus, sin embargo desde la dirigencia de la AGN, en donde el oficialismo tiene mayoría, rehuyeron a las explicaciones del caso.

Durante la reunión del consejo de auditores, que curiosamente se organizó durante el Mundial de fútbol, en donde participaron el radical Jesús Rodríguez, que preside el cuerpo, los representantes del oficialismo: Javier Fernández, Juan Ignacio Forlón, María Graciela de la Rosa y Gabriel Mihura Strada. Mientras que por la oposición, estuvieron Miguel Ángel Pichetto y Alejandro Nieva.

En ese contexto, Forlón expuso como se cumplió cada contrato con las empresas proveedoras de vacunas, AstraZeneca, el Instituto Serum de India, Sinopharm, Sputnik, Moderna, Cansino, AstraZeneca vía Covax, el Instituto Beijing vía Covax, Richmond y Pfizer.

Sin embargo, el ex director del Banco Nación, y actual presidente de la Comisión de Supervisión de Control del Sector No Financiero, no dio detalles de cómo se desarrollaron las entregas, cómo fue la distribución y el pago de dicho material. Al ser consultado por la oposición, se limitó a decir que los contratos eran “secretos”.

El punto es que desde el oficialismo, se amparan en el artículo 10 de la ley que rige la Auditoria, que establece la confidencialidad de los contratos, aplicados a los cerrados con laboratorios, por lo que los representantes del Gobierno, que son mayoría, mantuvieron la “confidencialidad” y no brindaron más información al respecto.

Ante el hecho, Pichetto y Nieva, se quejaron de la “pobreza” del informe, ya que solo se limitó a exponer la cantidad de dinero que el Gobierno invirtió en la compra de vacunas, pero sin explicar nada más.

Por lo que desde la oposición, elaboraron un documento crítico, en el que detallan que “desde los inicios de los trabajos del Proyecto de Auditoría, se puede advertir el manejo arbitrario y el criterio restrictivo que desde la Gerencia interviniente se ha utilizado en la elaboración de los informes que trató la AGN”. A lo que sumaron un pedido de extensión del informe.

 

 

TE PUEDE INTERESAR