Seguinos en nuestras redes

Salud

Cómo recuperar la forma de tu almohada

Trucos para mantenerla en buen estado por más tiempo

Tener una almohada cómoda es indispensable. Si no le prestamos suficiente atención, pueden perder su forma original, lucir planas y dejar de ser confortables.

Su período de vida útil es más corto que el de los colchones, por ello, se recomienda reemplazarlas cada uno o dos años para garantizar el apoyo adecuado a la cabeza. También debe cambiarse si despertás con dolor de cuello o no encontrás una posición cómoda.

Por otra parte, conviene lavarla por lo menos dos o tres veces al año para mantenerla lo más limpias posibles y porque acumula gran cantidad de alérgenos como los ácaros del polvo, hongos, moho y caspa de mascotas si es que se duermen con nosotros, favoreciendo la presencia de alergias durante la noche.

Otra manera de saber que es momento de cambiarla  es cuando posee un tono amarillento, ya que esas manchas no son de viejas, sino de una acumulación de aceites del rostro y el pelo, sudor, baba y suciedad que se filtra a través de las fundas.

Publicidad

Si aún se encuentra en buen estado, pero luce más planas que rellenitas, vale la pena que apliques dos trucos sencillos para esponjarla y recuperar su forma.

1. Llevala al sol para de que le pegue de manera directa al menos durante tres horas, esto ayudará a eliminar bacterias, ácaros y evaporar la humedad que guarda e impide mantener su forma esponjosa.

2. Rociá un poco de bicarbonato de sodio sobre ella para que absorba los malos olores y exceso de humedad, dejalo reposar durante cuatro horas y limpiá con un trapo de microfibra.

Por último, tomá el extremo de tu almohada, estirá y contraé para esponjar su relleno, da unas palmadas por ambos lados para acomodarla y listo.

Publicidad

Fuente: Salud 180

Salud

Motivos por los que no te crece el pelo

Causas de que no crezca como debería

Si se te cae el pelo o no te crece como debería, para buscar soluciones lo primero es conocer el origen del problema. Hay varios factores que ralentizan su crecimiento.

– La edad, ya que a medida que envejece se vuelve más débil.

– Una mala alimentación conduce a deficiencias nutricionales que afectan el estado de salud del pelo, haciéndolo opaco y quebradizo.

– El estrés es causa de malestar en el organismo.

Publicidad

– La genética, según la cual cada individuo tiene una fase de crecimiento del ciclo capilar diferente.

– Afecciones inflamatorias como psoriasis, dermatitis seborreica o infecciones fúngicas.

– El uso de herramientas de peinado y calor constante, como los secadores, que debilitar el cabello.

– Tener problemas de tiroides, ya sea hipotiroidismo o hipertiroidismo.

Publicidad

– La falta de horas de sueño, ya que es el momento en que se renuevan las células por la noche.

– Una mala elección de cosméticos capilares: hay que invertir en buenos shampoos y aceites, acondicionadores nutritivos o mascarillas libres de químicos y tensioactivos que eviten llegar a una dermatitis o un debilitamiento progresivo.

Y si además se te cae, tené en cuenta que en otoño e invierno la caída se acentúa, una etapa que va de cuatro a seis semanas en la que luego vuelve a la normalidad. Observá si la densidad capilar baja demasiado con los años, o si todo sigue igual. Comprobalo pasando los dedos entre el pelo y apretando desde el cuero cabelludo hasta las puntas, para después repetir la operación sobre toda la cabeza. Si hay menos de diez pelos, todo está en orden, más de diez estás empezando el proceso de caída y más de 15 estás en el momento crítico y hay que tratarlo.

Lo mejor es intervenir lo antes posible, con algún tratamiento anticaída con aminexil. Tenés que saber qué shampoo es el más indicado para tu tipo, que no irrite, pique o si es graso o más seco, y en función a esto, también cuántas veces lavarlo. Además, una correcta alimentación rica en zinc, vitamina B12, frutos secos como almendras o nueces o los betacarotenos de las zanahorias, calabaza, etc… puede ayudar a su cuidado y regeneración.

Publicidad

Se recomiendan aquellos shampoos que no tengan sulfatos ya que son irritantes, responsables de que la coloración sea menos duradera, alteran la secreción de sebo y eso genera más caspa y picor. Ante cualquier duda, consultá con un dermatólogo para que evalúe tu caso.

Fuente: Style lovely

Continuar leyendo

Salud

Cómo elegir la ropa adecuada para tus hijos según la temporada

Algunos aspectos a tener en cuenta

Cuando se trata de elegir la ropa adecuada de tu hijo para la temporada, la comodidad y la seguridad deben ser las principales prioridades. A continuación, cuál sería la mejor en cada situación.

Día soleados

En días soleados y cálidos deben usar ropa fina y de colores claros. Se prefiere el algodón porque es más fresco, resistente, cómodo y muy absorbente. La ropa de lino también es adecuada para el calor porque es fresca y cómoda. La mayoría llevan sandalias y también se recomienda una gorra para el sol y aplicarle un protector solar correspondiente a su edad cuando esté expuesto a los rayos ya que tienen la piel más sensible.

Clima nublado y ventoso

Publicidad

Sweaters finos y ropa holgada, vestidos, camisetas y shorts cómodos, para poder jugar. Las chaquetas finas, poleras y las bufandas también son adecuadas. La ropa de dormir debe estar hecha de materiales livianos y cómodos para que el cuerpo respire durante la noche.

Cuando llueve

En general, se recomienda ropa gruesa y cómoda. Deben usar encima una campera o blusa más gruesa, si llueve por períodos prolongados, se recomienda usar botas para que el agua no llegue a los pies.

En invierno

Publicidad

Se recomienda usar ropa gruesa como camperas y medias más gruesos que en la estación cálida. Se recomiendan tres capas de ropa, por ejemplo, la primera, que se debe usar debajo, puede ser de poliéster, la capa intermedia de vellón y encima ropa de nailon.

Fuente: Tips de madre

Continuar leyendo

Salud

Tips para preparar viandas ricas y saludables para la colonia de tus hijos

Consejos para preparar platos variados y sanos para que lleven a todos lados

Preparar la comida que se va a consumir fuera de casa requiere de algunas cuestiones de higiene alimentaria, refrigeración y nutrición. Para preparar unas viandas ricas, variadas y saludables, seguí estos consejos.

– Armá una vianda práctica de transportar y en recipientes aptos para calentar y comer.

– Asegurate que tu hijo pueda abrir los contenedores de los alimentos con facilidad.

– Incluí cubiertos, si fuera necesario, y servilletas.

Publicidad

– Al cocinar no mezcles lo crudo con lo cocido para prevenir posibles intoxicaciones alimentarias.

– Respetá la cadena de frío en carnes rojas, pollo, pescado, fiambres y lácteos para preservar su calidad.

– Guardá la vianda en la heladera hasta último momento, y que los chicos la lleven fría al colegio con bloques congelados o cubitos. Si es para pasar el día en un picnic, transportá los alimentos dentro de refrigeradoras donde quepa suficiente cantidad de hielo.

– Poné énfasis en combinar alimentos coloridos y de texturas atractivas.

Publicidad

– Incluí alimentos de todos los grupos, de origen animal y vegetal.

– Agregá poca mayonesa y otros aderezos comunes. Si vas a incluirlos, usá los sobrecitos individuales.

– Disminuí la cantidad de grasas (salchichas, snacks), azúcares (galletitas, alfajores) y bebidas artificiales (gaseosas o jugos comunes). Optá por daditos de carnes magras (rojas o pollo), frutas enteras o ensalada de frutas en un vaso hermético con tapa y bebidas sin azúcares o agua.

– Elegí alimentos de consumo cotidiano. No pretendas que pruebe algo en una vianda si nunca quiso hacerlo antes.

Publicidad

Algunas ideas:

1) Arroz con atún + banana

2) Sándwich de queso, pollo o carne, con lechuga y tomate + uvas

3) Tarta de calabaza y choclo + frutillas + jugo de naranja

Publicidad

4) Milanesa con tomate rebanado al medio + flan de vainilla

5) Pechuga de pollo al horno + ensalada de zanahoria y choclo + manzana al horno

6) Sándwich con rodajas de pollo o de carne (peceto o lomo bien cocido, milanesa al horno) + huevo + tomate, lechuga o algún otro vegetal + 1 fruta o yogur bebible o barrita de cereal

Para beber: agua mineral, gaseosas light o jugos light.

Publicidad

Fuente: Dr. Cormillot

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR