Seguinos en nuestras redes

Economía

Dólares “cabeza chica”: cómo utilizarlos sin que pierdan valor

Si bien son rechazados en algunas transacciones de compra venta, existen dos formas de darles uso para evitar guardarlos por tiempo indeterminado.

Las operaciones que se realizan en dólares en la Argentina hace tiempo que se muestran reacias frente a una divisa en particular luego de que comenzaran a circular rumores ante una posible pérdida de valor.

Se trata de los dólares conocidos como “cara o cabeza chica”. Concretamente, son los billetes de US$100 emitidos entre 1914 hasta 1996 y que en el centro del mismo aparece una pequeña efigie de Benjamin Franklin dentro de un marco ovalado.

Cabe recordar que desde mediados de la década del noventa hasta el año 2003 se emitieron otra serie de dólares conocidos como “cara o cabeza grande”. En estos, los retratos ocupan un mayor porcentaje del billete y el marco ovalado llega hasta los márgenes del mismo.

Por otro lado, desde 2004 hasta la actualidad se emitieron aquellos que son apodados de manera informal como “los azules”, porque los de US$100 están atravesados por una banda de seguridad de ese color.

Desde hace varios años, los rumores en torno a una presunta invalidez de los billetes “cabeza chica” conllevaron a un sin fin de quejas de aquellas personas que tienen en su poder esta variante de la divisa norteamericana y que les es imposible su uso para algunas transacciones.

Al respecto, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), la entidad monetaria central del país norteamericano, aseguró en su página oficial que “toda moneda estadounidense sigue siendo de curso legal, independientemente de cuándo se haya emitido”. De esta forma, los billetes “cabeza chica” son de circulación legal.

Qué pasos a seguir para darle uso a los dólares “cabeza chica”

No obstante, y frente a la marcada postura de algunos de no aceptarlos, existen dos formas de operar o cambiar este tipo de billetes sin que pierda su valor y/o permanezcan guardados por tiempo indeterminado.

Una de las opciones es depositarlos y retirar nuevamente. Las entidades bancarias no hacen distinción entre dólares “cabeza chica” o “cabeza grande”. De esta manera, quienes tengan una cuenta en moneda extranjera, pueden depositar los billetes “cabeza chica” en el banco y, más tarde, hacer un retiro en dólares, con la esperanza de que se entreguen “cabeza grande”.

La otra de las variantes es aprovechar un viaje al exterior donde se acepten los billetes. Un ejemplo es Estados Unidos, que sí toma a su valor completo y no rechaza los “cabeza chica”.

TE PUEDE INTERESAR