Seguinos en nuestras redes

Política

El Gobierno gastó tres mil millones de pesos en canastas navideñas para organizaciones sociales

El ministerio de Desarrollo Social comenzó a adquirir los productos en agosto, para intentar calmar a los sectores de mayor conflictividad de cara a diciembre.

En medio de la crisis económica y política que sacude al Gobierno nacional, que desembocó en cambios en el gabinete, se conoció que el ministerio de Desarrollo Social, lleva gastados casi 3 mil millones de pesos en alimentos para armar canastas navideñas destinadas a personas en situación de vulnerabilidad.

Las compras fueron realizadas durante la gestión de Juan Zabaleta, ahora apartado de la cartera social, y comenzaron en el mes de agosto pasado, en medio de la escalada de protestas y acampes por parte de las organizaciones sociales que reclaman más alimentos para los comedores y planes sociales.

Con la intención de apaciguar las protestas, de cara a enfrentar un mes de diciembre, entre ajuste, recortes de partidas presupuestarias y aumentos constantes, la cartera a cargo de Zabaleta, buscaba una ofrenda de paz, para con los movimientos sociales.

Hasta el momento, fueron aprobadas tres licitaciones: una de 1.535.180.000 de pesos en mezcla de frutas secas, desecadas y/o semillas. Otra por unos 490.560.000 de pesos en postre a base de pasta de maní, con caramelo aireado y con clara de huevo. Y la última por 787.992.000 pesos en pasas de uva sin semillas, según consigna Noticias Argentinas.

Las adquisiciones, que en total suman 2.813.732.000 de pesos, fueron hechas con el objetivo de integrar la canasta navideña ordenada por la Dirección Nacional de Seguridad Alimentaria, dentro de la órbita de la cartera que a partir de este jueves está en manos de Victoria Tolosa Paz.

Según funcionarios de la gestión anterior, el conjunto de alimentos a ser entregados en diciembre estará destinado a “atender a la población en situación de vulnerabilidad durante la celebración de las próximas fiestas de fin de año”.

 

En tanto, se espera que para las próximas, se concluya con el procedimiento administrativo para la compra de pan dulces, budines, garrapiñadas, maní con chocolate y maní tostado, en un total de dos millones de unidades.

En un contexto de elevada inflación y crisis económica, los movimientos sociales reclaman al Gobierno un bono de fin de año para paliar la pérdida de poder adquisitivo, además de nuevas partidas de planes Potenciar Trabajo, y una mayor asistencia alimentaria para los comedores comunitarios, que según refieren, cada vez albergan a más personas.

Ante este panorama, el desembarco de Tolosa Paz, se enfrenta a un gran desafió: mantener la calma entre las agrupaciones oficialistas y de Izquierda para intentar que el final del año sea lo más tranquilo posible en materia social.

TE PUEDE INTERESAR