Seguinos en nuestras redes

Judiciales

El principio de reserva de ley en relación a la libertad personal

Nicolás Fernández analiza el fallo de la CIDH Fernández Prieto y Tumbeiro Vs Argentina

A manera de introito es destacable reflejar que se han ido transformando las soberanías jurídicas de los Estados, en tanto se han ido abriendo al menos instancias de interpretación a las exigencias de instrumentos internacionales de derechos humanos, que se valen de principios, reglas y valores que garantizan a las personas individuales frente al poder político local.

En este sentido, con la firma de los sucesivos tratados internacionales se ha ido forjando la idea de una instancia de al menos observación supranacional. En esa línea, la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha establecido lo que denomina “control de convencionalidad”, en virtud del cual es obligación de las instancias judiciales del orden nacional determinar la congruencia de la legislación y las decisiones tomadas con fundamente en este mismo control enunciado.

Asimismo, conforme lo enunciara Boggiano en el fallo Arancibia, “Los estados y entre ellos la Argentina han reducido grandemente el ámbito de su respectiva jurisdicción interna por vía de acuerdo con muchos tratados y declaraciones sobre derechos humanos y participando en la formación de un delineado cuerpo de derecho consuetudinario internacional sobre derechos humanos”

Como enfatizamos supra, analizaremos la exigencia mencionada ut supra, en relación a la restricción del derecho a la libertad personal. En ese sentido es imperioso advertir que la Convención Americana de Derechos Humanos la regula en su art. 7.

Publicidad

Como primera medida es importante señalar que el derecho a la libertad comprende la facultad de realizar los comportamientos corporales vinculados con la actividad física que se expresan normalmente con el movimiento del cuerpo sin limitaciones o restricciones impuestas por terceros (Corte Interamericana de Derechos Humanos Caso Chaparro Álvarez y Lapo Iniguez). En un mismo sentido, la misma Corte ha señalada que a los efectos del articulo 7.2 de la Convención Americana de Derechos Humanos, una detención, sea por un breve periodo, una “demora”, así sea con meros fines de identificación, constituyen formas de privación a la libertad física (Fleury y otros Vs. Haití).

Con referencia a la exigencia de reserva de ley, por imperativo del art. 7.2 “Nadie puede ser privado de su libertad física, salvo por las causas y en las condiciones fijadas de antemano por las Constituciones Políticas de los Estados Partes o por las leyes dictadas conforme a ellas.” Con estas aclaraciones, pasaremos a analizar al principio enunciado en aras al fallo Fernandez Prieto y Tumbeiro Vs Argentina en su sentencia del 01 de septiembre del 2020.

En ese sentido el principio de reserva de ley también prohíbe la detención que se funde en causas y condiciones establecidas en la ley que se hallen ausentes en el caso concreto, asi como también cualquier privación de la libertad producida a partir de una deficiente interpretación de la norma jurídica que las prevea (Palmara Iribarne Vs. Chile).

Asimismo, la Corte Interamericana de Derechos Humanos señalo que cualquier requisito establecido en la ley que no sea cumplido al privar a una persona de su libertad, originara que tal restricción sea ilegal y contraria a la CIDH (Garcia Asto y Ramírez Rojas Vs. Perú).

Publicidad

Pues bien, volviendo al fallo que nos compete, el 1 de septiembre de 2020, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, dicto sentencia determinando la responsabilidad internacional de la Republica Argentina, por las violaciones de los arts. 7 (derecho a la libertad personal), 8 (garantías judiciales), 11 (protección de la honra y de la dignidad) y 25.1 (protección judicial) de la Convención Americana de Derechos Humanos.

Dicho caso se correspondió con dos premisas distintas de restricción de derechos por el accionar de la policía; la interceptación y registro de un automóvil por parte de la Policía de la Provincia de Buenos Aires en la ciudad de Mar del Plata en 1992, y la detención con fines de identificación y posterior requisa del señor Tumbeiro por parte de la Policía Federal Argentina en 1998.

Pues bien, El 26 de mayo de 1992, un inspector y dos sargentos que se encontraban recorriendo la jurisdicción, divisaron un automóvil, en una zona casi despoblada de la ciudad de Mar del Plata, advirtiendo que los tres hombres dentro del automóvil contenían una “actitud sospechosa”. Razón por la cual, procedieron a interceptar el vehículo, requisándolo y encontrando tanto estupefacientes como también armas de fuego. Los sujetos, entre los cuales se encontraba el señor Fernandez Pietro, fueron condenados por el delito de trafico de estupefacientes.

En otro hecho, el 15 de enero de 1998, el señor Tumbeiro fue interceptado por agentes de la Policía Federal Argentina “con fines de identificación”. Dichos agentes manifestaron que al notarlo “sumamente nervioso”, lo “invitaron a subir” al patrullero hasta tanto se comprobara su identidad. Seguidamente, mientras esperaban la comprobación de antecedentes penales, uno de los agentes diviso que el señor Tumbeiro portaba dentro de un diario una sustancia que parecía resultar cocaína, con lo cual, previo requerir la presencia de testigos, procedieron a su detención. Pues bien, según la versión de dichos agentes, la actitud del señor Tumbeiro “resultaba sospechosa” porque “su vestimenta era inusual para la zona”.

Publicidad

Lo primero y llamativo para enunciar es que este fallo se expide justamente sobre detenciones que se dieron en una situación de normalidad jurídica en el país. En otros fallos también de la CIDH, por supuesto ya se habían analizado estas cuestiones, pero siempre en torno a cuestiones de índole anormal de las instituciones, situaciones en las cuales se palpaba de manera manifiesta su arbitrariedad y su encuadramiento dentro de las limitaciones a la libertad personal.

Este fallo establece de manera contundente que tanto para la situación de detención en flagrancia como en la requisa están involucrados aspectos que hacen a la libertad personal. No contempla per se la posibilidad de afectación mínima de la libertad, sino que afectan claramente y de manera absoluta a la libertad personal.

En ese sentido en el fallo interesa respecto al principio de reserva de ley en cuanto estipula la necesidad al referirse a las injerencias de legalidad de las detenciones, que justamente las detenciones estén previstas por ley, que dicha ley fije los casos y condiciones particulares para que esta prospere, y como tercer estamento, que dicha ley sea clara y de calidad o grado de determinación a los efectos de un buen entendimiento y que no se tergiverse su aplicación; presupuestos estos que no se dieron en los casos según la Corte IDH violentando el principio enunciado.

Asimismo, determina esta Corte, que a los efectos de una detención legitima es importante analizar la necesidad de datos suficientes capaces de satisfacer un observador objetivo, como parámetro para establecer el estándar de sospecha. Ergo, las referencias a actitud sospechosa, nerviosismo, intuición policial y vestimenta inadecuada, no proceden y tornan ilegitima la detención.

Publicidad

Ahora bien, independientemente de lo enunciado precedentemente, que en algunos aspectos hasta puede rozar lo discriminatorio y así lo hace ver la CIDH, lo verdaderamente relevante y que determina la Corte es que se infringe la legalidad propiamente dicha, por tanto, que los supuestos enunciados no eran compatibles con las letras de los códigos vigentes en ese momento.

Por otro lado, la Corte también critica la calidad de las normas internas argentinas en cuanto a lo concerniente a las detenciones privativas de la libertad y las requisas enunciando que las mismas no serian satisfactorias. No resulta muy claro en este sentido y quizá se entiende que lo que pretende esbozar es que no están suficientemente aclarados los supuestos. En los supuestos de las requisas, la Corte también dictamina que los códigos internos no definen la “urgencia” que posibilita al funcionario policial sin la orden judicial a proceder.

Pues bien, como una critica a dicho fallo, quizá no resultaría posible detallar minuciosamente y prever todos los supuestos posibles que se podrían subsumir a los posibles casos que pudiesen surgir.

Ahora bien, con respecto a la normativa aplicable del caso en ese contexto histórico, en relación al señor Fernandez Pietro, la Corte noto que el art. 4 del Código de Procedimientos en lo Criminal, vigente en la época que fue detenido, disponía que: “El jefe de la Policía de la Capital y sus agentes tienen el deber de detener a las personas que sorprendan in fraganti delito y a aquellas contra quienes hayan indicios vehementes o semivehementes o semiplena prueba de culpabilidad, debiendo ponerlas inmediatamente a disposición del juez competente”. Al examinar los hechos, la CIDH considero que la presunta “actitud sospechosa” que motivo la interceptación del vehículo no era un presupuesto asimilable a la fragancia o bien un posible indicio vehemente o semiprueba de culpabilidad, y por lo tanto no era un supuesto previsto por el Código de Procedimientos en lo Criminal.

Publicidad

En un sentido asimilable al anterior, con respecto a la detención del señor Tumbeiro, el Código Procesal Penal de la Nación, establecía en su articulo 284 que “los funcionarios y auxiliares de la policía tienen el deber de detener, aun sin orden judicial a quien intentare un delito de acción publica reprimido con pena privativa de la libertad, en el momento de disponerse a cometerlo; a quien se fugare, estando legalmente detenido; de manera excepcional, contra quien hubiere indicios vehementes de culpabilidad y exista peligro inminente de fuga o de serio entorpecimiento de la investigación y al solo efecto de conducirlo ante el juez competente de inmediato para que resuelva su detención; y por ultimo quien sea sorprendido en flagrancia en la comisión de un delito de acción publica reprimido con pena privativa de libertad”.

Pues bien, la CIDH considero que ninguna de las razones que dio la policía para detener al señor Tumbeiro y solicitarle su identificación constituían en si mismas, o en conjunto, hechos o informaciones suficientes y concretas que permitieran a un observador razonable inferir objetivamente que probablemente había cometido o estado por cometer una infracción penal o contravencional. Aquí notamos como la CIDH hace suyas las palabras del Tribunal Europea de Derechos Humanos, desterrando, pareciera, como se enfatizo ut supra, la idea de calificativos como actitud sospechosa, vestimenta inadecuada y/o intuición policía.

Otra critica que se le podría esbozar al fallo es que no hace ninguna mención al argumento de la requisa por motivo de seguridad del funcionario policial, argumento que había sido mencionado en el proceso judicial interno y que tomaba como referencia el fallo Terry Vs. Ohio de la Corte Suprema de los Estados Unidos de América.

Por lo tanto, a modo de colofón, se podría interpretar entonces que hasta que los códigos internos no prevean estos casos y condiciones en sus cuerpos, se debería intuir que no es un caso previsto por la ley y por lo tanto ilegitimo por contario al principio de reserva de ley conforme lo plantea el art. 7.2. de la Convención Americana de Derechos Humanos.

Publicidad

Judiciales

Los padres de Fernando Báez Sosa hablaron a un mes del juicio: “Seguimos como el primer día”

Silvino Báez y Graciela Sosa aguardan por el proceso judicial que enfrentarán los rugbiers acusados de asesinar a su hijo.

A un mes de iniciarse el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, acontecido el 18 de enero del 2020 a la salida de un boliche en Villa Gesell, sus padres volvieron a manifestarse públicamente en medio del dolor que los aqueja desde hace casi tres años.

“Estamos pensando día y noche en eso. Esperamos una condena ejemplar porque nosotros ya estamos condenados a ser infelices para siempre”, sostuvieron Silvino Báez y Graciela Sosa en diálogo con Infobae.

Sobre la instancia de juicio oral que se desarrollará el próximo 2 de enero del 2023 y que tendrá en el banquillo de los acusados a los rugbiers que asesinaron a golpes al joven manifestaron: “No va a ser un juicio fácil porque desde que pasó lo que pasó, nosotros seguimos como el primer día“.

En ese sentido, Silvino agregó: “Todo nos cuesta. Todo es difícil. Todo es doloroso. A medida que se acerca la fecha crece la expectativa, pero también los nervios”.

Publicidad

Fernando Báez Sosa

La madre de Fernando comentó que empezó a asistir a RENACER, un grupo de apoyo integrado por padres que perdieron a sus hijos. “Se aproxima el juicio y voy decayendo anímicamente. Tuve que buscar asistencia. Ahora estoy yendo a un grupo de padres que también perdió a sus hijos, a ver si encuentro un poco de calma”.

Sobre cómo impactará el fallo del tribunal, concluyeron: “Esperemos que la resolución de los jueces nos dé un poco de paz”.

Al momento, se desconoce si Máximo Thomsen, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Ayrton Viollaz, Blas Cinalli, Luciano, Lucas y Ciro Pertossi, los acusados de asesinar a golpes a Fernando, estarán presentes en la sala o enfrentarán el proceso vía Zoom desde la Alcaldía N°3 de Melchor Romero.

Continuar leyendo

Judiciales

Crimen de María Marta García Belsunce: absolvieron a Nicolás Pachelo

El fallo fue por mayoría y deja el crimen impune

En medio de los gritos e insultos de familiares, Nicolás Pachelo fue absuelto por el homicidio de María Marta García Belsunce que ya tiene más de 20 años y quedará impune.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 4 de San Isidro lo resolvió por mayoría con los votos de los jueces Osvaldo Rossi y Esteban Andrejin. En disidencia votó Federico Ecke que consideró que debía ser condenado.

Conocida la resolución del tribunal, familiares y amigos de María Marta expresaron su bronca contra Pachelo y los jueces: “¡Qué vergüenza! Falta de respeto. A María Marta la acaban de matar de vuelta. Y vos (por Pachelo) te vas a morir en la cárcel”.

El Ministerio Público, representando por los fiscales Patricio Ferrari, Federico González y Andrés Quintana, adelantó que apelará el fallo absolutorio. Hace un mes, la fiscalía había hecho un pedido de prisión perpetua para Nicolás Pachelo

Publicidad

María Marta García Belsunce murió el 27 de octubre de 2002. La socióloga y presidenta de Missing Children Argentina fue hallada muerta en su bañera y recién 35 días después de muerte el fiscal Diego Molina Pico ordenó una pericia que reveló que tenía cinco disparos en la cabeza.

Continuar leyendo

Judiciales

Juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa: los rugbiers podrían recibir perpetua

A partir del 2 de enero enfrentarán el proceso oral, que tendrá más de 130 testigos. Se les imputa “homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas”

Se viene el juicio de los ocho rugbiers por el asesinato de Fernando Báez Sosa. El joven fue atacado a golpes a la salida de un boliche de la ciudad de Villa Gesell en enero del año 2020.

Podrían ser condenados a perpetua. El evento comenzará el mes que viene en la ciudad de Dolores.

Se prevé una serie de audiencias que se desarrollarán entre el 2 y el 31 de enero de 2023 en el Tribunal en lo Criminal N°1.

Fernando Báez Sosa

El delito que se les imputa es el de “homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas”.

También por “lesiones leves” sufridas por amigos de Báez Sosa, que estaban junto a él la madrugada del asesinato.

Publicidad

Detalles a considerar: como en todo proceso, los acusados deben estar presentes pero todavía no se sabe bajo qué modalidad.

Caso García Belsunce: estalló la polémica por la supuesta filtración del veredicto de la causa

Podrían conectarse desde el penal de Melchor Romero, en La Plata, para seguir las audiencias por Zoom.

Publicidad
Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR