Seguinos en nuestras redes

Educación

Polémica por un instructivo para discutir el ataque sobre Cristina Kirchner en las aulas

Lo armó el ministerio de Educación de Axel Kicillof. “Yo odio, tu odias, él dispara”, sostiene el manual. El documento también fue duramente cuestionado por legisladores nacionales y provinciales de Juntos por el Cambio

Surgió la polémica en la provincia de Buenos Aires: la Dirección General de Cultura y Educación propone debatir a los docentes bonaerenses el ataque a la vicepresidenta Cristina Kirchner desde la óptica del “discurso del odio” que busca instaurar nuevamente el kirchnerismo.

“Yo odio. Tu odias. El odia. Nosotros odiamos. Vosotros odiais. El gatilla”. El mensaje, acompañada de una viñeta (del dibujante Miguel Rep) en blanco y negro (incluye dibujos de figuritas humanas en negro y una pistola que dispara), es parte de un documento elaborado con el título de “Pensar y vivir la democracia”.

El escrito fue redactado por la jefatura de la Región Educativa 25 que incluye a los partidos de Bolivar, Azul, Olavarría y Tapalqué.

Publicidad

En el instructivo se sugiere armar círculos con las y los estudiantes en el aula, para fomentar el debate cara a cara y en situación de igualdad.

Una vez en ronda, el texto propone el análisis de la viñeta del dibujante Rep con las frases conjugadas sobre el odio, que termina con “él gatilla”, una alusión al atacante de Cristina Kirchner que gatilló un arma. Luego de la lectura se propone que los alumnos opinen: “¿Qué relación encuentran con lo sucedido en la noche del jueves 1/9/2022?”, en referencia al momento de la agresión contra la vicepresidenta, en el barrio porteño de Recoleta.

A continuación se sugiere reflexionar sobre “¿Qué es un MAGNICIDIO? E informar que “el magnicidio es el asesinato de una persona con un cargo importante, usualmente una figura política o religiosa. El magnicida suele tener una motivación ideológica o política, y la intención de provocar una crisis política o eliminar un adversario que considera un obstáculo para llevar a cabo sus planes”.

Café para todos: Kicillof gastará $ 7.519.650 en “máquinas automáticas de bebidas calientes”

Publicidad

Luego se propone una lectura sobre una nota sobre intentos de magnicidio en la historia argentina publicada en el diario Página 12.

Bajo la consigna de “los discursos de odio son expresiones que generan un clima de intolerancia que promueve la discriminación, la hostilidad y la violencia. Es importante recordar los derechos esenciales para las infancias y las adolescencias: a una vida libre de violencia, acoso y abuso, al derecho al uso de internet, a relacionarse con pares y al derecho a la información se propone como actividad a los alumnos reflexionar sobre ¿En qué medida se reconocen víctimas de discursos de odio? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Por qué medio?

Exclusivo | Sin “recorte”: el Gobierno gastará 20 millones de pesos en “elementos de peluquería”

Por último, se propone también a los alumnos opinar sobre: ¿Qué lugar creen que ocupan los medios de comunicación en la generación y sostenimiento de estos discursos de odio?

Publicidad

Respuesta oficial

“Estamos convencidos que no puede haber silencio pedagógico frente a hechos como el ataque contra la vicepresidenta, Cristina Kirchner, que atentan contra el sistema de valores democrático”, dijeron al diario Clarín fuentes de la Dirección de Escuelas de la Provincia.

El documento también fue duramente cuestionado por legisladores nacionales y provinciales de Juntos por el Cambio.

“Vemos con alarma expresiones, tanto de las máximas autoridades educativas provinciales como de la agrupación político-sindical que domina la estructura de la Dirección General de Cultura y Educación, asociando directa y aviesamente los supuestos discursos de odio con figuras de la oposición y sus espacios políticos, con los medios de comunicación críticos, con la justicia. Una bajada de línea perfectamente articulada con el discurso elegido por el kirchnerismo”, opinaron desde la oposición.

Publicidad

Educación

Denuncian aprietes contra alumnos que no apoyan las tomas de escuelas porteñas

Estudiantes que votaron en contra de la medida reciben inultos y amenazas por pensar distinto.

En medio del conflicto por las tomas de los colegios porteños, por distintas razones, que más que nada tienen un componente político, alumnos denuncian que son amenazados e insultados por oponerse a las medidas de fuerza. Ese es el caso de Constanza, una alumna del Colegio Lengüitas, que junto a su madre Paola Galgani, relatan lo que viven por estar en contra de la toma.

Mi hija me contó que sus compañeros politizados la maltrataron, la apretaron e insultaron por pensar distinto, por no adherir a la toma de la escuela, y lo que es más triste y llamativo es la bajada de línea de varios docentes quienes no sólo alientan a la toma sino que permiten volver loco al que no esté de acuerdo”, comenta la mujer.

El Lengüitas, que cuenta con unos dos mil alumnos, repartidos en sus tres niveles: inicial, primario, secundario y terciario, es una de las 12 instituciones educativas de la Ciudad de Buenos Aires que se sumaron a la ola de protestas, que comenzó en el Colegio Mariano Acosta, hace unos días.

“El viernes pasado se votó por los pasos a seguir y el resultado fue 302 a favor de la toma, 195 en contra y 80 y algo votaron en blanco o se abstuvieron. Yo voté que por el no, pero soy una minoría en mi curso, donde el 80 por ciento de los alumnos es kirchnerista. Yo no me siento escuchada, ni representada. Algo parecido sucede con un compañero, Franco, que es anti-K, que no se calla nada, pero lo estigmatizan”, explica Constanza.

Publicidad

El escenario que dejar ver la estudiante, es el que se viene revelando en los últimos días con las conexiones entre las medidas de fuerza y la agrupación política La Cámpora Secundarios, una ramificación de la organización que conduce Máximo Kirchner a nivel nacional.

Yo rechacé la toma porque la verdad es que no advierto los problemas graves que dicen que hay. Esto de las viandas o las pasantías, no lo veo como motivos para tomar semejante decisión. Tenés canastos con barras de cereal y galletitas a disposición, que no son comida, pero en mi colegio no hay hambre”, manifiesta la alumna de bachiller que expone la movida política detrás de las protestas.

Por su parte, Paola que como madre conoce la situación de  la escuela a la que concurre su hija, explica que, “en el Lengüitas nadie tiene hambre. Nadie. Por un lado, el 95 por ciento de las familias tienen un poder adquisitivo de medio para arriba. Por otro, entrar a este colegio no es nada sencillo, al contrario”.

“Mi hija se tuvo que preparar en inglés durante un año. Lo mismo que los demás. Está más que claro que esto es ciento por ciento político, ¿o me vas a decir que en el Gran Buenos Aires las escuelas están mejor?”, deduce la mujer muy preocupada por como seguirá la educación de su hija.

Publicidad

Mientras el conflicto siga en pie, Constanza reflexiona: “No sé cómo va a seguir esto, me inquieta, sólo espero que se pueda volver la semana que viene. Yo quiero seguir estudiando, recuperar lo que se perdió en la pandemia y pese a la politización del colegio yo elijo seguir yendo al Lengüitas, no quiero cambiarme”.

En tanto, su madre relata que los ataques son continuos, insultos, agresiones, desunión, entre padres, docentes y alumnos, por pensar distinto, por estar en contra de una medida extrema que perjudica a chicos y adultos.

“Se ha perdido todo el respeto hacia la autoridad. El viernes pasado vino la rectora del Lengüitas a hablarnos sobre la decisión que implicaba la toma del colegio y cuando notificó que iban a pasarnos las faltas, la interrumpieron, no la dejaron hablar, la insultaron, le gritaron y se tuvo que retirar entre lágrimas. Cómo han cambiado los valores, ¡adónde hemos llegado!”, resalta la adolecente mostrando el nivel de violencia que se genera.

Además, destaca que “se apropian del colegio para ver el partido de la selección, para hacer un asado, tomar clases de yoga. Hay más clima de joda, que otra cosa. Y, oh casualidad, justo esta semana en mi curso teníamos tres pruebas de matemática, química y geografía”.

Publicidad

 

 

Continuar leyendo

Educación

Toma del colegio Carlos Pellegrini: alumnos pusieron un candado al portón de ingreso

La presidenta del centro de estudiantes del emblemático establecimiento sostuvo que las autoridades deben retirarse del lugar cada vez que ellos adoptan una protesta de ese tipo

El centro de estudiantes de la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini (CECaP), decidieron tomar el colegio y pasar la noche dentro del establecimiento sin dejar que entre ni salga nadie. Con ese objetivo, los jóvenes pusieron un candado al portón de ingreso.

Micaela Gûera de Souza, titular CECaP y estudiante de 5to año de la institución, explicó que cuando los alumnos deciden tomar el edificio, “todas las autoridades deben retirarse”.

“En el Pelle (SIC) tenemos un portón que se cierra con un candado y lo suelen tener los trabajadores no docentes. Al no contar con eso y por una cuestión de seguridad, nosotros compramos y tenemos uno propio, porque de noche no se puede salir del colegio”, expresó.

Micaela Güera de Souza, presidenta del Centro de Estudiantes de la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini

“No puede entrar ninguna autoridad y ningún adulto sin previo aviso. Es una decisión nuestra, nosotros los invitamos a entrar. Si no, nadie puede. La medida de fuerza es sin autoridades, tomada por y para les estudiantes”, reiteró de Souza, consigna Noticias Argentinas.

El vínculo entre La Cámpora y el Centro de Estudiantes que tomó el Mariano Acosta

Publicidad

El motivo de la toma, según indicaron los estudiantes, fue para “solidarizarse” con las protestas que llevan adelante los otros colegios contra el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Continuar leyendo

Educación

Levantaron la toma en el colegio Mariano Acosta, pero aseguran que seguirá la protesta

La medida de fuerza llevada adelante por los alumnos había comenzado el viernes. La Ciudad había advertido que denunciará penalmente a los padres de los chicos

Después de cuatro días, se levantó la toma del colegio Mariano Acosta, pero aseguran que seguirá la protesta. Así lo confirmaron desde la asamblea, formada por los alumnos que este martes ingresaron a clases.

“Seguimos en asamblea permanente. Estamos levantando porque justamente queremos priorizar las clases. La idea de la toma no es sacar las clases del colegio sino poder visibilizar y seguir discutiendo cuál es el modelo de educación que queremos para en un futuro poder cerrar en algo funcional para todos los sectores”, comentó Carla, representante de los estudiantes.

Además, la joven sostuvo que seguirán “levantando la bandera de la lucha porque los sueños de los pibes no se van a negociar”.

También afirmó que seguirán con las protestas para las mejoras en las viandas “que son todos los días sanguchitos de jamón y queso, o solo queso, y no cumplen con el valor nutricional como nosotros esperamos”, explicó.

Publicidad

“Hay veces que los pibes tienen la única comida en el colegio y no está bueno que todos los días sea la misma y que no llene. Que muchas veces vengan en condiciones nefastas, vencidas o putrefactas y pedimos por favor que aumenten la cantidad porque no llegan ni siquiera para la mitad del estudiantado”, señaló.

El Gobierno de la Ciudad apuntó contra el kirchnerismo por la toma de colegios porteños

Además, comentó que se mantienen en contacto con el resto de las instituciones que mantienen la toma, aunque se espera que en las próximas horas también tomen las mismas medidas.

Publicidad
Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR