Seguinos en nuestras redes

Europa

Incertidumbre en el Vaticano: el Papa volvió a hablar de una renuncia y planteó a un sucesor

El Sumo Pontífice habló de sus problemas de salud y de su futuro en el Vaticano

La edad avanzada del Papa, Francisco I, y los problemas de salud que lo están aquejando con mayor recurrencia, comienzan a alimentar los rumores de una posible renuncia como Sumo Pontífice. Al respecto, Jorge Bergoglio no le esquiva al tema y ya se ha manifestado asegurando que es una decisión que ya frecuenta en su cabeza.

En esta ocasión, al ser consultado sobre la visita del Papa a la Jornada Mundial de la Juventud en Lisboa, Portugal, en 2023, la autoridad religiosa confirmó la presencia, aunque no necesariamente sea él: “El Papa va a ir. O va Francisco o va Juan XXIV, pero va el Papa”. Lo sorpresivo es que también haya nombrado un posible sucesor que, hasta el momento, no existe.

De esta forma, Bergoglio fue consultado directamente por la posibilidad dejar su cargo y aseveró: “No ahora, en el futuro vamos a ver”. En diciembre cumplirá 86 años.

Lo cierto es que no es la primera vez que el Sumo Pontífice coquetea con la posibilidad de renunciar. Meses atrás, en diálogo con la cadena mexicana Televisa, afirmó: “Si llega el momento, renunciaré al ministerio de obispo de Roma y seré obispo emérito de Roma”. Y agregó: “Ahora no, cuando sienta que el Señor me lo pide, sí”.

“Lo que diga el Señor. El Señor puede decir: ´Renuncia´. Es el Señor quien manda. Si yo —esto es una hipótesis— veo que el Señor me dice algo, una inspiración de eso o de lo otro, tengo que discernir para ver qué me pide el Señor. Y puede ser que el Señor quiera mandarme al rincón, es cosa suya, Él es quien manda. Esta creo que es la forma religiosa de vivir de un jesuita: estar en discernimiento espiritual para tomar decisiones, elegir un camino de trabajo, de compromiso también. El discernimiento es la clave en la vocación del jesuita.”

E insistió: “La puerta está abierta, es una opción normal, pero hasta hoy no he llamado a esta puerta, no he dicho: “Iré a esta habitación”. No he sentido pensar en esta posibilidad. Pero eso no significa que pasado mañana no me ponga a pensar, ¿verdad?.

Con los problemas de salud como principal móvil para dar un paso al costado, concluyó: Es cierto que no puedes hacer viajes en este estado, tienes que quizás cambiar un poco tu estilo, disminuir, pagar las deudas de los viajes que te quedan por hacer, reorganizar… Pero el Señor lo dirá. La puerta está abierta, eso es cierto”.

Con información de Clarín

TE PUEDE INTERESAR