Seguinos en nuestras redes

Salud

Cómo cultivar lechuga en tu casa

Consejos para tener tu huerta en casa

La huerta en el hogar para cultivar tus propios vegetales y hortalizas se puede hacer de varias formas y no es necesario contar con mucho espacio. La lechuga, de hecho, puede cultivarse en maceta e incluso sin semillas.

Lo primero es cortar la base de la lechuga, esa raíz se debe de colocar en un recipiente con un poco de agua, la cual se debe de ir reponiendo con el paso de los días, ya que esta parte fresca debe de ir germinando en agua hasta el punto de que comiencen a brotar pequeñas raíces.

La idea es que comience a desarrollar sus primeras raíces en el agua e incluso puede llegar a presentar algunas hojas, posteriormente se puede trasplantar en una maceta o un espacio dentro de ese huerto en casa y así crecer de forma fácil.

Fuente: Mendoza post

Publicidad

Salud

Cuatro nutrientes que mejoran tu humor

Cómo mejorar tu ánimo y tu sistema inmune a través de lo que ingerís

Lo que ingerís influye directamente en tu estado de ánimo. Es por ello que es importante consumir nutrientes que mejoren tu humor y tu sistema inmune. A continuación, cuatro de los que inciden positivamente en tu humor, mejoran la digestión y fortalecen el sistema inmunológico.

Zinc: es un antidepresivo natural y está presente en las carnes, huevos, queso, legumbres, entre otros.

Vitamina D: mejora los niveles de ánimo y se encuentra en lácteos, salmón, atún, yema de huevo, naranja, entre otros.

Omega 3: es antidepresivo natural presente en los pescados grasos, nueces, semillas, entre otros.

Publicidad

Triptófano: se convierte en serotonina y se halla en las carnes, huevo, palta, frutos secos, cacao, entre otros.

Fuente: Super truco

También podés leer: Cinco hábitos nocturnos que podrían motivar el aumento de peso

Publicidad
Continuar leyendo

Salud

Cuatro tipos de alimentos que conviene no freezar

Los motivos por los cuales es aconsejable no congelar o volver a hacerlo una vez descongelado

Es sabido que nunca hay que congelar un alimento que fue previamente descongelado, salvo que sea cocinado y, ahí sí, se puede volver a conservar en el freezer. Pero del resto, conocé los cuatro que es preferible guardarlos en la heladera y evitar que se congelen.

Dependiendo de sus características, algunos pueden dañarse al ser expuestos a la alta humedad y frío de los freezers, e incluso algunos podrían volverse peligrosos para su consumo.

1. Frutas y vegetales. Evitá congelar las frutas y vegetales frescos que tengan un alto contenido de agua (lechuga, pepino, espinaca, acelga, apio, repollo, melón, sandía, manzana), porque al descongelarlos su líquido interior también lo hará y su textura será más bien esponjosa. Los podés usar para cocinar, pero no para comer frescos como en ensaladas.

2. Alimentos cocidos. No conviene que congeles comidas como pasta cocida al dente o arroz a punto, porque cuando los descongeles cambiará su textura y estarán “chiclosos”. Lo mismo con los productos fritos, porque van a quedar esponjosos una vez descongelados. En cuanto a las preparaciones que incluyan algún producto lácteo, como leche o crema, corrés el riesgo de que se separen una vez dentro del freezer.

Publicidad

3. Especias y condimentos. No los congeles y, en cambio, guardalos en un lugar de la cocina protegido de la luz solar, seco y fresco.

4. Carnes. Si bien podés congelar los distintos tipos de carne (vacuna, porcina, aviar, pescados), no se pueden recongelar por las bacterias que podrían incorporar en el proceso mientras cambia su temperatura lo que contaminaría la comida.

Fuente: Cucinare

También podés leer: Alimentos que ayudan a conciliar el sueño

Publicidad
Continuar leyendo

Salud

Bullying en la escuela: algunos signos de alerta

Cuáles son algunas señales de alarma para saber si sufre de acoso escolar

Para detectar el acoso escolar, por empezar es fundamental que los padres conozcan bien a sus hijos para poder detectar los cambios que revelan que pueden estar sufriendo bullying, ya que no siempre expresan sus emociones y vivencias de forma directa.

Las señales de alerta ante este este tipo de situaciones pueden ser:

– Cambios en el comportamiento y el estado de ánimo. El niño se muestra más retraído, triste o bien más agresivo e irascible. Hay que estar atentos si se trata de comportamientos que no mostraba antes.

– Pide continuamente a sus padres que le repongan el material escolar.

Publicidad

– Hay menores que, ante una situación de acoso, comienzan a mostrar más síntomas de tipo psicosomático, como dolor de panza y cabeza, que son más intensos ciertos días de la semana, como los domingos por la tarde.

– Verbaliza que no quiere ir al colegio y se resiste a entrar cuando llega.

– Prestar atención al aislamiento social, especialmente cuando deja de querer estar con sus familiares y amigos de toda la vida. Además de observar cómo se relaciona con sus iguales y si hay cambios en su forma de afrontar las situaciones que se presentan.

– Descenso súbito del rendimiento académico.

Publicidad

– Cambio en sus hábitos saludables, como dejar de practicar actividad física o no querer bañarse.

– Cambios en su sentido de vida, aquello que quiere hacer, sus metas a corto, medio y largo plazo.

Fuente: Cuidate Plus

Publicidad
Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR