Seguinos en nuestras redes

Política

“Si la tocan a Cristina, qué quilombo se va a armar”: el polémico canto en plena asunción del nuevo ministro de Trabajo

Walter Correa reemplazó a Mara Ruiz Malec y se convirtió en el nuevo ministro de Trabajo. Durante la ceremonia, militantes cantaron desde las gradas en defensa de Cristina.

En la asunción del ministro de Trabajo bonaerense, Walter Correa, la audiencia comenzó un canto que dio que hablar: “Che gorilas, che gorilas, no te lo decimos más, si la tocan a Cristina, qué quilombo se va a armar”.

Axel Kicillof, que había convocado a la defensa de la vicepresidenta Cristina Kirchner e incitado a la población a interpretar el “tiempo político” que se está viviendo en los tribunales y en la calle, reaccionó a los cantos con alegría y satisfacción: “Gracias compañeros por defender el modelo y por defender a Cristina”. A su vez, con cierto orgullo, declaró: “Están todas las centrales obreras representadas aquí”. La razón de esa presencia es que el funcionario pertenece a la Corriente Federal de Trabajadores.

Correa actualmente vive en Moreno, donde fue concejal y precandidato a intendente en 2019, además de diputado nacional por Unidad Ciudadana. También tiene su propia agrupación ”13 de abril”, cuyo nombre se vincula con aquel día en 2016 cuando Cristina Kirchner concurrió por primera vez a los tribunales de Comodoro Py, después de abandonar su mandato presidencial.

Una de las partes más aclamadas del evento fue cuando el nuevo ministro expuso las razones de su juramento: “Por Juan Domingo Perón, por Eva Perón, por Néstor Kirchner, por Cristina Kirchner, por los 30 mil detenidos desaparecidos y por los mártires del movimiento obrero, sí juro”. En el momento en el que el funcionario estaba por firmar, se oyó en el auditorio una curiosa apreciación: “¡Por fin un negro!”.

En el cierre de su discurso, Kicillof no pasó por alto la precarización laboral. Entre los casos de trabajadores más vulnerables, citó a los deliverys de aplicaciones y a las empleadas domésticas. Principalmente insistió en la urgencia que radica en que los trabajadores cumplan con los derechos y las obligaciones correspondientes: “Loco, paguen lo que tengan que pagar a sus trabajadores, dénles derechos no son esclavos ni siervos”, declaró.

Antes de finalizar, también vio la oportunidad de diferenciarse y apuntó contra el gobierno de María Eugenia Vidal, denunciando su responsabilidad por la “Gestapo antisindical” de Marcelo Villegas, quien fue su ministro de Trabajo: “Antes también se ocupaban de los trabajadores, pero de espiarlos, perseguirlos y armarles causas judiciales”, agregó.

Los militantes de la audiencia cantaron fervientemente en defensa de la ex presidenta, quien tiene un pedido de 12 años de prisión por asociación ilícita. Para el jefe comunal los cantos en defensa de Cristina parecen contener el gérmen de un potencial nuevo 17 de octubre de 1945. Un gesto que, hasta ahora y en comparación, resulta mínimo y requeriría de un compromiso total de todas las partes del oficialismo.

El propio Correa, por su parte, tendrá que comenzar urgente a gestionar la resolución de su primer compromiso: actualizar los sueldos de 615.000 trabajadores estatales. Si bien en lo que va del año el gobierno provincial aumentó los salarios un 60%, siguen estando un 10% por debajo de la inflación. La aparición del funcionario en el escenario político y su futuro desenvolvimiento mantiene a la Argentina expectante.

TE PUEDE INTERESAR