Seguinos en nuestras redes

Economía

El BCRA compra pocos dólares: cuál es el plan para cumplir con el FMI

El Banco Central ayer compró u$s 20 millones y acumula u$s 140 millones en seis jornadas. Pero está lejos de cumplir meta de reservas con el FMI de septiembre.

A pesar de que se frenó la sangría de reservas, el Banco Central lleva comprados u$s 140 millones en seis jornadas, la meta pactada con el FMI para fin de septiembre es prácticamente imposible de cumplir. 

En la última revisión del organismo internacional se redujo de u$s 4.400 millones a u$s 4.100 millones la acumulación de dólares que debía efectuar el BCRA en el trimestre que cierra el 30 de septiembre pero aún así ese objetivo es poco cumplible a la luz del rojo actual que mantiene del orden de los u$s 700 millones.

Sergio Massa en su exposición ante el Council of the Americas en el Hotel Alvear anticipó que se está avanzando en el “repo” con bancos extranjeros para que aporten dólares de financiamiento al BCRA.

El inconveniente principal que había para esta operación de la que estaban interesados, según el ministro de Economía, un banco de Asia, otro de Europa y otro de los Estados Unidos, es que los títulos que el BCRA tiene en cartera para poner de garantía para el “repo” son AL30 cuando debería contar con bonos globales, de legislación internacional.

Publicidad

El monto igualmente que aportaría esta operación no sería muy alto dada la baja paridad que tienen esos papeles, del 24%. Fuentes del mercado financiero señalaron que la transacción, considerando que se canjean esos papeles por GD30, podría concretarse por hasta u$s 1.500 millones.

Otra fuente para intentar sumar reservas a la que está apuntando el equipo económico pasa por los dólares de los exportadores de cereales y sus líneas de prefinanciamiento.

La Cámara de Exportadores de Cereales señaló el miércoles que ya se están efectuando las primeras operaciones en las que las divisas que obtienen se colocan en NODO, un nuevo instrumento de deuda del BCRA.

Según un reciente informe de Portfolio Personal Inversiones (PPI), el mecanismo podría sumar “u$s 5.000 millones a las liquidaciones habituales de agosto y septiembre” pero luego destaca que las reservas no aumentarán en igual magnitud dado que deben destinarse esos fondos también a las intervenciones en el mercado oficial de cambios.

Publicidad

Como mecanismo para que los productores del campo apuren las liquidaciones, la entidad que preside Miguel Pesce además redujo el ritmo de devaluación del tipo de cambio oficial lo que se sumó a la suba de tasas para los préstamos en pesos dispuesta hace una semana. 

De esta manera, el BCRA está moviendo el dólar oficial a una tasa efectiva del 60% anual mientras que el costo del financiamiento en pesos ahora supera el 85 por ciento.

La mejor señal que podrían recibir los mercados y en definitiva el Banco Central es el ordenamiento rápido de las cuentas públicas. Más allá de reducir los aportes del BCRA al Tesoro y las expectativas de inflación, encarrilaría el acuerdo con el FMI y reduciría las brechas del dólar oficial con las vertientes blue, MEP y el “contado con liqui”.

 Pero hasta el momento, sólo hubo compromisos orales de cumplir con el objetivo de un rojo fiscal primario del 2,5% del PBI mientras que se dispuso un aumento del gasto público mediante el bono a jubilados. El anticipo del pago de Ganancias solicitado a grandes empresas presenta dudas sobre el monto total que se recaudará por esa vía.

Publicidad

Fuentes del BCRA aseguraron ayer que no estiman dificultades en las negociaciones con el FMI en septiembre por la meta de acumulación de reservas. Sí plantean que puede haber tensiones en lo que respecta a la alta brecha cambiaria, del orden del 115%. 

Sería la primera vez que el organismo avala un programa con tan alta diferencia entre el cambio oficial y el informal. Lo mismo ocurre con la diferencia entre la meta acordada del rojo fiscal y el que se proyecta para el 2022. El camino por delante para sacar a la economía de la banquina es largo y sinuoso.

Columna publicada originalmente en El Cronista

Publicidad

Economía

Miguel Pesce pronosticó una baja de la inflación y afirmó que Argentina irá por “el sendero del crecimiento”

El presidente del Banco Central expuso en la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados.

El presidente del Banco Central, Miguel Pesce, se presentó en la Cámara de Diputados para exponer sobre el proyecto del Presupuesto 2023. El funcionario defendió la proyección de una inflación del 60% para el año próximo y negó que vaya a darse una devaluación brusca.

Miguel Pesce expresó: “No esperamos un shock externo como sufrimos en el primer trimestre de 2021 y del 2022. No hay previstas modificaciones bruscas del tipo de cambio que es otro de los elementos que potencia la inflación”. El titular de la autoridad monetaria remarcó: “El sendero que nos queda es el sendero del crecimiento”.

El funcionario señaló en su exposición en la Comisión de Presupuesto: “Todas las señales que se están dando desde el sector externo, desde el sector monetario y los acuerdos con los formadores de precios deberían bajar las expectativas inflacionarias en los próximos años“.

Miguel Pesce afirmó: “Para los que tienen visiones más monetaristas, el año que viene vamos a tener una monetización del déficit que es la menor desde 2015. Por eso creemos que la inflación va a ubicarse en el orden del 60%“.

Por otra parte, el presidente del Banco Central resaltó: “En el primer semestre del año que viene la primera etapa de gasoductos va a estar terminada, vamos a importar menos energía. Eso va a permitir que nuestra economía pueda crecer y eso va a contribuir a controlar la inflación“.

Publicidad
Continuar leyendo

Economía

Dólar hoy: el “blue” operó con racha bajista y cerró a $282

La divisa que opera en el mercado marginal se vendió con un retroceso de dos pesos mientras que el dólar turista se ofreció a $272,35.

En una semana marcada por los feriados, la segunda rueda de octubre cerró para el mercado de cambios con operaciones fluctuantes. El dólar libre, aquel que se ofrece en el mercado paralelo, cerró en las cuevas de la city porteña a 282 pesos.

En lo que va del mes acumula un retroceso de seis pesos o 2,1 por ciento. En ese sentido, la brecha cambiaria con el dólar mayorista que avanzó a $148,58 por unidad se redujo a 89,8 por ciento.

Por su parte, la paridad bursátil de contado con liquidación se estabilizó en los $309 después de haber tocado un piso de $306 al mediodía, y un máximo de $315 por la mañana.

En lo que respecta al dólar “turista”, que percibe un recargo del 30% por el impuesto PAIS más un 45% como percepción por el adelanto del Impuesto a las Ganancias, cerró negociado a a $272,35 y quedó a menos de diez pesos del dólar libre.

Publicidad

El Presidente del BCRA, Miguel Ángel Pesce, habló este martes en la Cámara de Diputados para defender el Presupuesto y descartó una devaluación “brusca” durante el año que viene.

“En un país con 36% de pobreza, el camino de contraer la demanda por recesión tiene consecuencias sobre el tejido social que son muy delicadas. El camino de la apertura económica es imposible de recorrer, porque no cuenta con financiamiento externo. Queda el camino del crecimiento”, detalló.

Luego, desarrolló las previsiones del Gobierno. “No estamos esperando ningún shock externo para 2023, no está previsto ningún salto devaluatorio, allí tenemos dos componentes importantes que afectan la inflación. Y estamos esperando que los aumentos de demanda que se están dando dejen de ser respondidos con precios sino con más producción”.

Y agregó: “Además, para los que tienen visiones más monetaristas, el año que viene vamos a tener una monetización del déficit (emisión monetaria) que es la menor desde 2015. Por eso creemos que la inflación va a ubicarse en el orden del 60%”.

Publicidad

Tras negar una “modificación brusca del tipo de cambio”, Pesce aclaró que la devaluación será “acorde a los niveles de inflación”.

Continuar leyendo

Economía

Desde Wall Street auguran que para 2023 Argentina tendrá una inflación superior a 100%

Contrario al pronóstico de Sergio Massa, que en el Presupuesto proyectó un IPC de alrededor del 60%, desde JPMorgan plantean que será al menos del doble.

El índice de Precios al Consumidor (IPC), es uno de los temas que más reocupa a los argentinos, sobre todo aquellos que ven como cada semana su sueldo se diluye como consecuencia de la fuerte inflación.

Según el economista y jefe de JPMorgan para el Cono Sur, Diego Pereira, el año próximo no vendrá el alivio tan ansiado para os bolsillos de los ciudadanos, ya que desde la prestigiosa consultora internacional, auguran que la inflación en 2023 estará alrededor del 112%.

En sentido contrario, el Gobierno pronostica una desaceleración de los precios de bienes y servicios, como reflejó el ministro de Economía, Sergio Massa, en su proyecto de Presupuesto 2023, que ingresó al Congreso hace unos días, en donde se anuncia que la inflación para el año electoral, estará en el 60%, exactamente la mitad de las estimaciones privadas.

Con una meta difícil de cumplir, de acuerdo a como implementa las políticas económicas el oficialismo, el especialista sostuvo que: “En nuestro escenario base, la inflación cerraría este año rozando el 100%, y llegaría a 112% el año próximo”.

Publicidad

Además, Pereira, auguró que será inevitable una recesión el año que viene teniendo en cuenta la alta inflación y la suba de tasas que implementará el Banco Central en el objetivo de evitar que los pesos vayan a la compra de dólares. “En cuanto a la actividad, esperamos un crecientito del 4.1% para este año, pero el año que viene vemos más probable una contracción del PBI, del -0.6%”, remarcó el experto en estadísticas económicas.

En línea con las declaraciones del representante del gigante de Wall Street, las consultoras privadas nacionales, también aseguran que la inflación para fines de este año, será cercana a las tres cifras, mientras que ven casi imposible, que se desacelere a la mitad para el 2023.

Teniendo en cuenta la tendencia alcista de los productos y sobre todo de los servicios, que el Gobierno pretende descongelar para el próximo año, como las tarifas de luz, gas y agua, además de una fuerte suba impositiva que ya se está gestando, no se ven buenos pronósticos.

En tanto, para el mes de septiembre, las previsiones de la consultora C&T indican que en el Gran Buenos Aires se prevé un aumento superior al 8%. Lo que generará que la variación de los últimos doce meses llegue al 82,8%, la más elevada desde diciembre de 1991.

Publicidad
Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR