Seguinos en nuestras redes

Salud

Formas de reutilizar tu saquito de té

Cómo aprovecharlo tanto para consumo o para otros usos en tu hogar

Como sucede con la borra del café, también hay modos de aprovechar tus saquitos de té ya usados. Antes que nada, para darle otro uso necesitás conservarlos húmedo. Una vez que se reseca, se convierte en un medio para criar hongos y bacterias, así que meté la bolsa en un vaso con un poco de agua.

Guardá todo eso en la heladera para reducir al mínimo la posibilidad de que las bacterias colonicen las hebras. Aun así, si sospechás que los hongos o las bacterias se han apoderado de tu bolsita (el mejor indicador es el olor), tirala.

Para seguir disfrutando de esta infusión, hacete un té chai con una combinación de tus especias favoritas. El chai combina especias y hierbas aromáticas, constituye un modo delicioso de reutilizar tu saquito de té, y de insuflarle una nueva vida a un producto.

La receta básica es: una bolsa de té ya usada, 150 mililitros de leche (puede ser leche vegetal, incluso casera, por ejemplo, de avena), y la mezcla de especias que prefieras, y a tu gusto: cúrcuma, jengibre, canela, cardamomo, clavo o pimienta negra. Además, hay quien le añade azúcar y quien lo prefiere tal cual.

Publicidad

Poné a hervir la leche y la misma cantidad de agua con tus hebras, añadí las especias (con moderación, una pizca debería bastarte) y el azúcar (si usás). Después, dejá que se haga a fuego lento, otros cinco minutos más. Sabrás que está listo cuando el chai tenga el color que te gusta de la infusión.

Otra forma de reutilizar tu saquito es poner un puñado de ciruelas pasas y unas cuatro o cinco bolsitas de té: funciona muy bien con la variedad earl grey, un té negro fermentado y aromatizado con aceite de bergamota, que encontrás en cualquier supermercado. Cubrilo con agua hirviendo y dejalo reposar una hora y colalo. El líquido podés guardarlo en la heladera y tomarlo como un té frío.

Las ciruelas guardalas en un frasco de cristal cerrado, añadí brandy o aguardiente y dejalas a remojo al menos ocho horas. Resultan geniales con un helado, con queso o para aromatizar los postres. Y para acompañar con una segunda taza de té.

Y no solo podés reutilizarlo ingiriéndolo, sino que sirve para incorporalo en el compost para que se convierta en abono para tus plantas.  Las bolsitas también tienen grandes propiedades desodorizantes. Por ello, son ideales para para eliminar el mal olor de los armarios de la cocina, el tacho de basura, los zapatos, la caja de arena del gato y la alfombra.

Publicidad

En los armarios: después de su uso, dejá que las bolsitas se sequen un par de días. Luego, antes de colocarlas en los cajones, añadiles unas cuatro gotitas de un aceite esencial como lavanda, limón, naranja o vainilla.

En los zapatos: una vez secas, introducí las bolsitas en los zapatos o botas.

En las alfombras: esparcí los restos secos de las bolsitas de té sobre toda la superficie de la alfombra y dejá que reposen de 15 a 20 minutos. Luego, aspirá profundamente la alfombras y notarás como el mal olor se ha disipado.

En la caja de arena del gato: colocá bolsitas de te usadas en la caja de arena, cambiando las bolsitas cada semana.

Publicidad

Fuente: Msn / Hogar manía

Salud

Cuáles son los riesgos de automedicarse

La importancia de consultar a un profesional de la salud antes de tomar un remedio

Automedicarse de forma inadecuada puede dificultar el diagnóstico de una enfermedad, provocar reacciones adversas y generar una dependencia a ciertos fármacos. El consumo de antibióticos sin cumplir con las indicaciones médicas hace que aparezcan infecciones resistentes, peligrosas y difíciles de tratar, además de que no sirven para curar cualquier enfermedad ni son mejores cuantas más bacterias eliminan.

Entre los posibles riesgos de la automedicación se encuentra hacerlo en base a un autodiagnóstico incorrecto por retrasar la búsqueda de consejo médico, sufrir reacciones adversas poco frecuentes pero peligrosas, enmascarar una enfermedad grave y una posible dependencia a ciertos medicamentos.

Normalmente, una persona no se vuelve adicta a los fármacos con receta si toma las dosis correctas y recomendadas por el médico para tratar su afección, pero sí puede ocurrir cuando se suele hacer un mal uso de los depresores, opioides y estimulantes (que puede provocar una adicción).

Una de las falsas creencias sobre los antibióticos es que sirven para curar cualquier enfermedad, cuando su función es eliminar bacterias, por lo que si se toman cuando no se necesiten podría generar efectos secundarios, además de no solucionar el problema.

Publicidad

Fuente: El tiempo latino

Continuar leyendo

Salud

Once consejos para cuidar tu corazón

Cómo mantener en buen estado tu salud cardiovascular

Seguir hábitos de vida saludables ayuda a mantener un corazón sano y prevenir enfermedades cardíacas. A continuación, algunos consejos para cuidar este órgano.

1. Bajar la tensión arterial

La hipertensión es uno de los factores que más eleva el riesgo de sufrir un infarto. La dieta mediterránea es la más aconsejada por ser rica en verduras, legumbres, frutas y derivados lácteos bajos en grasas. Además, media hora de caminata diaria o de un ejercicio físico moderado también es útil para mantener la presión equilibrada.

2. Comer fruta
Es cardioprotectora por su riqueza en potasio, fibra, ácido fólico, antioxidantes y fitoquímicos, previniendo el riesgo de desarrollar un problema cardiaco.

Publicidad

3. Evitá sobreexcederte en tu trabajo

Exagerar en la cantidad de horas que dedicas a trabajar perjudica tu salud cardiovascular a largo plazo.

4. Bebé té

El té de cualquier tipo (verde, rojo, negro) reduce las posibilidades de tener un problema cardiovascular, porque según estudios previene los depósitos de calcio en las arterias, además de ser un antioxidante, sobre todo si no se le agrega azúcar.

Publicidad

5. Cuidá tus emociones

La tristeza, los enfados, la ira, la ansiedad o el exceso de euforia pueden desestabilizar hasta un corazón sano. Aunque el riesgo absoluto de sufrir un infarto asociado a emociones intensas es bajo, existe. Podés ayudarte con técnicas de relajación.

6. Dormí bien

Los malos hábitos suelen ser los responsables del insomnio. Seguí unos horarios regulares, evitá cenas pesadas y hacé algo de ejercicio durante la tarde, lo que permite conciliar el sueño con facilidad y mantenerlo y así también evitar problemas del corazón.

Publicidad

7. Regulá los niveles de colesterol

Superar los niveles recomendados aumenta el riesgo de sufrir problemas. Además, lo óptimo es tener el colesterol “bueno” (HDL) por encima de los 40 mg/dl. Si hay demasiado LDL en tu sangre (el malo), la circulación puede empeorar. Evitá el sobrepeso, no fumes, haccé ejercicio y segui una dieta rica en vegetales y pescado.

8. Cuidá tu peso

Acumular grasa en la zona abdominal predispone a enfermedades cardiovasculares, ya que hay células grasas que crean sustancias inflamatorias que afectan al tejido cardiaco y hace que empeore la tensión.

Publicidad

9. Dientes sanos

Cuidar tus encías impide que las bacterias que hay en tu boca acaben llegando al corazón y lo dañen. Una infección de las encías no resuelta puede derivar en una periodontitis, que llegue incluso a afectar a la circulación. Mantené una buena higiene bucal y visitá al dentista de forma regular.

10. Controlá tus hormonas

En mujeres con déficit hormonal, problemas de ovulación, sin ovarios o menopausia precoz hay más riesgo coronario.

Publicidad

11. Evitá el tabaco

Afecta al corazón en su funcionamiento interno y en la circulación sanguínea.

Fuente: Saber vivir

También podés leer: Consejos para incorporar el ejercicio cardiovascular a tu vida diaria

Publicidad
Continuar leyendo

Salud

Señales para detectar una mentira

Cuáles son los gestos que pueden ser indicio de que no te están diciendo la verdad

Existen algunas señales que pueden ayudar a detectar a una persona mentirosa. Si estás sospechando de que lo que te dice no es verdad, el lenguaje corporal a veces puede dar indicios.

1- Te mira fijamente

Podría pensarse que un mentiroso mueve constantemente los ojos debido al nerviosismo. Sin embargo, una persona que miente te mirará fijamente para comprobar que estás creyendo todo lo que dice.

2- Repetición de palabras o frases

Publicidad

Suele repetir una frase al grado de creer lo que dice.

3- Exceso de información

Para que su discurso sea creíble, lo “adornan” con demasiados detalles.

4- Toca su cuerpo

Publicidad

Suelen ensayar varias veces su historia y agregan gestos que lo hagan ver de forma natural. Sin embargo, pueden tocar su pecho o cabeza porque no saben qué hacer o cómo expresarse exactamente.

5- Señales en la cara

– Si los labios se van hacia adentro, es señal de alerta.

– Demasiado pestañeo significa nerviosismo.

Publicidad

– Sonrisa de cocodrilo. Cuando el cocodrilo “sonríe” significa que te va a atacar. Una sonrisa sincera presenta arrugas en los ojos o las comisuras de los labios.

– Frotar los dedos o las manos.

6- Señales en la voz

Hablar demasiado rápido.

Publicidad

7- Señales en las palabras

Decir muchas veces “para ser sincero”, “dejame que te cuente la verdad”, son formas de dejar en claro que se está diciendo la verdad, cuando puede que no sea así. Por otro lado, repetir preguntas le ayuda a pensar más lo que va a decir y poder continuar con su mentira.

Tené en cuenta que una sola señal no es evidencia de nada y podría tratarse de otra situación. Sin embargo, si desconfiás de lo que dice y se presentan varias señales al mismo tiempo, son indicadores de que algo no va bien.

Fuente: Salud 180

Publicidad

También podés leer: Siete señales para detectar una relación tóxica

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR