Seguinos en nuestras redes

Salud

Diez alimentos que ayudan a prevenir la acidez

Cómo evitar este malestar estomacal a través de comidas y hábitos

El reflujo gastroesofágico, también conocido como acidez, es una de las enfermedades estomacales más comunes, una condición que se desarrolla cuando el contenido de los jugos gástricos causa síntomas molestos y/o complicaciones como ardor o quemazón en la zona detrás del esternón o como el retorno del contenido gástrico a la boca.

Quiénes están más predispuestos a sufrirlo:

– Factores genéticos: si dentro del grupo familiar hay personas que las padecen.

– Obesidad: el exceso de grasa corporal potencia los síntomas y sus complicaciones.

Publicidad

– Tabaquismo y alcohol: fumar y beber reducen la presión del esfínter inferior del esófago, permitiendo el ascenso -del ácido gástrico el cual tiene un efecto tóxico sobre la mucosa.

– Factores dietéticos: si bien no está del todo comprobado, quienes consumen con mayor frecuencia alimentos como cítricos, té, café, chocolate, cebolla, picantes y menta, suelen presentar mayor predisposición. A su vez, la ingesta de comidas con grasa y sal.

– Ejercicio físico intenso: correr, pedalear y levantar pesas, ya que el rebote puede generar el reflujo de los ácidos.

Alimentos que ayudan a prevenirla:

Publicidad

1- Pan blanco

Se recomienda que sea de estilo francés o lactal y que esté apenas tostado. Es ideal por su alto contenido en grasa, a diferencia del integral que contiene altos niveles de fibra, lo que enlentece la absorción en el estómago.

2- Carnes blancas

Entre ellas el pollo, preferentemente la pechuga como así también los pescados, principalmente la merluza y el lenguado, porque tienen pocos niveles de grasa y son de rápida digestión. Se sugiere cocinarlos de manera sencilla, lo más natural posible: hervidos o a la plancha para evitar ingerir las costras tostadas que suelen generar malestar.

Publicidad

3- Leche descremada

Este formato produce menos ácidos gástricos. Se la debe consumir sola ya que, de esta manera apacigua los posibles síntomas.

4- Arroz

Debe ser blanco y estar bien cocido, es decir, que no esté al dente. El conjunto de almidones que lo componen hace que se digiera de manera fácil. Además, sus fibras actúan como un protector estomacal.

Publicidad

5- Zanahoria

Posee alto contenido en fibras y sales y minerales tales como potasio, sodio, cloro y vitaminas del complejo B que ayudan a moderar las molestias estomacales. Lo ideal es consumirla cocida o rallada.

6- Calabaza

Se recomienda consumirla hervida, sin cáscara ni semillas. Entre sus cualidades se encuentran las fibras, que ayudan a acelerar la digestión y neutraliza el efecto de los jugos gástricos.

Publicidad

7- Banana madura

Sin cáscara ni hilos. Cuanto más madura y dulce, mejor se digiere a que si estuviera verde. Es rica en fibra, potasio y contiene características alcalinizantes que genera que se neutralicen los ácidos.

8- Ricota

En lo posible magra. Es clave ya que no contiene grasa, uno de los factores que potencian la sensación de ardor. Se la puede consumir sola o en comidas.

Publicidad

9- Huevos

Sus componentes y el hecho de que no contenga grasas ayudan a proteger el estómago de los jugos gástricos y neutraliza la sensación de ardor. Se sugiere consumirlo de manera hervida para que se conserven sus propiedades.

10- Fideos

Como el arroz, contienen una amplia cantidad de almidones y fibras que protegen el estómago y son fáciles de digerir. Se recomienda consumirlos bien cocidos y no agregarle alimentos extra, como por ejemplo una salsa.

Publicidad

Hay que estar atentos a la frecuencia de esta patología ya que, se debe diferenciar entre algo ocasional y algo persistente. Cuando se da de manera reiterada, es fundamental consultar con un especialista porque puede ser que algo esté fallando.

Fuente: La Nación

Salud

Métodos caseros para eliminar las moscas de tu casa

Cómo deshacerte de estos insectos transmisores de enfermedades

Las moscas pueden ser portadoras de muchas enfermedades. Cuando en la casa, la situación se vuelve más peligrosa, puesto que la comida y desechos orgánicos las atrae.

Existen métodos caseros para deshacerte de ellas. No obstante, tené presente que se reproducen rápido, por lo que es probable que tengas que aplicarlos varias veces para eliminarlas de manera permanente.

Bolsas de agua

Llená una bolsa transparente con agua y colgala en un sitio de la casa en el que estos insectos se reúnan con mayor frecuencia. La luz del sol provocará un efecto “reflectante” que las desorienta, ya que se genera una especie de efecto óptico que las ahuyenta.

Publicidad

CD´S

Lo ideal es tomar varios discos y colgarlos en un lugar alto en el que puedan ser alcanzados por los rayos del sol. Cuando la luz del sol se refleje en estos objetos, generará un efecto óptico. A diferencia de la bolsa, estos se mueven mucho cuando los alcanza el viento y el efecto se incrementa.

Limpieza profunda de la casa

Es esencial mantener la limpieza. Empezá por los lugares en los que se amontonan, como aquellas áreas en las que manipulás alimentos como la cocina y el comedor. Lo aconsejable es hacerlo después de cocinar y al terminar de comer, ya que son atraídas por restos de comida y desechos orgánicos.

Publicidad

Eliminá cualquier lugar en el que se acumulen residuos y líquidos con los que puedan alimentarse. Cerrá las bolsas de basura correctamente y no dejes que los restos se acumulen durante mucho tiempo.

Si tenés mascotas limpiá la casa profundamente, sobre todo el sitio que usan para dormir y donde hacen sus necesidades, ya que ese olor atrae a las moscas.

Cerrá todas las canillas que goteen dentro y fuera de la casa, si hay algún lugar con agua acumulada, eliminala, ya que necesitan sitios húmedos para alimentarse

Remedios caseros

Publicidad

Clavos de olor y limón: cortá un limón a la mitad y colocá algunos clavos de olor en la mitad que acabás de partir. Ponelo en los lugares en los que acceden las moscas preferiblemente en las ventanas. Este método resulta bastante efectivo, sin embargo, asegurate mantenga su humedad ya que al resecarse – después de las 48 horas – pierde efectividad.

Ajo: sirve para ahuyentar moscas ya que detestan este tipo de olor. Pelá dientes de ajo y colocalos directamente en la mesa de la cocina o el comedor. Sustituilos después de 48 horas aproximadamente.

Plantas y hierbas aromáticas: plantas como la lavanda, citronela y eucalipto son poderosos repelentes de insectos. Lo ideal es cultivarlas en pequeñas macetas y ubicalas en lugares en los que las moscas se acumulen.

Fuente: La Bioguía

Publicidad

También podés leer: Causas y síntomas del miedo extremo a los insectos

Continuar leyendo

Salud

La diferencia entre caída y pérdida de pelo

Cuándo son parámetros normales y cuándo consultar con un especialista

La caída diaria de pelo es un proceso natural y el porcentaje que perdemos (entre 50 y 150 cada día) no debe implicar la pérdida de densidad en la melena.

La caída y la pérdida se deben a causas muy diferentes. Mientras que la primera es un proceso normal en el que el pelo se regenera y vuelve a crecer, la pérdida provoca una reducción del manto capilar porque no se regenera, es decir, no vuelve a nacer, generando la calvicie. Por eso, es importante acudir a un especialista para determinar un tratamiento adecuado y frenarlo a tiempo.

La caída estacional no debería preocuparnos y menos si hemos comprobado que están naciendo nuevos pelos, lo que demostraría que el ciclo de vida continúa. Sin embargo, se le pueden añadir otros factores internos que enfaticen la caída como el estrés, algunos medicamentos, el post-parto o la anemia.

El cabello se cae justo cuando lo lavamos o peinamos. Y lo que ocurre es que muchos que se caen a diario se quedan enredados en la melena y al cepillarnos nos da la sensación de que caen de golpe, pero no es así. Si te armás de paciencia, una idea es contabilizar los que se perdés a diario para tener una idea.

Publicidad

Para la caída estacional podemos mejorar la situación con productos y hábitos que reforzarán el pelo en la fase de regeneración. La cosmética capilar ofrece soluciones aptas para fortalecer el pelo como shampoos, acondicionadores, mascarillas, aceites o nutricosmética, cuya principal función es mejorar el cabello desde el interior.

Además de proteger la melena de agentes externos irritantes como secadores, planchas o algunos componentes químicos como el amoniaco. También estimular la circulación sanguínea del cuero cabelludo con masajes puede ayudar.

Si la pérdida de pelo empieza a ser abundante existen tratamientos efectivos como la mesoterapia capilar o el plasma rico en plaquetas que regenera los tejidos y retrasa el deterioro de las unidades foliculares. A estos se suma el láser de baja frecuencia que estimula la circulación capilar y promueve el crecimiento del pelo.

Llevar una dieta equilibrada es fundamental para evitar un déficit vitamínico, sobre todo de hierro y zinc, dos de los minerales fundamentales para su crecimiento. Por otro lado, un pelo sano es un pelo limpio que lavamos con un shampoo adecuado a sus necesidades y características que elimine del cuero cabelludo secreciones, descamaciones y restos de productos de acabado.

Publicidad

Tener una vida activa es recomendable para el cuerpo, la mente y para el pelo, ya que el flujo sanguíneo y la oxigenación se activan y mejora la tonificación del cuero cabelludo. Para que crezca sano y fuerte, descansá de forma regular y correcta para evitar el debilitamiento de las unidades foliculares y no afectar la secreción de hormonas.

Fuente: Instyle

También podés leer: Cuatro peinados para los días de viento

Publicidad
Continuar leyendo

Salud

Tips para hacer el cambio de armario esta primavera

Claves que pueden ayudarte a una mejor organización

Si sos de las personas que hace cambios de armario según la estación para dejar a mano lo que vas a necesitar en primavera, en este caso, estas son algunas claves que te pueden servir.

Todo fuera: lo primero es sacar todas las prendas y colocarlas encima de la cama. Prepará cajas para guardar la ropa de invierno y bolsas para la que ya no te seguirá acompañando. Mejor elegir todas las perchas iguales, para dar mayor sensación de orden.

Guardar ó desechar: ante este dilema frecuente, lo mejor es ser práctico y realista, pensar hace cuánto que no usás esa prenda, si te queda chica o grande, si ya no te gusta cómo es o cómo te queda. Luego de hacer un balance de esto, es la oportunidad de donarlas o reciclarlas y darle un nuevo diseño.

Limpieza: aprovechá que los armarios y cajones están vacíos para limpiarlos en profundidad y colocar alguna bolsa perfumada.

Publicidad

Organizar: podés seguir la técnica que más te guste: color, tipo de prenda, estilo… Pero lo más importante es colocarlas en función de su tamaño en los compartimentos más adecuados. Vestidos y monos en percheros con más espacio, camisas en percheros cortos, camisetas y pantalones en estantes o cajones. Guardá sólo la ropa de temporada que vayas a ponerte en los próximos meses.

Básicos que siempre son buena opción: en cualquier cambio de armario hay una serie de prendas básicas que pueden usarse en cualquier momento del año, como camisas blancas neutras, jeans, pantalones básicos, campera de cuero o sintética, etc.

Fuente: Belleza ideal

También podés leer: Cómo sacar las manchas y olor a transpiración de las prendas deportivas

Publicidad
Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR