Seguinos en nuestras redes

Salud

Diez mitos sobre la lactancia materna

Las verdades respecto a estas creencias

La lactancia materna exclusiva es uno de los pilares más importantes para el crecimiento del bebé y para su salud futura. Lo ideal es que el bebé reciba leche materna como alimento exclusivo al menos durante los primeros seis meses de vida y que a partir de esa edad se vayan incorporando ciertos nutrientes sin descuidar la lactancia materna, la cual debería prolongarse hasta los dos años.

Cuando se trata de amamantar, sobre todo si se es madre primeriza, los consejos y opiniones abundan y algunas recomendaciones no son siempre las más adecuadas. A continuación, las verdades acerca de los mitos más frecuentes.

1. Los senos pequeños no producen leche: el tamaño carece de importancia porque el tejido funcional de la mama que contiene los conductos que producen leche crece a medida que avanza el embarazo, independientemente del tamaño.

2. La que tiene implante de mamas no puede dar la teta: todo depende del caso. Si el implante se inserta correctamente, cerca de la axila o debajo del tejido de la mama o del músculo, no debería interferir con la lactancia.

Publicidad

3. Hay que amamantar cada dos horas para que el bebé no pase hambre: los patrones de alimentación de los bebés son individuales y no se puede generalizar el horario conveniente para darles de comer. Durante los primeros meses lo más conveniente es prestar atención a lo que necesita.

4. Si un niño no aumenta de peso es posible que la leche de su madre sea de baja calidad: el bajo peso del bebé no se relaciona necesariamente con la baja calidad de la leche materna. En la mayoría de los casos se presenta una succión ineficiente, dificultades en la colocación y postura al mamar o bien un problema orgánico que debe diagnosticar el neonatólogo.

5. Hay que amamantar en forma espaciada para que se produzca suficiente leche: en realidad una madre lactante siempre está produciendo leche, lo que sucede es que cuanto más vacío esté el pecho, más rápido trabajará el cuerpo para reabastecerlo. En cambio, si está lleno, más lenta será la producción. Si espera sistemáticamente a que se le llenen los pechos para amamantar, el cuerpo puede recibir el mensaje de que está produciendo demasiada leche y, por lo tanto, reducir la producción.

6. Deben usarse ambos pechos en cada toma: se recomienda dejar que el bebé termine de tomar del primer pecho antes de ofrecer el segundo, ya que la última leche (conforme se va vaciando el pecho) es la que contiene más calorías. A la siguiente toma, deberá comenzar por el último pecho de la toma anterior.

Publicidad

7. Una madre debe tomar leche para producir leche: si bien el consumo de lácteos es recomendable, lo cierto es que una dieta saludable de hortalizas, frutas, cereales y proteínas es suficiente para nutrirse y producir leche. Además, es indispensable beber entre 2 y 2.5 litros de líquidos a diario, sin azúcares ni alcohol.

8. Amamantar por más de un año hace difícil el destete: en realidad no existen pruebas al respecto. Algunos necesitarán ser amamantados más tiempo, mientras que otros requerirán de menos. Algunos dejan por cuenta propia después de un año, mientras que otros continúan hasta los dos años. El tiempo mínimo de lactancia debe llegar a los seis meses para obtener todos los beneficios de la leche materna.

9. Algunos niños son alérgicos a la leche materna: es la sustancia más natural, noble y conveniente para un niño. Sin embargo, en ocasiones pueden ser alérgicos a alguna sustancia presente en la leche, no a la leche en sí misma. Si muestra síntomas de rechazo o problemas de alergia consultar con el neonatólogo. En ocasiones este problema es fácil de eliminar cambiando la dieta de la mamá. Los productos que pueden transmitir sustancias que causan reacciones alérgicas son generalmente el chocolate, el huevo y las nueces.

10. Si usa chupete no toma la teta: un estudio reciente reveló que este no interfiere con la lactancia porque no sirve para calmarlo cuando tiene hambre. Sin embargo, recomiendan evitarlo durante el primer tiempo para que aprenda el patrón de succión para alimentarse correctamente.

Publicidad

Fuente: Web Dr. Cormillot

Salud

Qué delineado te queda según tu tipo de ojos

Algunos tips para sacarle provecho al make up según tus facciones

Ante tanta diversidad de técnicas que existen actualmente, lo mejor es optar por aquel delineado que vaya mejor con nuestro tipo de ojos. Estos son algunos tips para que identifiques el tuyo y comiences a sacarle provecho.

1. Párpado caído: la mejor forma es trazando una línea a ras de las pestañas superiores y hacer un rabillo que dé amplitud a la mirada

2. Ojos separados: debido a la distancia que existe entre uno y otro el mejor delineado es aquel que engruese el lagrimal y termine difuminado en “V”.

3. Ojos juntos: hay muy poco espacio de distancia uno del otro, así que el mejor delineado es aquel que los enmarque con una línea suave en el lagrimal o que empiece a la mitad del párpado intensificándose hasta la comisura exterior.

Publicidad

4. Hundidos: el hueso de la ceja es más notable, por lo que el mejor tip de delineado es una línea gruesa es las pestañas superiores desde el lagrimal hasta el extremo y por último difuminar las pestañas inferiores.

5. Ojos saltones: son redondos y el globo ocular suele ser muy pronunciado. El tip de delineado es abarcar tanto el lado superior como inferior del ojo y difuminar ligeramente.

6. Ojos pequeños: delinear a ras de las pestañas superiores e inferiores y marcar una ligera “V”.

7. Ojos caídos: similar a los párpados caídos, el delineado para este tipo de ojos debe comenzar desde el punto más alto hacia el centro; algo parecido al cat eye.

Publicidad

Fuente: Ser zen

Continuar leyendo

Salud

Cómo hacer fertilizante casero con cáscaras de fruta

Cómo preparar un abono natural para tu cultivo orgánico

Cuando se desean tener cultivos orgánicos, lo mejor es usar abonos naturales, ya que, de esta manera, no se contaminan los productos con químicos. Si tenés un pequeño huerto en tu hogar y querés saber cómo abonar tus cultivos correctamente, estos son los pasos para que prepares un fertilizante casero con cáscaras de fruta.

Necesitás:

– 1,5 kilos de cáscaras de frutas con otros residuos orgánicos cómo verduras y pasto

– 300 gramos de azúcar

Publicidad

– 4 tazas de agua

– Paño grande

– Contenedor

– Cuerda

Publicidad

Instrucciones:

1- Mezclá los residuos y cáscaras con el azúcar

2- Cuando tengas una mezcla homogénea, vertí todo en el contenedor

3- Cubrí el contenedor con el paño y atalo a él con la cuerda

Publicidad

4- Esperá 10 días para que todo fermente

5- Pasado el tiempo, añadí a la mezcla el agua

6- Finalmente, usá la mezcla final para abonar tus cultivos y plantas

Fuente: La verdad

Publicidad
Continuar leyendo

Salud

Qué comer en cada fase menstrual

Alimentos recomendados para cada etapa del ciclo

Los cambios hormonales pueden generar cambios de emociones, aumento y disminución del apetito, la preferencia por cierto tipo de alimentos o los antojos y demás. El ciclo menstrual pasa por distintas fases y en cada una de ellas nos sentimos de una manera o tenemos unas necesidades distintas.

Una adecuada elección de alimentos, de acuerdo a cada fase, puede ayudar incluso a reducir algunos síntomas premenstruales y mejorar la forma de sobrellevar el periodo.

Fase menstrual

Durante esta fase, el recubrimiento interno del útero libera sustancias químicas que permiten al cuerpo soportar un embarazo (en caso de que el óvulo haya sido fecundado) o ayudan a desintegrar y desprender su recubrimiento (en caso de no haber fecundación). La progesterona disminuye drásticamente y con ella, la temperatura corporal.

Publicidad

Comprendida entre el día 1 y 5 del ciclo, se trata del momento en el que el cuerpo retiene mayor cantidad de líquido de forma natural, además de aumentar el cansancio y sensibilidad al dolor. Muchas se sienten más cansadas o desanimadas.

Incluí alimentos ricos en potasio y Omega3 como la cúrcuma y el jengibre, así como pescados azules o frutos secos, que poseen un efecto antiinflamatorio, reduciendo los calambres en el útero y disminuyendo los cólicos. Es el momento ideal para relajarse, descansar y hacer actividades físicas de impacto leve, como yoga o pilates. Consumí mucho líquido para reducir la retención, además de los alimentos ricos en fibras para evitar el estreñimiento.

Fase folicular o preovulatoria

Es la etapa posterior a la menstruación, en la que se forman los folículos que van convirtiéndose en un óvulo maduro. Los niveles de estrógeno aumentan cuando el ovario se prepara para liberar el óvulo.

Publicidad

En este momento, poseemos una mayor resistencia a la insulina, lo que permite tolerar mucho mejor los carbohidratos, ideal para incrementar el consumo de pastas integrales, tubérculos, pan y arroz integrales, entre otros. Además de la ingesta de proteínas, ya que se está formando el folículo y el endometrio aumenta de tamaño.

En esta fase el cuerpo usará a los glucógenos como sustratos energéticos y habrá una menor quema de grasas, razón por la cual deberíamos evitarlas. Se reduce también el metabolismo, que alcanza su punto más bajo una semana antes de la ovulación. En cuanto al carácter, en esta semana y media/dos semanas, muchas afirman que se encuentran mejor, más fuertes, animadas y menos sensibles.

Fase ovulatoria

El ovario libera el óvulo en la trompa de Falopio. Es la fase más corta, con una duración de 12-24 horas hasta un máximo de 36, (dependiendo de cada una) y se encuentra aproximadamente en la mitad del ciclo, alrededor del día 13 al 15, antes del inicio del siguiente periodo. En este momento, el nivel de estrógenos alcanza su punto máximo para dar lugar a la fase lútea.

Publicidad

Muchas dicen que la ovulación es un momento crítico y que lo notan incluso más que con la menstruación. Hay menos apetito, puesto que el cuerpo está focalizado en fecundar. Es el momento de mayor fertilidad y, en caso de buscar un embarazo es un momento óptimo para reforzar el consumo de alimentos con hierro y ácido fólico.

Durante esta fase, hay que bajar el consumo de carbohidratos (alimentos con almidón como pan, cereales, y arroces) porque el cuerpo no podrá gestionarlos de la misma manera que en las anteriores. Durante la ovulación, el metabolismo comienza a aumentar y muchos estudios lo relacionan con un aumento de la fuerza física.

Debemos también aumentar la ingesta de hidratos de carbono complejos (tubérculos, legumbres o frutas) y alimentos ricos en hierro, además de incluir frutos secos y cereales integrales, que regulan la progesterona de forma natural.

Fase lútea o premenstrual

Publicidad

Comprendida desde la ovulación hasta el inicio del siguiente periodo, momento en el que el saco que contenía el óvulo produce estrógeno y progesterona. Los cambios hormonales acá asociados al denominado síndrome premenstrual, produciendo alteraciones en el estado de ánimo, acné, hinchazón, dolores de cabeza, o sensibilidad, entre otros.

Hay una leve resistencia a la insulina, por lo que es habitual experimentar antojos dulces. También bajan los niveles de serotonina, lo que puede alterar el humor y despertar sentimientos de irritabilidad o tristeza.

Aumenta el metabolismo y con él, el apetito. Muchas no pueden controlar la cantidad de lo que ingieren, y algunas entran en un bucle de culpabilidad porque, además, debido a cambios hormonales importantes, el humor sufre muchos altibajos.

Pese a que demandamos dulce, es el momento en que el cuerpo peor gestiona los carbohidratos por lo que es importante tener soluciones más saludables para gestionar estos antojos. Conviene reducir el consumo de ultraprocesados debido a su alto contenido en sodio que favorece la retención de líquidos. E incluir alimentos como los frutos rojos o cereales integrales, ricos en magnesio.

Publicidad

Por su parte, las grasas saludables ayudan a reducir el apetito, por lo que se recomienda el queso, yogur griego, palta o chocolate negro. Las proteínas de calidad permitirán aumentar el nivel de saciedad lo que ayudará a que el cuerpo use más la grasa como combustible.

Cada fase tiene un impacto en el cuerpo, debemos aprender a conocernos y saber que el cuerpo experimentará fluctuaciones hormonales durante todo el ciclo. Si aprendemos a escucharlo, lo cuidamos y alimentamos como se debe, lograremos paliar aquellas sensaciones que nos molestan como la hinchazón, los dolores y los antojos.

Fuente: Style lovely

Publicidad
Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR