Seguinos en nuestras redes

Salud

Cómo calmar las rabietas rutinarias de los niños

Qué hacer cuando este se convierte en un problema diario

Las rabietas infantiles suelen ser habituales en niños de 2 a 3 años, pero eso no significa que después de esa edad desaparezcan, a los mayores también les puede costar controlar sus nervios de vez en cuando.

De hecho, es posible que algunos tengan enfados ocasionales y que otros los tengan a menudo siempre que no salen las cosas como ellos quieren. Hay pequeños a los que manejar sus enfados les cuesta más esfuerzo que a otros, pues adquirir esta habilidad de autocontrol requiere de práctica y tiempo.

Controlar las emociones y el comportamiento son habilidades que se van desarrollando poco a poco con el paso del tiempo y con la ayuda de los padres. Si se trata de niños que normalmente no tienen muchas rabietas, tal vez solo baste con recordar las normas de manera tranquila para que se calmen y recuperen el autocontrol. Por ejemplo, se les puede decir: “sé que estás enfadado, pero ya sabés que no se grita ni se insulta”.

No obstante, en el caso de niños que tengan estas reacciones de forma más habitual, lo más probable es que no tengan el suficiente control como para manejar sus sentimientos y necesiten de más ayuda. Probá estos consejos:

Publicidad

– Intentá que tu se exprese para encontrar la causa de su enfado y trate de convertir sus emociones en palabras. De esta manera, entenderemos el origen del conflicto y será más fácil encontrar una solución. Nunca se le debe presionar para que hable al instante, debe tener tiempo para reflexionar.

– Escuchalo mientras se explica. Debe sentirse comprendido. Si no encuentra las palabras adecuadas para expresarse intentá ayudarlo y decile que vas a colaborar a resolver su problema, pero siempre recordándole que, aunque entiendas sus sentimientos, estos no son excusa para tener un comportamiento inadecuado.

– Establecé y cumplí normas básicas. Ponelo en práctica antes de que empiecen las rabietas. Creá unas reglas claras para que sepa lo que es aceptable y lo que no. Hacé afirmaciones simples (por ejemplo, no se grita, decí con calma qué te molesta) y explicale qué es lo que quieres que haga. Nunca uses amenazas, ni gritos, ni palabras que hagan daño.

– Si durante las rabietas suele tirar cosas al suelo o golpear objetos, también debe aprender que hay otras formas de expresar su enfado.

Publicidad

– Antes de continuar enfadándose podés decirle que se mueva de habitación para que tenga algo de espacio y tiempo para tranquilizarse, reflexionar y alejarse un poco de la situación.

– También puede probar otras formas más divertidas de expresar su enfado como bailar, dar saltos abriendo y cerrando las piernas, escribir o hacer un dibujo de sus sentimientos.

Fuente: Ser padres

Publicidad

Salud

Cinco tipos de puntas abiertas en el pelo y cómo arreglarlas

Cómo se clasifican según sus causas

Las puntas abiertas es un padecimiento en la cutícula del pelo producido por la resequedad, dependiendo el cuidado que le des es como harán sus aparición, por eso es importante considerar factores como el clima, la contaminación, el agua con la que te duchás, que productos que usás, con qué te cepillas y con qué fuerza lo hacés.

Tipos de puntas abiertas:

1. División clásica: es el padecimiento más común causado por resequedad o fricción en tu cabello.

2.Mini división: esta es la primera fase de las puntas abiertas, pero aún tenés oportunidad de salvar tu pelo sin necesidad de cortarlo.

Publicidad

3. Triple división: la delgada hebra de tu cabello, que ya son muchas puntas abiertas, comienza a presentar puntas abiertas sobre esas mismas fisuras.

4. Bifurcación: necesitás un tratamiento ya que tu pelo está muy seco y las puntas abiertas son una manifestación de la cutícula muerta.

5. Puntos blancos: son ocasionados por el calor, así que lo recomendable es evitar planchas y secadores.

Tips para proteger tu pelo:

Publicidad

1. Bañate con agua fría o tibia

2. Cepillate de abajo hacia arriba, no tires fuerte y usá una crema para peinar o seda para ayudarte a desenredarlo.

3. Cortá las puntas una vez al mes.

4. Evitá adornos que generen fricción.

Publicidad

5. Aplicate aceites esenciales que recubran tu cutícula como el de argán, romero o sábila.

Fuente: Ser zen

Continuar leyendo

Salud

Por qué se ralentiza el metabolismo en las mujeres a partir de los 50 años

Qué cambios hormonales se producen en esta etapa

Cuando comienza la menopausia, los niveles de estrógenos, una de las principales hormonas sexuales femeninas, se reducen, aumenta la susceptibilidad o vulnerabilidad metabólica. Es decir, el metabolismo ya no es tan eficiente y favorece la aparición de factores de riesgo cardiovascular.

El metabolismo basal consume de media en una persona adulta unas 1.400 calorías, aunque puede variar en función de la altura y el volumen corporal, la edad y la musculatura. Cuanta más musculatura se tenga, más energía se consume. Con la edad, el músculo deja de predominar y gana lugar el tejido adiposo, lo que hace ralentizar el metabolismo.

Los estrógenos, que en esta edad empiezan a descender en cantidad, ayudan a mantener el tejido muscular, tanto los músculos del aparato locomotor como los más internos ligados a los órganos.

Cuando estas hormonas se reducen se pierde masa muscular (lo que hace que consumamos más calorías) y por consiguiente se gana peso con más facilidad y se tiende a acumular más grasa en el abdomen. El desequilibrio de la testosterona también favorece este almacenamiento de grasa.

Publicidad

Para contrarrestar el efecto de la pérdida de estrógenos y masa muscular, hacer ejercicios de fuerza ya que desarrolla la musculatura, con lo que se frena la pérdida de masa muscular, se activa el metabolismo y se evita la acumulación de grasa, sobre todo en el abdomen. También es importante tener una dieta sana rica en vegetales y practicar ejercicio aeróbico.

Fuente: Mundo deportivo

También podés leer: Tres recomendaciones para prevenir la osteoporosis durante la menopausia

Publicidad
Continuar leyendo

Salud

Por qué los ultraprocesados son riesgosos para la salud

Motivos por los que no debemos abusar de su consumo

Los ultraprocesados son un riesgos para alimentación y nutrición y se clasifican en cuatro grandes grupos, todo dependiendo de la naturaleza, el propósito del procesamiento y el alcance para el cual han sido creados.

El grupo uno son todos los alimentos que son naturales o mínimamente procesados, sencillamente todos aquellos comestibles de animales, plantas, hongos, algas y animales. Pasan por un proceso de eliminación de partes no comestibles, como lo son la partición, el filtrado, la pasteurización, la refrigeración, el envasado, el secado, la trituración, entre otros. Son procesos que por lo general no alteran o agregan sustancia a el alimento.

El grupo dos son sacados del primer grupo, pero con la gran diferencia de que han pasado por un proceso de alteración, ya que se les agregan ciertos aditivos como azúcares, aceites, grasas o sales a lo que es el producto original, para hacerlo un poco más sofisticado o culinario, dándole otras características.

El grupo tres es el producto de la combinación de los dos anteriores grupos, con todo y los aditivos que modifican sus características esenciales. Este grupo no tiene que ser juzgado como poco saludables por sí mismos. La gran cantidad de alimentos llamados procesados, llevan muy pocos ingredientes, simplemente llevan lo necesario para ayudarlos a preservarlos y cocinarlos.

Publicidad

En el cuarto están los ultraprocesados fabricados a partir de los que pertenecen al grupo dos y tres, de modo que no contienen entre sus ingredientes ni un rastro de lo que fueron los alimentos frescos o naturales desde los cuales se partieron para elaborarlos.

Por lo general, suelen ser productos de fórmulas industriales que contienen una gran cantidad de ingredientes y aditivos con el propósito de tentarnos para que cambiemos un producto natural que lleva un poco más de elaboración o de procesamiento en casa, por uno de estos que es solo cuestión de abrirlos y consumirlos o pasarlos por un simple proceso de cocinado.

Según estudios, su consumo aparenta tener una gran relación con ciertos padecimientos, sen especial con el cáncer y las enfermedades o dolencias cardiovasculares, además de una ingesta ingesta excesiva de calorías y una menor calidad de la vida. Todo por la cantidad de azúcares, conservantes y grasas que se agregan en el modo en que son procesados.

Fuente: Qué

Publicidad

También podés leer: Pequeños cambios en tu alimentación para hacerla más saludable

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR