Seguinos en nuestras redes

Salud

Dónde colocar estufas y radiadores para que calienten mejor la habitación

Consejos y consideraciones para que sean más eficientes

Si tenés dudas acerca de dónde colocar las estufas y radiadores, hay que tener en cuenta una serie de cuestiones.

Tiene sentido si pensamos en que la ventana puede ser una zona por la que el calor emanado de la fuente puede escaparse con facilidad al tener en cuenta la alta conductividad térmica del cristal. No obstante, es esta misma propiedad la que explica porqué la mayoría de radiadores se colocan bajo las ventanas.

El aire caliente tiende a ascender desde la fuente, que está situada debajo de la ventana. Cuando este choca con la masa de aire frío pegada a la ventana, la obliga a bajar para que se caliente, a la vez que empuja el aire caliente hacia el resto de la habitación al dejar un espacio vacío en su descenso.

Este aire caliente irá disminuyendo su temperatura a media que se aleje de la fuente y por lo tanto irá descendiendo, dejando las capas más altas para el nuevo aire caliente que le sustituye detrás. En su descenso se verá empujado de nuevo de retorno a los puntos más fríos, que es el volumen inmediato a la ventana. De este modo creamos una corriente circular que distribuye con eficiencia el calor por la habitación.

Publicidad

La norma principal es colocar la fuente de calor junto a la pared más fría del cuarto, para favorecer la recirculación del aire. Por lo tanto, si tenés ventanas o puertas de balcón, ese es el punto donde colocar tu estufa (nunca enfocada hacia la pared o ventana sino de cara a la habiración y sin cortinas de por medio para evitar riesgos), calefactor o placa; no temas que el aire no se irá a través del cristal, o el que se pueda ir es mínimo en comparación con las mejoras que obtendrás en la difusión del calor.

Colocando el radiador debajo de la ventana conseguís ahorrar un 5% de la energía consumida, así como 0,5ºC más de temperatura en todo el cuarto respecto a la colocación en el centro de la misma o en la pared opuesta.

Si no tenés la posibilidad de colocar la fuente junto a una ventana, poné detrás de la pared del radiador una placa reflectante del calor o directamente pintá la zona con pintura especial para evitar las pérdidas calóricas; suele ser una capa aislante que evita que el yeso absorba el calor.

No se aconseja secar la ropa en los radiadores, por pérdidas de eficiencia, aunque conviene contrastar con el gasto que supone usar una secadora, no colocar fundas de tela o estructuras de mobiliario para disimular los radiadores, ya que el resultado es que difundirán peor el calor y parte del mismo se perderá en calentar las estructuras.

Publicidad

Fuente: Msn

Salud

Cómo prevenir las caries

Consejos para prevenirlas y cuidar tu salud bucal

La boca está repleta de bacterias, en su mayoría inofensivas. Si bien las defensas naturales del cuerpo y una buena higiene las mantienen bajo control, en ocasiones la situación puede complicarse y generar caries.

Si no son tratadas a tiempo, pueden extenderse y llegar a las capas más profundas de los dientes, generando mucho dolore, mal aliento, infecciones y hasta la pérdida de la pieza dentaria.

Explica que como es una enfermedad multifactorial se produce a causa de una combinación de factores que incluye bacterias, dieta rica en azúcares e higiene bucal deficiente. Los signos varían según su extensión y ubicación. Cuando apenas aparecen es posible que no genere ningún síntoma. En un principio se presenta como una mancha blanca y una vez que va progresando se hace más visible y se vuelve marrón. También pueden presentarse sensibilidad, fractura del diente y dolor leve a intenso.

Es importante el mantenimiento de la boca con especial atención en todos los elementos que la componen, desde los dientes, pasando por la lengua y las encías. Cepillar los dientes con la técnica correcta, usar pasta dental con flúor, hilo dental y enjuagues bucales.

Publicidad

Además de llevar una alimentación adecuada y evitar o limitar el consumo de alimentos, bebidas y/o productos que contengan altos niveles de azúcar. También visitar al dentista al menos dos veces al año para controles.

Fuente: Vos

También podés leer: Cómo elegir el cepillo de dientes adecuado

Publicidad
Continuar leyendo

Salud

Cuáles son los riesgos de automedicarse

La importancia de consultar a un profesional de la salud antes de tomar un remedio

Automedicarse de forma inadecuada puede dificultar el diagnóstico de una enfermedad, provocar reacciones adversas y generar una dependencia a ciertos fármacos. El consumo de antibióticos sin cumplir con las indicaciones médicas hace que aparezcan infecciones resistentes, peligrosas y difíciles de tratar, además de que no sirven para curar cualquier enfermedad ni son mejores cuantas más bacterias eliminan.

Entre los posibles riesgos de la automedicación se encuentra hacerlo en base a un autodiagnóstico incorrecto por retrasar la búsqueda de consejo médico, sufrir reacciones adversas poco frecuentes pero peligrosas, enmascarar una enfermedad grave y una posible dependencia a ciertos medicamentos.

Normalmente, una persona no se vuelve adicta a los fármacos con receta si toma las dosis correctas y recomendadas por el médico para tratar su afección, pero sí puede ocurrir cuando se suele hacer un mal uso de los depresores, opioides y estimulantes (que puede provocar una adicción).

Una de las falsas creencias sobre los antibióticos es que sirven para curar cualquier enfermedad, cuando su función es eliminar bacterias, por lo que si se toman cuando no se necesiten podría generar efectos secundarios, además de no solucionar el problema.

Publicidad

Fuente: El tiempo latino

Continuar leyendo

Salud

Once consejos para cuidar tu corazón

Cómo mantener en buen estado tu salud cardiovascular

Seguir hábitos de vida saludables ayuda a mantener un corazón sano y prevenir enfermedades cardíacas. A continuación, algunos consejos para cuidar este órgano.

1. Bajar la tensión arterial

La hipertensión es uno de los factores que más eleva el riesgo de sufrir un infarto. La dieta mediterránea es la más aconsejada por ser rica en verduras, legumbres, frutas y derivados lácteos bajos en grasas. Además, media hora de caminata diaria o de un ejercicio físico moderado también es útil para mantener la presión equilibrada.

2. Comer fruta
Es cardioprotectora por su riqueza en potasio, fibra, ácido fólico, antioxidantes y fitoquímicos, previniendo el riesgo de desarrollar un problema cardiaco.

Publicidad

3. Evitá sobreexcederte en tu trabajo

Exagerar en la cantidad de horas que dedicas a trabajar perjudica tu salud cardiovascular a largo plazo.

4. Bebé té

El té de cualquier tipo (verde, rojo, negro) reduce las posibilidades de tener un problema cardiovascular, porque según estudios previene los depósitos de calcio en las arterias, además de ser un antioxidante, sobre todo si no se le agrega azúcar.

Publicidad

5. Cuidá tus emociones

La tristeza, los enfados, la ira, la ansiedad o el exceso de euforia pueden desestabilizar hasta un corazón sano. Aunque el riesgo absoluto de sufrir un infarto asociado a emociones intensas es bajo, existe. Podés ayudarte con técnicas de relajación.

6. Dormí bien

Los malos hábitos suelen ser los responsables del insomnio. Seguí unos horarios regulares, evitá cenas pesadas y hacé algo de ejercicio durante la tarde, lo que permite conciliar el sueño con facilidad y mantenerlo y así también evitar problemas del corazón.

Publicidad

7. Regulá los niveles de colesterol

Superar los niveles recomendados aumenta el riesgo de sufrir problemas. Además, lo óptimo es tener el colesterol “bueno” (HDL) por encima de los 40 mg/dl. Si hay demasiado LDL en tu sangre (el malo), la circulación puede empeorar. Evitá el sobrepeso, no fumes, haccé ejercicio y segui una dieta rica en vegetales y pescado.

8. Cuidá tu peso

Acumular grasa en la zona abdominal predispone a enfermedades cardiovasculares, ya que hay células grasas que crean sustancias inflamatorias que afectan al tejido cardiaco y hace que empeore la tensión.

Publicidad

9. Dientes sanos

Cuidar tus encías impide que las bacterias que hay en tu boca acaben llegando al corazón y lo dañen. Una infección de las encías no resuelta puede derivar en una periodontitis, que llegue incluso a afectar a la circulación. Mantené una buena higiene bucal y visitá al dentista de forma regular.

10. Controlá tus hormonas

En mujeres con déficit hormonal, problemas de ovulación, sin ovarios o menopausia precoz hay más riesgo coronario.

Publicidad

11. Evitá el tabaco

Afecta al corazón en su funcionamiento interno y en la circulación sanguínea.

Fuente: Saber vivir

También podés leer: Consejos para incorporar el ejercicio cardiovascular a tu vida diaria

Publicidad
Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR