Seguinos en nuestras redes

Economía

Triste ranking: Argentina volvió a tener en junio la inflación más alta de la región después de Venezuela

La crisis política y económica que atraviesa el país, marcó un triste record en el índice de precios que golpea cada vez más duro el bolsillo de los ciudadanos.

La incertidumbre en materia económica, las corridas financieras y la desconfianza de los mercados, marcan los últimos días del país, tras la renuncia de Martín Guzmán y el cambio de mando en el Palacio de Hacienda, que profundizó la disputa política dentro del Gobierno del Frente de Todos.

Uno de los datos que más golpea a los argentinos es la inflación, ya que destruye el valor real del salario y licua la calidad de vida de los trabajadores. En este caso, Argentina volvió a ocupar un triste ranking, quedándose con el segundo lugar en la lista de naciones latinas con más alta inflación.

Es que los datos de los consultores privados indican que la suba de precios del mes pasado, cuyo índice oficial dará a conocer el INDEC la semana próxima, se ubicó en torno del 5,4 por ciento.

Ubicándose detrás de Venezuela, que dejó atrás su cuadro de hiperinflación pero que mantiene con una inflación de tres dígitos en términos anuales, los principales países de la región presentaron una suba promedio del 0,7 por ciento el mes pasado.

Según el estudio ECO GO de Marina Dal Poggetto, la inflación de junio fue del 5,4%, del 35,3% en los primeros seis meses del año y del 63,1% en los últimos 12 meses.

En particular, la suba de productos para la vivienda fue del 8,1% el mes pasado y del 48,7% en el último año; alimentos y bebidas, 4,7% y 69,5%, respectivamente; esparcimiento, 6,1% y 68,8%; salud 7,9% y 73,9%; educación 3,9% y 68,8%; e indumentaria 3,1% y 53,9%, según el equipo que dirige Sebastián Menescaldi.

A su vez, Camilo Tiscornia informó que el relevamiento de C&T se ubicó en el 5,3% el mes pasado y en el 62% en el último año. Por su parte, “El porcentaje de productos con aumentos semanales fue 34%, el valor más alto en los últimos 22 meses”, indicó LCG, dirigida por Guido Lorenzo.

Si bien, el Gobierno, con Guzmán en Economía, acordó semanas atrás una meta anual de inflación del 62% con el Fondo Monetario Internacional (FMI), los analistas probados ya estiman que el piso será, al menos de un 80 por ciento, eso si se mantiene un promedio mensual del 5% durante el segundo semestre y del 100% si el promedio llega al 6 por ciento.

Ahora, en julio la situación podría ser más crítica, debido a la disparada de las cotizaciones de los dólares paralelos tras la crisis financiera que se autogeneró el Gobierno con la venta de títulos ajustados por CER, el promedio semanal de suba de los precios fue el mayor de los últimos 22 meses, según un informe de LCG, que subrayó la creciente dispersión de los valores de bienes y servicios.

Sumado a esto, el revuelo que causó la renuncia del titular de la cartera económica y las idas y vueltas, para designar a su reemplazante, más la crisis política dentro del Frente de Todos, el panorama para la última parte del año no se ve nada bien.

TE PUEDE INTERESAR