Seguinos en nuestras redes

Notas de Opinión

Larreta hace casting de vecinos y Cristina dice buscar evasores aunque los tiene cerca

El jefe de gobierno porteño se pone en la línea de llamar la atención. Pero Cristina luce insuperable en eso.

Al alcalde porteño se le ocurren ideas curiosas. O mejor sería decir: hace suyas ideas curiosas. Ahora, para competirle a Javier Milei y sus denuncias contra la casta política, lanzó uncasting de vecinos para que se postulen como candidatos en 2023. Es un concurso al que puede subirse cualquiera. Te anotás, te llaman y si tenés suerte y contestás bien algunas preguntas, por ahí colás entre los finalistas. Buen sueldo, mejor que plan.

Pero a no salir corriendo: se trata de sólo unos pocos cargos. De importancia, cuatro para legisladores y un par para comuneros, que son algo así como vigiladores de árboles caídos, veredas rotas y baches en los barrios. Antes, será obligatorio aprobar un curso abreviado de adoctrinamiento.

Este miércoles, Larreta mandó la convocatoria, que mantuvo en secreto. Llenaron la Ciudad de afiches que nos preguntan: ¿te votarías? La ocurrencia fue de Emmanuel Ferrario, vicepresidente de la Legislatura y ya parte del círculo íntimo de Larreta. Raro en Larreta, un tipo que se preparó toda la vida para ser presidente y busca candidatos que no tienen 15 minutos de política.

Ferrario vio o alguien le contó que vio en Francia al partido del presidente Macron hacer una cosa así. A Macron, como sabemos, bien del todo no le fue. Macri salió a apoyar con entusiasmo el plan, al que llaman de listas abiertas. Si esto es renovación, tal vez sea prudente dejar las cosas como están.

En el Pro lo imaginan como una forma de canalizar el enojo de la sociedad con los políticos, que cantan claro las encuestas. Dato: al año del que se vayan todos en 2001, una idea parecida llegó a América TV, que sacó El candidato de la Gente. Un reality que aspiraba a consagrar a su ganador como cabeza de una lista a diputados. Terminó en un fracaso.

Salir a la calle a buscar candidatos suena más a marketing liviano que a cambio en serio. Con su reparto de plata, Milei sigue haciendo un mejor populismo. Larreta se pone en la línea de llamar la atención. Pero la verdad es que Cristina luce insuperable en esa materia. Sólo le falta hablar mal de las jubilaciones sin dejar de cobrar sus tres millones de pesos mensuales. Paciencia. Puede llegar a ese momento.

Para ablandar a Marcó Del Pont, jefa albertista de la AFIP, dijo así: “En el ranking de países evasores, la Argentina ocupa el tercer puesto a nivel global”. La vice culpa a Del Pont de hacer nada con los evasores y lleva, como el gobierno que integra, dos años y medio salvándole las papas al evasor serial Cristóbal López, financista mayor del kirchnerismo.

A fines de 2015 tenía una deuda con la AFIP de US$ 1.000 millones. Desde que había creado Oil, en 2011, se había quedado con el impuesto a los combustibles y con ese dinero que no era suyo se había financiado y comprado más de un centenar de empresas. La derrota de Scioli lo dejó a la intemperie. Sin la protección del poder, se le pinchó la bicicleta y sumó malas noticias: la AFIP le hizo un juicio penal y le rechazaron una jugada para mandar a Oil a convocatoria y conseguir pagar la deuda en comodísimas cuotas .

No bien asumieron Fernández y Cristina, a Cristóbal le volvió el alma al cuerpo. Beraldi, el abogado de Cristina, es el suyo y Fernández fue su lobbista. Cambiaron el proyecto de moratoria para incluir a Oil, que recibió de Del Pont lo que tanto buscaba: un plan a 10 años, con quitas y sin pagar un peso de multas. La moratoria a medida salió gracias a los diputados de Schiaretti y al rol de Guillermo Michel, jefe de asesores de Massa, que había sido algo similar de Etchegaray en la AFIP. Otros dos-regalos-dos de Del Pont a Cristóbal: desistió a ser querellante en la causa penal y también a reclamar a López el resarcimiento por la enorme deuda.

Tanto o más escandalosa fue la sentencia del Tribunal Oral, que dio por probado el delito pero condenó solo a Echegaray, el cómplice en la AFIP y único que pagó la fiesta. López y su socio De Souza se quedaron con el impuesto, pero fueron insólitamente sobreseídos. Con otras palabras, dos de los tres jueces dijeron: el empresario tienen derecho a agarrar la plata. Ni Milei lo hubiera dicho mejor.

 

Columna publicada originalmente en Clarín.

TE PUEDE INTERESAR