Seguinos en nuestras redes

Salud

Cómo el estrés puede afectar a la boca y los dientes

Consejos para que tu salud bucodental no se vea afectada

El estrés afecta a muchos aspectos de la salud y la bucodental no es excepción. Hay muchas patologías bucales cuyo riesgo aumenta con esta situación.

Herpes labial: el virus se contagia por contacto con un infectado o con sus objetos personales. Y una vez te has contagiado no desaparece nunca y puede activarse puntualmente. La razón de que no desaparezca es que permanece agazapado entre las neuronas y listo para atacar en un proceso que se conoce como reactivación. Una de las principales causas de que se reactive es el estrés (también la fiebre o las quemaduras solares).

Síndrome de la boca seca: es la forma popular de referirse a la xerostomía. En esta patología se debilitan las glándulas salivales. Más allá de la molesta sensación de sequedad que genera, la falta de saliva tiene consecuencias más graves en la salud bucal. La saliva tiene una función de limpieza y su ausencia favorece la proliferación de bacterias, aumentando el riesgo de caries.

Aunque la xerostomía puede estar provocada por la diabetes, la toma de algunos medicamentos o los cálculos de riñón, el estrés actúa como detonante final, ya que contrae los vasos sanguíneos que van a las glándulas salivales, con lo que no reciben tanta agua procedente de la sangre y no producen saliva.

Publicidad

Enfermedades peridontales: el estrés emocional afecta al sistema inmunológico y favorece el desarrollo de la placa bacteriana. La hormona del cortisol generada en situaciones de estrés puede aumentar la inflamación y el sangrado de las encías (gingivitis). Y con eso aumenta el riesgo de infección y de enfermedad periodontal, que puede llegar a provocar la pérdida de piezas dentales.

Caries y mal aliento: el estrés está muy relacionado con la ansiedad por comer y, en concreto, por el dulce. Llevados por los nervios, son muchos los que buscan consuelo en la ingesta de dulces y bebidas azucaradas. Esto favorece la obesidad y la diabetes y también aumenta el riesgo de caries y mal aliento. El consumo de azúcar genera ácidos en la boca que crean las condiciones idóneas para que actúen las bacterias que provocan la caries y se genere mal aliento.

Bruxismo: es una de las consecuencias más comunes del estrés, ya que lleva apretar los dientes de forma inconsciente, en especial durante el sueño. Esta presión, que puede llegar a ser cinco veces más fuerte de la que realizás al masticar, puede provocar desgaste del esmalte dental, dolor en la mandíbula o sensibilidad dental.

Consejos para que no afecte a tu salud bucodental:

Publicidad

– No te saltes los cepillados aunque comas en la oficina. Cambiá cada tanto el cepillo de dientes de tu neceser cada mes, ya que este tiene menos ventilación que el que usás en tu casa, puesto que en el trabajo lo guardamos directamente.

– Relajá la mandíbula. Si notás que la tensás mucho y no podés controlarlo acudí a un especialista para que evalúe si sufrís bruxismo. Si sos consciente de que apretás, intentá relajarla.

– Comé sano y bebé agua. Estos consejos, junto con una correcta higiene bucal, son tu mejor seguro para evitar patologías orales.

Por supuesto, también hay que actuar sobre el origen del problema que es el estrés.

Publicidad

Fuente: Saber vivir TV

Judiciales

Habló una de las madres de los bebés fallecidos en el hospital de Córdoba: “Nació sano y a la hora y media se descompensó”

Tras conocerse otros casos similares, Vanesa Cáceres sospecha que lo ocurrido “no fue nada natural”

En medio de la conmoción por la repetida muerte de bebes recién nacidos en el Hospital Materno Neonatal de Córdoba, una de las madres de las victimas habló ante los medios y dio detalles sobre los hechos que vivió.

En diálogo con LN +, Vanesa Cáceres aseguró que se trató de un embarazo “totalmente normal y controlado” y que así continúo al momento de parir: “No era embarazo de riesgo; sí una cesárea programada. Mi bebé nació totalmente normal, sano. Y a la hora y media se descompensó”, señaló.

Luego detalló cómo se dieron los hechos cuando su bebe, sorpresivamente, se descompensa: “Me avisan que tuvo una arritmia y entra a hacer paros cardíacos. Empiezan a ponerle drogas para que reaccione su corazón. Después empeoran las cosas. Todo eso en el mismo día, a las horas. Al tercer paro cardíaco ya no pudo continuar”.

En ese momento, la madre creyó que se trató de un evento desafortunado y poco usual. Sin embargo, tras conocerse la noticia de que habría otros cuatro casos similares al de Cáceres, cambió su postura: “Me quedé todo este tiempo hasta ahora pensando que había sido algo natural. Y ahora sospecho que no fue nada natural”.

Publicidad

Tras ello añadió: “Estamos dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias, esto cambia toda la teoría. A nosotros desde el hospital no supieron darnos explicaciones; nos dijeron que no sabían cómo llegó a estar en ese estado crítico un bebé que nació sano”.

“O estamos frente a una suma de coincidencias -que es algo que ya está perdiendo fuerza a medida que transcurren las horas- o lo más grave: un hecho intencional o un claro caso de mala praxis que se transforma en homicidio culposo desde el punto de vista legal”, agregó el abogado de Vanesa, Carlos Nayi.

Entre marzo y junio de 2022 diez bebes dados a luz en el Hospital Materno Neonatal fallecieron por causas poco claras. A raíz de ello, la Justicia inició una investigación para esclarecer las causas de un suceso “poco común”, reconocen desde Asuntos Legales del Ministerio de Salud de Córdoba.

Publicidad
Continuar leyendo

Salud

Pautas para que tus hijos aprendan a gestionar el miedo

El rol de los adultos ante estas emociones

Una de las más emociones que generalmente más cuesta gestionar en los niños es el miedo, que se caracteriza por ser una intensa sensación desagradable que surge al percibir un posible peligro o daño (real o imaginario), una amenaza.

A la hora de que un menor desarrolle miedo existe por un lado una parte genética, otra de aprendizaje, y otra más fruto de las circunstancias de cada uno. Los adultos deben cuidar sus propios miedos y controlarlos porque a estas edades es muy típico el aprendizaje por imitación.

Hay algunos que son comunes y otros depende de la educación, del entorno y de las experiencias del niño, por lo que van evolucionando a lo largo de la vida. A continuación, ocho pautas para aprendan a gestionar el miedo, según el portal Infosalus.

1. Los adultos deben comprender que el miedo no es malo. No hay que confundir valentía con la imprudencia o la temeridad. Si cree que ser valiente significa no tener miedo está equivocado. La valentía no es una emoción, es un comportamiento que se caracteriza por superar el miedo, lo que no debe confundirse con sentir miedo.

Publicidad

2. El adulto no puede ridiculizar al niño llamándolo miedoso, debe hacerle comprender que es una emoción que es natural y que también la sienten los adultos y tiene sus cosas buenas porque nos ayuda a evitar peligros.

3. Después, una vez entendido esto, legitimar sus miedos, escucharlos y comprender que les limitan y les hace estar en alerta y enseñarles que es una emoción que todos sentimos.

4. Hablar en familia sobre los miedos que siente y que van cambiando. A lo mejor sus hermanos mayores o sus padres tienen otros miedos. Así verá como natural esta emoción y no tenderá a reprimirla.

5. Ayudarlo a que se enfrente a sus miedos sin forzar y cuando se sienta preparado. Tratar de ponerlos gradualmente en contacto con lo que les da miedo para que aprenda a afrontar los que no son necesarios y que, al superarlos, pueden mejorar su autoestima. Se debe realizar una aproximación sin forzar porque si forzamos hacemos lo contrario y podemos incluso intensificarlo.

Publicidad

6. Los adultos pueden ofrecer también modelos correctos de cómo actuar frente a diferentes situaciones de miedo. De hecho, la forma en la que se enfrentan a sus propios miedos le da al hijo el patrón que ha de seguir en una situación similar.

7. A veces es bueno en niños muy ansiosos enseñarles técnicas de relajación para que se calmen en las situaciones con mucho miedo, para que baje la intensidad de sus emociones. Entonces, su respuesta fisiológica no será tan alta y desde la calma se puede hacer frente al temor de un modo más eficaz.

8. Si le cuesta identificar sus miedos podés proponerle que dibuje o exprese con su cuerpo aquello que lo genera.

9. Cuidado con transmitirles los temores de los adultos sin darnos cuenta, con nuestra forma de reaccionar. Si se ve que algo te asusta automáticamente lo va a catalogar como algo peligroso y va a responder igual que vos ante ese estímulo.

Publicidad

10. La actitud de adultos es fundamental a la hora de aceptar y superar los miedos ya que si les transmitimos seguridad, serenidad y confianza en ellos mismos se sentirán capaces de enfrentarse a ellos. En cambio, si te burlás de ellos perderán la confianza en compartirlo con vos. Una actitud empática es la base puesto que así se sentirá comprendido y estará más dispuesto a reconocer sus temores y enfrentarse a ellos.

Fuente: Infosalus

Continuar leyendo

Salud

Cómo maquillar tus ojos con glitter

Tips para usar este make up en una ocasión especial

El maquillaje con glitter es mejor aplicarlo de manera puntual y en las ocasiones que lo requieran, como algunas fiestas y en las cenas o reuniones más informales. Para ello, podés seguir algunos algunos trucos.

Hay que ir con cuidado con estos efectos coloridos, ya que pueden quedar muy exagerados, por lo que debemos encontrar el punto exacto entre la tonalidad, la forma del ojo y el efecto glitter que mejor nos quede.

Este tipo de maquillaje, al contrario que pasa con las sombras normales, es mejor aplicarlas con las yemas de los dedos. Al ser un material más cremoso y pegajoso, las brochas no lo extenderían de igual manera. En cambio, la purpurina, si hablamos de aplicarla aparte, podemos hacerlo mediante pinceles que reservaremos para este cosmético, así no dejaremos restos en otros utensilios.

Los acabados en dorado para los looks más naturales y sencillos. Para ello aplicar un delineado grueso con este color en forma de ojo de gato sobre el párpado superior. El resto del maquillaje es mejor aplicarlo en tonos tierra y empolvados, con unas pestañas que tengan poca máscara negra y unos labios glossy sin demasiado grosor. En este tipo de modelado podríamos incluir el blanco o el gris perlado, que darían un toque más sencillo incluso para el día.

Publicidad

Los azules y los grises pueden servir para crear unos acabados más sofisticados, tanto de día como de noche. Con ellos podemos rematar el resto de la cara con un maquillaje natural. O mezclar estos acabados con sombras más opacas, como el negro o el gris oscuro a modo de base en los contornos del ojo o en contraposición unos de otros: grises y azules glitter en la zona superior, mientras que las sombras opacas se pueden quedar para las pestañas inferiores en efecto ahumado.

Los efectos en dualidad de colores requieren de algo más de práctica, ya que hay que definir bien cada parte, porque con los ahumados o difuminados del glitter acabarías por destacar solo uno de los dos colores o formar uno nuevo. La técnica es la clave para cualquier forma o efecto que quieras conseguir.

El efecto que crea un maquillaje con sombras glitter es muy exagerado al principio, por lo que habrá que ir probando distintos acabados, así como los colores y las técnicas. Algunos tips para principiantes:

– Ir probando distintos acabados para conseguir unas sombras glitter adecuadas a tus rasgos

Publicidad

– Para que no quede todo con un acabado excesivo, es mejor si aplicamos primero una base que no sea muy pesada. Con cremas líquidas y tonos suaves, pondremos un fondo que quede natural con ayuda de una brocha para ello.

– A continuación, poner los polvos de sol para dar más movimiento y definir los rasgos de manera simple: pómulos, frente y barbilla. Así evitaremos que se remarquen mucho ciertas zonas, siempre y cuando usemos el color tierra que más se asemeje al nuestro, ya que es solo para dar profundidad.

– Tras extender las dos primeras partes del maquillaje, seguir preparando el rostro. Para ello dejar que el blush adquiera una tonalidad menos rosada. Los pómulos deben aparecer un poco sonrosados, aunque mejor si no nos pasamos con el color y apostamos por ciertos acabados tierra que aportarán más naturalidad.

– Finalmente, centrarse en los labios. Estos deben estar bajo un efecto gloss suave. Para conseguir esto será mejor si usamos uno transparente o que tenga un tono rosado en acabado empolvado, muy discreto y que dé la apariencia de aspecto aniñado y delicado, porque la fuerza ya la pondremos en los ojos.

Publicidad

– También son importantes las cejas bien perfiladas y rellenadas con color, para que no queden ni muy finas ni muy gruesas, ya que la atención se centrará en los ojos y esta parte destaca mucho. Podés pintar las cejas y acompañar al resto de las sombras pintadas en efecto glitter con los geles y peines especiales.

– Es conveniente usar una base previa en los ojos antes de poner este tipo de maquillaje. De esta manera, se crea un efecto de color así como un juego de luces y sombras que ayudarán a definir el ojo.

Fuente: Bekia

Publicidad
Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR