Seguinos en nuestras redes

Salud

Cómo enseñarles a tus hijos a organizar su armario

Consejos para desarrollar su autonomía en este ámbito

Si deseás fomentar la autonomía de los niños a la hora de vestirse, podés comenzar por enseñarles cómo organizar su armario. La incorporación del hábito del orden desde la infancia es muy beneficioso para la vida y ayuda a simplificar las tareas cotidianas.

Cuando todo está guardado en su lugar es mucho más fácil encontrar lo que buscamos. De esta manera, si les enseñamos a acomodar su ropa, les será más fácil elegir qué ponerse y vestirse solos.

Cómo organizar el armario para tenerlo todo a la vista

Para que no tenga problemas en localizar su ropa, es importante que esté organizada y dispuesta a su alcance. Para lograrlo, su armario tiene que cumplir algunos requisitos:

Publicidad

– Contar con tablas o estantes en la parte baja.

– Tener una barra a mitad, de modo que lleguen a las perchas más fácilmente.

– Sustituir las cajoneras altas por otras más bajas y pequeñas. En lo posible, que sean transparentes o de rejilla para permitirles ver lo que hay en su interior.

– Colocarle pegatinas temáticas a las cajoneras opacas, para que sepan dónde encontrar cada cosa.

Publicidad

Enseñales a doblar y a colgar la ropa

Es una de las primeras tareas que debemos enseñarles, ya que si no son capaces de realizar esto, de poco servirán los demás consejos. Aunque no sea una tarea sencilla, sobre todo para los más pequeños, con paciencia y a base de práctica, aprenderán a hacerlo cada vez mejor. Podemos seguir distintas técnicas, incluida la de Marie Kondo, que propone disponer la ropa de forma vertical para ahorrar espacio y localizarla fácilmente.

Clasificá las prendas por categorías

Así les será más sencillo buscar el sitio exacto donde se encuentra lo que quieren ponerse. Por ejemplo, destiná un cajón o estante para las camisetas, otro para su ropa interior, otro para los pantalones y así.

Publicidad

Remarcales que no mezclen las categorías y que coloquen siempre cada prenda en el lugar que le corresponde. Esta forma de organizar la ropa es más visual y sencilla de asimilar para los niños.

Organizá el armario según el esquema corporal de los chicos

Cuando empiezan a vestirse solos, es probable que lo hagan siguiendo su esquema corporal. Primero la ropa interior, después las prendas inferiores, luego las superiores y para finalizar, los zapatos y los complementos.

Si se usa este esquema para enseñarles a organizar su armario, les será más fácil encontrar las cosas. Así, lo mejor es seguir la siguiente propuesta:

Publicidad

– Colocar la ropa interior en los cajones más bajos del armario.

– Ubicar los pantalones, las faldas y las prendas inferiores dentro de estantes, perchas o cajones intermedios.

– Destinar las estanterías más altas para la ropa de la parte superior del cuerpo, pero asegurarse de que siempre quede todo a su alcance.

– Dejar los zapatos en algunos canastos o cajas dentro del armario o en otro lugar destinado para este fin, como un mueble zapatero.

Publicidad

No te olvides de los complementos

Los complementos de verano (lentes de sol, gorra) y los de invierno (gorros, bufandas, guantes) son prendas que pueden olvidar ponerse. Como en general se colocan al salir de casa y se quitan al entrar, podés ubicarlos en cajas o en algún mueble recibidor de la sala. También podés dejarlos en un perchero al alcance de los niños.

Cuando les enseñamos a colaborar con las labores de casa, debemos esforzarnos por confiar en ellos y por no exigirles demasiado. No podemos pretender que hagan lo que ni siquiera nosotros a veces hacemos. Por eso, es importante que los padres demos ejemplo de lo que les pedimos y seamos constantes con ellos.

Fuente: Eres mamá

Publicidad

Salud

Cómo ablandar un pan duro

Una manera sencilla de poder aprovecharlo

Cuando el pan se pone duro existen opciones para que vuelva a estar blando y así poder aprovecharlo. Necesitás agua, papel aluminio, un horno y seguir estos pasos.

– Precalentá tu horno a 160 C.

– Rociá un poco de agua en la superficie del pan.

– Cubrilo con papel aluminio.

Publicidad

– Hornealo por 8 a 10 minutos, y está listo para comer. Notarás que sigue igual de crujiente pero estará calentito y suave por dentro.

Fuente: Cocina delirante

Continuar leyendo

Salud

Cuáles recipientes podemos meter en el microondas y cuáles no

Tips para no arruinar ni tu comida ni el aparato

Si tenés dudas acerca de qué recipientes se pueden meter en el microondas y cuáles deberías evitar para que tu comida quede bien y no generar un accidente casero, seguí leyendo.

Hay quienes no colocan recipientes de plástico por el mito de que puede ser cancerígeno, mientras que el aluminio puede soltar chispas e incendiar el artefacto. La mayoría de las maderas no soportan un viaje por el plato giratorio ardiente y el papel tampoco se lleva bien con los calores de ahí dentro.

En cuanto a los primeros, hay contenedores plásticos aptos para este aparato. Solo hay que mirar la base del recipiente: la ley obliga a informar del tipo de plástico con el que se ha fabricado. El número cinco metido en un triángulo corresponde al polipropileno. Y es apto para meterlo, siempre que sea de uso alimentario. Para más tranquilidad, las tarteras aptas para microondas suelen añadir unas ondas dentro de un cuadrado, el símbolo internacional de “apto para microondas”.

Respecto a los envases descartables, si son de polipropileno se pueden reutilizar y meter en el microondas sin problemas. Si son de otro material, podés lavarlos y reutilizarlos, pero mejor no usarlos para recalentar porque podría haber migraciones. Si solo vas a meter un golpe de calor a la comida, la cantidad de microplástico que se podría desgajar de un recipiente no apto para microondas es mínima y nunca puede superar los límites establecidos. Otra cosa es que sea más que probable que se deforme por el calor y se desparrame la comida, y cuando un envase se medio derrite o se deforma, el sentido común te pide no meterlo ahí.

Publicidad

Mientras que los moldes de papel, cartón o madera son aptos para un horno normal, pero no para el microondas. Las bandejitas take away de madera de abedul, de álamo o de caña de azúcar son aptas para recalentar en microondas, es decir, lo que se entiende por recalentar: meterlas 30 segundos o un minuto a temperatura media -la de recalentar, no la de cocer, entre 350 y 600 W-.

El microondas calienta con más facilidad aquello que lleve agua, como la madera que es un material orgánico y lleva agua. Por eso también aumenta su temperatura, se dilata y deforma. Algo similar sucede con las cajas de cartón, como las de los restaurantes de hamburguesas. Con el calor del microondas se secan también las colas que unen los extremos y se pueden despegar los mismos. Si querés recalentar tu hamburguesa, las papas o los tallarines al curry, pasalos a un bowl de toda la vida.

Con el calor, podría haber migraciones de sustancias no deseadas desde el plástico a tus alimentos. Pongamos que solo vas a calentar: una opción fácil son las tapas protectoras de plástico grandes de toda la vida, o las de silicona ajustables. En el caso de que vayas a cocinar, lo más seguro es usar recipientes de silicona o de vidrio con tapa.

Fuente: Msn

Publicidad
Continuar leyendo

Salud

Ocho trucos para aliviar los ojos hinchados

Cómo aliviar esta inflamación al levantarnos

En ocasiones nos levantamos con los ojos más hinchados que de costumbre. ¿Cuáles pueden ser sus causas y cómo aliviarlo? En principio, la ausencia de parpadeo hace que produzca sequedad ocular, que se manifiesta con la hinchazón de ojos y párpados. Esto también suele estar asociado a estrés, ansiedad, falta de descanso o a algunas enfermedades de base.

Por otro lado, puede producirse por la retención de líquidos. Al estar en posición horizontal mientras dormimos, se ralentiza la circulación sanguínea y el fluido lagrimal, hinchándose los ojos y el rostro. Esta posición, además, hace que la presión sanguínea aumente en la cabeza, favoreciendo la retención de líquidos en la zona.

La última causa por la que nos despertamos así está relacionada con lo que consumimos, por ejemplo si bebemos bebidas alcohólicas, que generan alteraciones circulatorias que terminan causando la retención.

Trucos para desinflamar los ojos:

Publicidad

1- Rodajas de pepino: es la forma más conocida. Colocar en cada ojo una rebanada de pepino frío para relajar los ojos cansados, humedecerlos y aliviarlos en caso de enrojecimiento.

2- Antifaces de gel: son un buen recurso. Ponelo un rato en el freezer y luego aplicalo unos minutos para que actué en la zona. Podés hacer lo mismo si tenés una sheet mask.

3- Masajes: podés hacerte un masaje muy suave con las yemas de los dedos para favorecer el flujo sanguíneo. Si tenés un rodillo de jade, mejor aún.

4- Frío en el contorno de ojos: podés humedecer dos algodones con un poco de crema o loción hidratante, llevarlos al frío y aplicarlos en los ojos durante unos minutos.

Publicidad

5- Agua de rosas: ya sea una infusión hecha en casa o de tu marca favorita, es otra buena solución para los ojos hinchados y bolsas. Aplicá el agua directamente en dos algodones y ponelos sobre los párpados para aliviar el cansancio de los ojos.

6- Alimentos con vitamina K: aunque no sea una solución instantánea, el consumir alimentos altos en esta vitamina (germinados, vegetales verdes, etc.) mejoran el flujo sanguíneo.

7- Almohada extra: si elevás un poco tu cabeza al dormir, sumando una almohada más, contribuís a una mejor circulación.

8- Evitá el alcohol: procurá no consumir bebidas alcohólicas durante la noche o intentá reducir los efectos de las mismas bebiendo abundante agua. De esta forma eliminarás el alcohol y no lo acumularás durante la noche.

Publicidad

En ocasiones la hinchazón puede producirse por una reacción alérgica a algún cosmético o tratamiento, con lo cual debemos consultar con un especialista que nos indicará lo que debemos hacer.

Fuente: Para ti

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR