Seguinos en nuestras redes

Salud

Qué tener en cuenta para elegir tu crema hidratante

Algunos factores son fundamentales a la hora de optar por una u otra

Debemos elegir la crema hidratante que mejor se adapta a nuestro tipo de piel, la cual necesita algunos productos de aplicación diaria, independientemente de tu edad, como: limpiador, crema hidratante adaptada a tu cutis y el protector solar.

A los 20, en plena revolución hormonal, tenemos más tendencia a tener granitos o acné juvenil, por eso la mayoría de las veces elegimos, de manera errónea, productos demasiado agresivos para limpiar, pensando que así eliminamos la grasa, pero lo que realmente hace la piel es fabricar más sebo para protegerla.

Otra acción habitual no muy recomendada es usar toallitas desmaquillantes; aunque nos resulten cómodas y rápidas, limpian de manera superficial, y, en la mayoría de los casos, no eliminan bien los restos de maquillaje.

Además, en el caso de acné, su estado puede empeorar. Para este tipo de pieles con tendencia acneica, es más recomendable el uso de agua micelar o espumas limpiadoras.

Sobre los 30 comienzan a ser visibles los primeros signos de envejecimiento, la aparición de las primeras líneas de expresión en la frente, en el contorno de los ojos y alrededor de los labios. La producción de colágeno va disminuyendo y esto genera más sequedad, pero también, algún que otro brote de acné y la aparición de manchas por exposiciones solares sin protección. Por todo esto, es importante conocer y saber identificar las necesidades de tu piel en cada momento para empezar a introducir activos enfocados a frenar el proceso de envejecimiento.

Pasados los 40 puede ser que comiences a notarla más seca, menos luminosa o a veces con un tono apagado y cansado. La zona del contorno de los ojos es la primera que delata el paso del tiempo y las arrugas que aparecerán después. Es hora de empezar a cuidarse con un tratamiento preventivo anti edad, por lo que tu crema hidratante tiene que contener activos antiedad. Es la hora de tratar, no solo hidratar.

Entrando en los 50 la capacidad de producir colágeno disminuye, comenzamos a perder firmeza y densidad, la piel se vuelve cada vez más fina y menos luminosa, además, la sequedad cutánea provocada por procesos hormonales contribuyen a que se vea más deteriorada.

Llegados a los 60-70 años, además de todo lo leído anteriormente, las arrugas, la firmeza, la elasticidad y la falta de brillo van aumentando, las células van mucho más lentas, esto se traduce en un piel mucho más delgada y frágil y que necesita unos cuidados específicos.

Las pieles jóvenes con piel normal, buscan hidratantes que contengan activos como el ácido hialurónico, que hidrata sin engrasar, en el caso de pieles secas la hidratante deberá llevar en su formulación además de ácido hialurónico, más lípidos, que le aporten la nutrición que necesita para restablecer la función barrera.

En el caso de pieles grasas, activos como el ácido hialurónico son un acierto, pero deben combinarlo con activos seboreguladores que hidraten y matifiquen. Las pieles mixtas buscan el equilibrio, una fórmula que hidrate pero que no deje brillos. Por eso la mayoría de las hidratantes contienen ácido hialurónico entre sus ingredientes, funciona como un imán que atrae la humedad.

No es cuestión ni de marcas ni de precios, sino de elegir bien los principios activos que nos van a funcionar y que mejor se van a adaptar a al tipo piel, de ahí la importancia de un buen diagnóstico facial.

Fuente: PFC

TE PUEDE INTERESAR