Seguinos en nuestras redes

Espectáculos

Diego Brancatelli, sin filtro: las frases más trascendentes del único panelista que estuvo los 10 años de “Intratables”

El periodista deportivo trabajó desde el primero hasta el último programa del ciclo de debates que reunió a las principales figuras del ambiente político y económico. A días de su final, el reconocido panelista militante del kirchnerismo hace un repaso de su carrera, sus compañeros y los momentos más picantes.

Tras más de una década al aire, Intratables, el programa televisivo que debatió todas las noches la coyuntura diaria de la Argentina, llegó a su fin y varios de los comunicadores que integraron el equipo de trabajo recuerdan los mejores momentos de un ciclo que supo trascender la pantalla y llevar las discusiones políticas y económicas a todos los hogares.

Entre el staff, se destaca la presencia del único periodista que integró el panel desde el primer día de emisión hasta el último. Diego Brancatelli, reconocido militante del kirchnerismo y un histórico del programa, se mostró a corazón abierto y reveló cómo fue su trabajo a lo largo de los 10 años de duración.

“Nunca imaginé que el programa iba a durar tanto tiempo, porque estaba pensado para el verano. Mi personaje fue de menor a mayor. Los que venían sabían que los iba a molestar. Además de tener buena información, me propuse incomodar al entrevistado, preguntarle lo que no quiere que se le pregunte. Pero se terminó, ahora me siento raro y vacío”, comenzó analizando en una entrevista para el diario La Nación.

Al respecto de sus inicios, sostuvo: “Yo no era tan popular y con el programa logré que cualquier gerente, director o empresario de los medios me conozca y eso es muy bueno. Aunque costó mucho”.

Sobre la dinámica de debates y discusiones que se fueron instalando, reveló: “A veces, en esa vorágine de estar en vivo y de saber que cuando se prende la cámara tenés que decir lo que se te cruza por la cabeza… porque si te pones a analizar, fuiste… Los panelistas sabíamos que eran seis segundos: lo que no dijiste los primeros seis segundos no lo vas a decir más. Después, está en la capacidad y en la inteligencia de cada uno ver cómo elaboraba el argumento para decirlo. Pero reconozco que hubo veces que dije barbaridades. Aún sabiendo que tenía razón”.

Los programas fueron característicos por los debates calientes que se generaban entre los panelistas e invitados. Brancatelli recuerda una de las “peleas aceptadas” que logró traspasar la televisión e inmiscuirse en el ámbito de lo personal. En ese sentido, recordó su fuerte discusión con Silvia Fernández Barrios.

“Silvia es una mujer que estaba retirada y que volvió, pero que sigue con la mentalidad de la tele de los 80, que no conoce Google. Dice que a mí me pasaban información los servicios secretos… ¡Cualquier cosa! Igual prefiero que piense que tengo contactos con los servicios secretos antes que se entere que encontré todo en Google, porque me baja a mí el precio”, expresó.

En la misma línea de acontecimientos, la década que vivió Brancatelli al aire como integrante del programa nocturno no fue toda color de rosas. El periodista deportivo analizó los rumores que rondaban sobre su posible salida y aseguró, con algunas dudas, que existió gente que “pidió por su cabeza”.

“Hubo momentos en el que los debates eran muy agresivos y al directorio del canal no le gustaba eso, querían algo más ameno. Sé que Liliana Parodi me defendió con uñas y dientes. No voy a dar nombres, pero los conductores que dicen que salvaron mi cabeza en realidad eran los que la pedían“, explicó.

Consultado por el mismo medio si pensó en algún momento en renunciar, afirmó: “Sí. Hubo momentos en los que sentí que eran muchos contra mí, que era desigual. Yo sentía que tenía razón, que representaba lo que la gente pensaba en la calle, pero el producto estaba hecho de una manera tan desequilibrado que yo volvía cuestionado a casa. Todos contra mí. Los productores me decían que me relaje, que era un programa de televisión y que la vida era otra cosa. Pero yo siempre me lo tomé en serio”.

Entre los momentos icónicos que más recuerda del programa destacó dos en particular: “El de Luis D’Elía con su grito de “Amor, amor, amor”. Ese fue un momento de mucha tensión. O cuando llamó (Jaime) Stiuso”.

Por su parte, Brancatelli, quien se ha vuelto un blanco de críticas en las redes por su forma de pensar, hizo un repaso por las situaciones más incómodas que le tocó vivir en la calle: “La primera vez, en el Unicenter. Tuve un almuerzo de trabajo en el shopping y después me quedé grabando una protesta de empleados que reclamaban la reincorporación de compañeros despedidos. Estaba en eso cuando aparece una vieja que me empieza a gritar ‘¡Ay, sos Brancatelli!’, ‘¡Cristina!’, ‘¡Sos corrupto!’. Yo estaba con mi mujer, embarazada de ocho meses. Me alejé y la señora me persiguió por todo el shopping. Después se le sumó un viejo de Santiago del Estero… Ahí no sabés qué hacer, si pegarle una trompada o irte. Me fui, pero me acompañaron con los insultos hasta el estacionamiento”.

Consultado por su segunda experiencia incómoda acontecida en Miami, relató: “¿Qué te parece que estaba haciendo en Miami? Te doy tres opciones. ¿Estaba por alquilar un yate, estaba en Swarovski comprando joyas o estaba en Dolar Tree, que es una tienda de todo por un dólar? Me estaba probando un perfume berreta con un olor a alcohol en Dolar Tree. De hecho, uno me lo traje. Y una señora me siguió con el celular diciéndome: ‘¡Qué lindo, Nac&Pop (”nacanpop”, dice, por Nacional y popular) en Miami!’. Ese día no le dije nada, pero le hice una denuncia. Porque en Estados Unidos está prohibido grabarte sin autorización, mucho menos ese escrache”.

Sobre las contradicciones que han circulado en torno a los kirchneristas que vacacionan en el extranjero, manifestó: “Si yo me quiero tomar vacaciones en Miami, tengo todo el derecho. Esa es una de las injusticias y peleas absurdas que se armaron entre kirchneristas y antikirchneristas. Yo leí en el libro de Cristina que el lugar preferido de Néstor era Nueva York. Los kirchneristas también tenemos buen gusto, nos encanta la buena vida. No somos solamente cacerola con arroz. Nos gusta ir a un salón vip, viajar en primera, nos gusta ir a Miami… No crean que nos tenemos que conformar. Esta chica bastante ‘chetonga’ pensó que yo no debía estar en Miami porque seguramente les ensuciaba la imagen que tenía”.

Por otro lado, el periodista se animó a responder si el gobierno actual lo había defraudado: “Sí. Es que noto varias cosas: si el porcentaje de inflación está como está, si el dólar está imparable, la nafta también y que encima el que se empobrece es el trabajador, algo mal están haciendo. Para mí no es ajena la coyuntura, pero ya pasó. Hay que ponerse a trabajar y hacer cosas. Ahora, adhiero a lo que dijo sobre que hay ciertos funcionarios que no funcionan. Necesitamos que se tomen medidas urgentes y concretas”, sostuvo.

Y agregó: “Se puede, Alberto y Cristina tienen que encerrarse, sentarse y discutir la política económica. Así no va. La gente cuando votó al Frente de Todos lo hizo para vivir mejor. Pasó la pandemia que no es fácil, el país estuvo parado seis meses, pero ya pasó. No quiero más excusas: laburemos para y por la gente porque la gente no da más”.

Espectáculos

Las excéntrica compra de Wanda Nara que enloqueció a sus seguidores de Instagram

La influencer publicó una foto en su perfil de la popular red social, luego de salir del local de Yves Saint Laurent, una prestigiosa casa de la capital francesa.

Wanda Nara es fanática de la moda y está atenta a las nuevas tendencias de la moda europea. La popular esposa de Mauro Icardi tiene una predilección por las carteras y los zapatos.

Mediante su perfil de Instagram, la hermana de Zaira Nara compartió las fotos de su visita al local de Yves Saint Laurent que lleva el nombre de su fundador, considerado unos los principales exponentes del diseño de moda, en la segunda mitad del siglo XX.

En la prestigiosa tienda, la rubia compró un par de sandalias negras de efecto acharolado, con plataforma XL, taco aguja, punta abierta y tobillera regulable con hebilla.

Se trata del modelo “Kika” y según el sitio oficial de Saint Laurent, el par tiene un valor de 1.095 dólares. De acuerdo con las especificaciones de la página, se trata de un diseño hecho al 100% de piel de becerro y suela de cuero. ¿Las medidas? La plataforma tiene 6 centímetros y el taco 17.

Las sandalias elegidas por Wanda Nara. (Foto: Instagram de @wanda_nara)

Continuar leyendo

Espectáculos

El aumento de sueldo que pidió Mirtha Legrand para continuar en El Trece

El nieto y productor de la conductora no se mostró conforme con el monto que le ofrecían para volver al canal en el que se encuentra desde 2013.

Las negociaciones entre Mirtha Legrand y la emisora para concretar la vuelta de la diva a la pantalla, no tuvieron éxito. Desde El Trece dejaron trascender que Nacho Viale, nieto y productor del tradicional programa de almuerzos habría exigido un aumento de sueldo por demás alto, lo que coartó las posibilidades del regreso.

La plata es lo que trabó todo”, aseguró el periodista Adrián Pallares en el ciclo televisivo que conduce, por la misma emisora. Al respecto, revelaron que los directivos le ofrecieron un 70% de aumento con respecto al contrato del año pasado, a lo que Viale retrucó con un incremento del 200%.

Según se supo, en varias ocasiones Mirtha Legrand manifestó sus ganas de volver a El Trece, aunque ese hecho no ocurriría este año, “Ella quería estar acá, en el canal en donde la vemos desde 2013, una pantalla que le guardó su lugar durante la pandemia”, dijo uno de los conductores del programa Socios del Espectáculo.

En ese sentido, señalaron que “Adrián Suar hizo todo lo posible para que Mirtha Legrand vuelva”, pero no lo logró. Además, comentaron que la conductora estaba “muy triste” por la negativa y apuntaron contra Nacho diciendo: “Fue su nieto quien no quiso cumplirle el sueño a su abuela”.

En las últimas horas, la conductora había manifestado su “deseo de seguir, pero apesadumbrada por la noticia de la negociación fallida, se abrieron a negociar con otros canales”, aseguró el periodista.

Además, se hizo hincapié en el esfuerzo económico que hicieron desde el canal para retener a la diva: “El Trece propone un 70% más, por sobre lo que se le ha dado al resto de las productoras, ya sean La Flia, Polka, Kuarzo o las que puedan renegociar sus contratos con este canal, que no llegaron a este porcentaje”.

“El 70% es lo que se le ofreció. Así le hubieran dado la mitad de lo que pidieron, que sería un 100%, está lejísimos de lo que pretenden. En comparación al presupuesto de 2021/22, el ofrecimiento al resto de las productoras fue un 55 o un 60, en este caso se llega al 70 como fin de la negociación. Fue el tope de la oferta”, destacó el conductor.

Luego, Adrián Pallares sumó: “Más allá de los números, que sabemos cuáles se manejan por trabajar en esta empresa, hay partes de esta historia que tienen que ver con el afecto y cariño que tiene Adrián Suar con Mirtha. Su vínculo con ella, en todo momento, fue tratar de que ella siguiera en El Trece y llevar adelante la negociación de manera personal”.

En ese sentido, Pallares reveló una intimidad de la charla directa que tuvo Suar con la mítica conductora: “Mirtha lagrimeó en el teléfono con Suar, por no decir lloró. Ella le dijo ’quiero estar en El Trece, estuve muy cómoda. Han reinventado un formato que tiene 54 años’. De su propia boca, dijo que quiere volver a la televisión y a El Trece. Lo cierto es que ahora Mirtha está muy triste”.

Durante el programa, se especuló sobre las presuntas exigencias que habría tenido el productor de los almuerzos, sobre todo en cuanto a la pauta publicitaria y los espacios al aire.

Por su parte, Mirhta se refirió al tema, a la salida de un evento en donde comento, “fue raro, pero me parece que era lo que correspondía. Nacho lo hizo todo de buena fe. Hace mucho estábamos esperando una respuesta de El Trece y mi deseo era volver a El Trece. No creo que se pueda dar”.

En cuanto a la relación con el directivo del canal, sostuvo, “Adrián me llamó el día anterior y me dijo que iba a hacer lo imposible para arreglarlo. Teníamos ganas de hacer algo en conjunto con Juanita”.

Tas la consulta sobre si le gustaría regresar a América, la diva de los almuerzos respondió, “Sí, fueron muy cariñosos conmigo siempre. Nacho no me dice nada. Pero no sé cómo se va a resolver, no me abrumen con las preguntas porque no puedo responder nada”.

 

Continuar leyendo

Entrevistas Nexofin

Entrevista a Julián Mozo: recuerdos del básquet, el Draft de la NBA y el impacto de Michael Jordan

En diálogo con Nexofin, el periodista de Infobae, Página 12 e IP habla de su infancia en Coronel Dorrego, detalla el origen de su libro sobre Emanuel Ginóbili y recuerda su etapa como Director de Comunicaciones de la Confederación Argentina de Básquet y de la Liga Nacional

Nacido cerca de una zona muy identificada con el básquet argentino como Bahía Blanca, Julián Mozo siempre tuvo en claro que iba a seguir la carrera de periodismo.

“Desde los nueve años ya tenía cuadernos donde anotaba y hacía un seguimiento del fútbol, tenis, automovilismo… todo tipo de deportes”, recuerda el periodista a NEXOFIN, en el ciclo “Charlas de WhatsApp”.

Inició su carrera profesional en la revista Sólo Básquet en 1996 y luego pasó 17 años en el Diario Olé. En la actualidad se encuentra en el sitio Infobae, el diario Página 12 y recientemente se incorporó al programa Deportivo IP en el canal IP.

Un punto a destacar de su trayectoria fue en el año 2013: escribió el libro sobre la vida de Emanuel Ginóbili llamado “El señor de los talentos”.

Detalle a tener en cuenta: tiene la certificación de Lionel Messi; el actual jugador del Paris Saint-Germain de Francia es el autor del prólogo.

“Está diagramado con que cada capítulo es un talento de él; es una persona que nació con algunos talentos y los que no tuvo los perfeccionó, mejoró o los desarrolló…”, explica el oriundo de la ciudad de Coronel Dorrego, ubicada al sur de la provincia de Buenos Aires.

En diálogo con Nexofin, el periodista de Infobae, Página 12 e IP habla de su infancia en Coronel Dorrego, detalla el origen de su libro sobre Emanuel Ginóbili y recuerda su etapa como Director de Comunicaciones de la Confederación Argentina de Básquet y de la Liga Nacional.

Nexofin (N): ¿Cuándo decidiste incursionar en el periodismo?

Julián Mozo (JM): Lo tuve claro de muy chiquito. Desde los nueve años ya tenía cuadernos donde anotaba y hacía un seguimiento del fútbol, tenis, automovilismo… todo tipo de deportes.

Hacía como crónicas; desde que estaba en mi pueblo sabía que iba a estudiar eso.

A uno siempre le decían “Hay otras carreras mejores con más salida laboral”. Contra la pasión y la determinación para hacer algo no se puede.

N: ¿Quiénes son tus referentes en el medio?

No tengo muchos; no soy de seguir a personas puntuales para ver lo que hacen. Si hay periodistas que respeto y que me gustan como puede ser Juan Pablo Varsky, Miguel Simón, Ezequiel Fernández Moores… hay muchos, difícil mencionarte ahora alguno.

Van más del periodismo más puro y duro de la vieja escuela: contar historias, hacer algo diferente, chequear la información… cosas que deberían ser básicas, pero que gran parte de estos periodistas y otros hacen habitualmente.

N: ¿Cuál es el primer recuerdo de básquet que tenés?

De toda la vida porque yo soy de un pueblo llamado Coronel Dorrego, a 100 km de Bahía Blanca que es la capital del básquet. Prácticamente, al mismo momento de recibir una pelota de fútbol, recibimos una de básquet.

Mi viejo jugó al básquet, mi hermano jugó al básquet… yo jugué en la Liga Nacional. Me crie muy cerca de Bahía Blanca que en ese momento tenía tres equipos de Liga (Club Atlético Pacifico, Club Estudiantes y Club Olimpo).

Consumíamos mucho básquet y tuve claro siempre que me encantaba tanto como el fútbol y que muy probablemente me iba a dedicar a eso: a ser periodista de básquet.

N: Actualmente estás en Infobae, Página 12 e IP, ¿cómo te organizas con la rutina?

Me voy organizando de acuerdo a las prioridades. Las notas tanto de Infobae como Página 12 me llevan mucho tiempo; lo de IP es nuevo y trabajo los fines de semana.

Después, me ocupa mucho tiempo trabajo en difusión (medios masivos con deportistas, empresas, gobernaciones que me contratan) de eventos.

Las notas que armo me llevan mucho tiempo porque me gusta investigarlas, hacerlas bien, con detalle, contar historias que dejen algo, que inspiren, motiven y no me gusta hacer cosas cortitas y superficiales.

Me organizo, sobre todo con el tema familiar (tengo dos hijas). No es sencillo; habitualmente, soy bastante organizado, metódico y relativamente rápido para hacer las cosas.

Te puede interesar:

Entrevista a Julio Lamas: inagotable pasión por la Liga Nacional de Básquet y un desafío en el lejano Oriente

Entrevista a Cecilio Flematti: búsqueda y comunicación de las fuentes del fútbol

Entrevista a Sofía Martínez: un cambio profesional, su primera cobertura y la actualidad del fútbol femenino

N: Charlaste con muchas personalidades a lo largo de tu carrera, ¿a quién te gustaría entrevistar y aún no pudiste?

No sé si tengo una persona que me faltó entrevistar. La verdad es que todo lo que me ha tocado… todas las estrellas argentinas o Roger Federer, LeBron James, Kobe Bryant, Gregg Popovich… podría nombrar a Phil Jackson como uno.

Rafael Nadal es un deportista que me hubiera encantado entrevistar. Tuve la suerte de ir a muchos torneos (Juegos Olímpicos, finales de NBA y mundiales de básquet) y tener la chance de cruzarme con muchas figuras que la verdad me demostraron porque son figuras: muy sencillas y muy buenas entrevistas; pudiendo sacarle el jugo a estar algunos minutos con estas personalidades.

N: Observaste varios partidos, estadios y eventos deportivos pero, ¿qué basquetbolista te ha impresionado más?

Sin duda que Michael Jordan. Tuve la suerte de cubrir dos finales de la NBA cuando estaba él (sus dos últimas prácticamente en 1997 y 1998 ahí en la cancha). No solamente desde el punto de vista deportivo sino lo que él irradiaba como persona.

No soy cholulo y nunca me pasó quedar impactado con la presencia de un deportista y con él si me pasó. Cuando me lo cruce en un vestuario cuando tuve que hacer una pregunta en una conferencia de prensa sentí la presión que no había sentido (y que no volví a sentir nunca más).

Más allá de lo deportivo que fue una cosa sin parangón, el impacto de estar con alguien que irradiaba otra energía también fue algo para destacar.

N: Escribiste en el año 2013 el libro “El señor de los talentos” que habla sobre la vida de Emanuel Ginóbili, ¿cómo surgió esa investigación?

Cuando me lo propusieron yo estaba en Olé en ese momento. La idea mía era hacer otra cosa que no era contar la vida de él.

De hecho, “El señor de los talentos”, está diagramado con que cada capítulo es un talento de él; es una persona que nació con algunos talentos y los que no tuvo los perfeccionó, mejoró o los desarrolló… de esa manera surgió: buscando realmente contar las cosas que lo hicieron diferente a un chico que no nació predestinado (como puede ser Kobe, LeBron o Messi) a ser un súper crack.

Él no nació para serlo; se construyó como tal y me parece que esa construcción era interesante profundizarla.

N: ¿Tenés pensado realizar otro y sobre qué trataría?

Me hubiera gustado escribir algún libro; pero, con esta demanda que yo mismo tengo de hacerlo con mucha profundidad es difícil.

A veces, se escriben libros superficiales de una manera sencilla y eso no es lo que a mí me gusta y todas las ideas que tuve realmente me podían llevar mucho tiempo y en el día a día que yo tengo no podría hacerlo; esa es la situación, pero, me hubiera encantado realmente.

N: Fuiste Director de Comunicaciones de la Confederación Argentina y de la Liga Nacional, ¿cómo recordás esa etapa?

Lo recuerdo como un gran aprendizaje; fue un año y medio en total. No me interesó ocupar ese cargo por prestigio, dinero… por nada. Era una experiencia más en mi carrera y estaba en un momento ideal para intentarlo.

Me fui orgulloso de lo que hice; nadie puede decir que no trabajé y que no generé un enorme contenido para difundir el básquet.

Apostando a un equipo de trabajo (creía que no podía formar porque nunca había sido jefe); había podido darle oportunidades a muchos chicos jóvenes que realmente tienen un talento y con algunas cosas nuevas (como transmisiones de Twitch).

Sobre todo, darle mucha difusión a no solo la selección mayor masculina, sino al básquet adaptado, femenino… muchas de las cosas que yo propuse o prometí y creo que cumplí; me fui tranquilo y sabiendo que di el máximo y que fui fiel a lo que yo prometí.

Te puede interesar:

Entrevista a Iris Otero: TNT Sports, fútbol femenino y la tradición de mirar las carreras de TC

Entrevista a Martín Bachiller: amor por los deportes, historias sobre el golf y una charla con Tiger Woods

Entrevista a Zuca Conti: anécdotas, pasión por el rugby y un deseo para Los Pumas

Entrevista a Danny Miche: tenis en tiempos de coronavirus y la lucha de Vilas por el número uno

Entrevista a “Marta” Altberg: su pasado como jugador, sus inicios en ESPN y su gran presente

N: Pasemos a la actualidad, ¿cuál es tu opinión sobre el Draft de la NBA 2022?

Fue el más peleado por la posición número uno que yo recuerde; de hecho, se definió en las últimas horas.

Ratifica el nuevo prototipo de jugador que se busca hoy en el básquet (ya no de una posición puntual sino muy versátil que pueda hacer muchas cosas y que tenga múltiples fortalezas).

Muchos de los jugadores que están hoy (sobre todo los tres primeros) tienen eso; va a depender de muchas circunstancias.

Muchos jugadores que son elegidos en el Draft y después no dan lo que se pensaba o los que no se pensaban que iban a dar tanto crecen y son otro tipo de jugadores. Por lo pronto, la característica del Draft fue esa.

N: Siguiendo el hilo, ¿cómo ves el desempeño de los jugadores argentinos en los Estados Unidos y en Europa?

Los veo bien; tenemos una camada que se ha hecho un lugar importante en Europa (al principio a muchos parecía que no podían llegar a lo que están logrando, pero que la verdad se han hecho un lugar y han demostrado no solamente una gran capacidad deportiva sino de todos los intangibles que la Generación Dorada trajo para acá; los ha ayudado).

Gabriel Deck, Nicolás Laprovittola, Facundo Campazzo, etc… se han fortalecido con muchos de los tips/consejos que le han dado la Generación Dorada y han podido hacerse un lugar importante; eso nos permite también tener ilusión con la selección.

N: ¿Qué expectativas tenés con la Selección Argentina de Básquet, rumbo al Mundial FIBA 2023?

La ilusión está; es moderada. El básquet, a nivel mundial, es el deporte más competitivo (más que el fútbol) porque con la disolución de la Unión Soviética y Yugoslavia hoy hay 12/13/14 equipos que pueden ser medalla (cosa que no pasa en otros deportes).

Hace que como la Argentina se vio en Tokio tiene que estar a tope: jugar diez puntos para pelear con esas potencias. Hoy la Argentina ya no es una potencia; es un equipo respetado, valorado y que puede competir.

Hay que saber el contexto; tiene muy buenos jugadores, pero va a necesitar llegar al máximo como equipo (como pasó en el Mundial de China 2019) para realmente competir con otros países (que tienen más capacidad física, cantidad de jugadores, otro biotipo). No va a ser fácil, pero la ilusión está.

Julián Mozo en su columna de básquet en Deportivo IP, programa conducido por Nacho Meroni, Rocío Cuenca y Leandro Illia (los sábados a las 17 y los domingos a las 21)

N: Vamos con un pequeño ping-pong, ¿una serie o documental deportivo que recomiendes?

Hay muchos; The Last Dance es uno de los que más me gustó, por diferentes motivos. Once Brothers (ESPN tiene muchos)… 30 for 30; cuentan las historias como a mí me gusta que se cuenten; lo que hay detrás.

Hay muchos jugadores de la NBA míticos que tienen historias grandiosas que fueron llevadas en esta sección maravillosamente.

Después, la de la Generación Dorada que se hizo acá está bastante bien; hay otras realmente interesantes, también. No hay mucho material audiovisual argentino, pero los que hay son buenos (también los recomiendo).

N: ¿Ídolo de la infancia?

Sin dudas fue Michael Jordan en el deporte que cubro.

N: Jugas bastante al fútbol, ¿a qué arquero te pareces?

Muy difícil decirlo jaja. Soy un arquero salidor, no juego bajo los tres palos, manejo el área, que atajó toda su vida… dentro del arco me siento como no me siento en ningún otro lado. Es mi lugar en el mundo, más que enfrente de la computadora o de un micrófono.

Lo hice toda mi vida y todavía con 48 años sigo jugando porque me siento cómodo; obviamente, uno aspira a ser invencible y que no le hagan goles… los goles llegan igual, pero es una de mis grandes pasiones (no es la única, porque me gustan todos los deportes). El fútbol y atajar, sin ninguna duda, forma parte de mi vida.

N: ¿Frase de cabecera?

“No hay mal que por bien no venga”. Es la que más me gusta, para afrontar los malos momentos y saber que por algo pasa.

N: ¿Una canción que te represente?

No creo tener.

N: Para cerrar en un concepto, ¿Julián Mozo es…?

Un periodista apasionado y no mucho más que eso.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR