Seguinos en nuestras redes

Salud

Trucos caseros para limpiar tu plancha de cocina

Si querés eliminar la suciedad y grasa con elementos que tenés en casa, tomá nota

Limpiar y mantener la plancha en la que cocinás en buen estado es importante para optimizar su uso, para que los alimentos tengan una cocción correcta en menos tiempo y para evitar ingerir sustancias poco saludables o toxicas derivadas de la combustión de las grasas.

Limpiala cada vez que la uses y hacé un repaso en profundidad cada cierto tiempo para evitar que la suciedad pueda acumularse. Tené en cuenta el material del que está hecha para usar los productos adecuados. Además de los que podés encontrar en el supermercado, también hay trucos caseros.

Detergente

Aunque hay desengrasantes industriales específicos, el detergente es un aliado a la hora de limpiar una plancha muy sucia. El primer paso es intentar eliminar la suciedad más evidente, es decir, los posibles restos de alimentos adheridos y las partículas carbonizadas, para, seguidamente, terminar eliminando cualquier atisbo de grasa resistente.

1- Si la plancha está fría, encendela unos minutos para que se caliente (no demasiado) y así sea más sencillo desprender la suciedad.

2- Una vez que esté templada, apagala y, con ayuda de una espátula o rascador específico, retirá los restos más grandes. Usá utensilios que no la rayen.

3- Hecho esto, aplicá con tus dedos el detergente por toda la plancha, realizando suaves movimientos circulares.

4- Dejá actuar 10-15 minutos.

5- Seguidamente, repartí por toda la superficie unas gotas de agua y esparcila, mezclándola con el detergente, y realizando, nuevamente, círculos. El movimiento con tus dedos ayudará a desprender la grasa sin dañar la plancha. Dejá que el agua y el producto hagan su efecto por unos minutos.

6-Enjuagala plancha bajo la canilla con agua templada. Si es una plancha eléctrica, retirá el detergente con ayuda de una esponja empapada en agua templada y secá con papel absorbente.

Limón

Si está realmente sucia, el limón es un desengrasante natural y te ayudará a dejarla como nueva.

1- Con la plancha templada y retirado, en lo posible, los retos de comida, vertí sobre ella el jugo de 1 o 2 limones.

2- Dejá actuar al limón al menos 30 minutos

3- Seguidamente, retirá el jugo, con la suciedad y la grasa desprendida, con un papel o trapo de cocina, ya que dejará un agradable aroma. Si lo preferís, enjuagá previamente con agua templada y secá bien para eliminar cualquier resto de humedad.

Vinagre blanco

Para limpiar y desinfectar planchas muy sucias sin necesidad de recurrir a desengrasantes químicos.

1- Poné en una botella con vaporizador una mezcla con la misma cantidad de agua que de vinagre.

2- Pulverizá o remojá bien toda la superficie aunque la plancha esté fría.

3- Dejá actuar 20-30 minutos.

4- Pasado este tiempo, con un estropajo que no raye (generalmente azul) limpiá la plancha incidiendo en aquellos puntos con suciedad acumulada. Retirá con papel o paño al uso.

5- Enjuagá con agua templada y seca.

El vinagre te resultará especialmente útil si tu plancha de hierro forjado presenta alguna mancha de óxido. Si es de teflón, por precaución, retirá el vinagre y la suciedad con una esponja en lugar de una de acero para evitar cualquier deterioro de la capa antiadherente.

Sal y ½ limón

Si no limpiaste la plancha tras el cocinado y se ha quedado suciedad incrustada especialmente “rebelde”, probá este truco:

1- Preferentemente con la plancha templada, esparcí por la superficie un puñado de sal fina o de grano medio (no gorda porque podría haber piedrecitas de sal con puntas que la rayasen).

2- Distribuí unas gotas de agua.

3- Refregá medio lim{on por la plancha para que el jugo que vaya soltando y los granos de sal funcionen como un anti grasa y desincrustante.

4- Enjuagá con agua y seca bien toda la superficie.

Bicarbonato

Siempre que tu plancha lo permita (generalmente solo si es de acero o hierro fundido) también podés optar por limpiar la suciedad densa y persistente con bicarbonato.

1- Esparcí una pequeña cantidad de bicarbonato y añadí un poco de agua para formar una especie de pasta.

2- Dejá actuar 5 minutos.

3- Retirá la mezcla y la suciedad primero con una espátula y luego con agua templada.

4- Secá bien toda la superficie antes de guardarla.

Hielo

Si tiene zonas con restos de comida o incrustaciones que no hay manera de eliminar, probá de poner en su superficie unos cubitos de hielo cuando aún esté algo caliente (no ardiendo). Antes de hacerlo, apagá y desconectá completamente la plancha o retirala del fuego.

El fuerte contraste de temperaturas facilitará que la suciedad se desprenda. Tras esto podés limpiar mejor la superficie de la plancha con el procedimiento habitual con detergente o con otro de tu preferencia.

Para no causar deterioros, leé el manual de instrucciones donde estará detallado el material usado en su fabricación y los consejos básicos de mantenimiento y limpieza. Cuando esté limpia, podés protegerla esparciendo en su superficie unas gotas de aceite de oliva o girasol, que crearán una fina película protectora que ayudará a su conservación.

Fuente: Un cómo

Salud

¿Te pasaste de sal? Tips para arreglar tus platos

Cómo solucionar el problema si te excediste con este ingrediente

Uno de los errores más comunes a los que podés enfrentarte en la cocina es la sal, ya que, cuando se comienza a cocinar, es común excedernos en la cantidad de este ingrediente. Pero podés evitar el desperdicio de alimentos con estos tips:

– Si tenés una sopa o guiso salado, la solución es agregar un trozo grande de papa cruda a la sopa, salsa o guiso y esperá a que esta se haya cocido antes de retirarla, ya que esta verdura absorberá el exceso de sal.

– También podés hacerlo con frijoles, lentejas o leguminosas, solo colocá una papa medio cocida en el centro de la cacerola por 15 minutos.

– Si tu guiso es cremoso, agregá una cucharada más de leche.

– El pan también contrarresta lo salado, pero el defecto de éste es que al disolverse un poco, retirarlo del guiso en el que lo coloques será algo complicado.

– En caso de obtener una pasta salada, colocala directo en agua helada.

– Para remediar una vinagreta o aderezos extremadamente salados, tu mejor aliado será el orégano.

– Para las verduras, no hay mejor remedio que enjuagarlas, así les quitarás el exceso de sal. Esta técnica también puede ser usada en el jamón o chorizo.

– Una buena opción para disminuir el sabor salado es agregar un ingrediente ácido que no modifique el sabor del plato original, como puede ser jugo de limón, jugo de jitomate, vinagre o vino.

– En el caso de los guisos o carne salada, agregá una pizca de azúcar.

– Si por alguna extraña razón como que fue mucha cantidad de sal no se logra quitar el exceso, lo mejor que podrás hacer es servir el plato muy caliente, ya que la temperatura aminorará el sabor.

Fuente: Cocina fácil

Continuar leyendo

Salud

Alerta: detectaron el primer caso sospechoso de viruela del mono en la Argentina

Lo confirmó el Ministerio de Salud nacional. Se trata de un hombre residente de la provincia de Buenos Aires, que se encuentra aislado y en buen estado clínico general

Preocupación: el Ministerio de Salud nacional informó que se detectó el primer caso sospechoso de viruela del mono en la Argentina. Se trata de un hombre residente de la provincia de Buenos Aires, que se encuentra aislado.

Además, señalaron que presenta “buen estado general” y está “recibiendo tratamiento sintomático”. Por otra parte, detallaron que cuenta con un antecedente de viaje a España, donde estuvo del 28 abril al 16 de mayo 2022.

Mediante un comunicado, la cartera que lidera Carla Vizzotti señaló que “en la ciudad de Buenos Aires se ha reportado hoy el caso de un paciente que estaría cursando esta enfermedad sin haber sido aún confirmada por cuanto se encuentra bajo investigación”.

Para confirmar el diagnóstico, la cartera sanitaria informó que se realizó una toma de muestra que fue enviada al Laboratorio Nacional de Referencia INEI- ANLIS Dr. Carlos G. Malbrán con el objetivo de realizar un análisis etiológico.

“Déjense de gansadas”: Novaresio cruzó al Ministerio de Salud por el lenguaje inclusivo

“Mientras se aguardan los resultados se conformó una mesa de trabajo con la provincia de Buenos Aires y Ciudad Autónoma de Buenos Aires, para coordinar las acciones clínicas, diagnósticas y epidemiológicas con el fin de confirmar o descartar el caso, dar adecuada atención clínica e implementar todas las medidas de control de foco para evitar una posible transmisión”, advirtieron.

Continuar leyendo

Salud

Dos trucos para abrir y cortar una palta sin que se destroce

Dos tips para poner en práctica

La palta madura es muy delicada y sensible a la manipulación. Es fundamental que su punto de madurez sea la ideal a la hora de abrirla. Para saberlo, observá su color, apretala ligeramente y comprobá que se hunda un poquito. Si lo hace es señal de que podés abrirla. Hacete con un cuchillo —o un utensilio de cocina específico para pelar paltas, que también los hay— y una tabla y vamos a ello.

En dados

Es ideal para ensaladas o para un tartar o poke, por ejemplo, tenés que rodearla con un cuchillo, como si la fueras a abrir por la mitad. Con piel incluida. A continuación, lo dividís a mano en dos y clavás con un golpe seco el filo del cuchillo en el “hueso”, que saldrá con un pequeño giro. El tercer paso consiste en trazar dados con el cuchillo, cortándola todavía dentro de la piel. Y, por último, los extraes con ayuda de una cuchara.

En finas capas

La otra opción es picarlo en finas láminas, para ponerlas por ejemplo en las tostadas . Para que quede bien cortado y expuesta, repetí el primer paso del método anterior. Una vez dividido en dos y desechado el hueso, retirá la piel con la ayuda de un cuchillo de punta y laminalo sobre la tabla de cortar.

La dificultad radica en levantar la palta de la tabla de manera que no se desparrame, que queden las láminas ligeramente montadas unas encima de otras. Para conseguirlo, el truco es meter un cuchillo ancho debajo y levantar la palta laminado para colocarlo sobre el pan o plato donde quieras presentarlo.

Fuente: Mía revista

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR