Por la alta inflación los salarios pierden más de un 20% del poder adquisitivo real

Un informe privado estima que el impacto de la suba contante de precios degrada la capacidad de compra de los asalariados.