Seguinos en nuestras redes

Mundo

Estados Unidos sancionó a las dos hijas de Vladimir Putin

La decisión del Gobierno de Joe Biden se enmarca en una nueva ronda de represalias contra el mandatario ruso tras la masacre en Bucha.

El enfrentamiento político y económico que actualmente divide a Rusia de las principales potencias de Occidente, en medio de la invasión que Vladimir Putin ha propiciado en Ucrania, ha escalado a otros niveles que incluyen sanciones directas contra miembros de la familia del mandatario ruso.

Según trascendió, Estados Unidos decidió sancionar a Maria Putina y Katerina Tikhonova (las dos hijas del líder fruto de su primer matrimonio con Liudmila Shkrebneva) como parte de una nueva ronda de represalias tras la masacre que se registró en la ciudad ucraniana de Bucha.

“Creemos que muchos de los activos de Putin están ocultos con miembros de la familia, y es por eso que los estamos atacando”, dijo un alto funcionario de la administración del presidente norteamericano, Joe Biden, que habló con periodistas para anticipar las sanciones.

Comienza la evacuación de civiles ucranianos del Donbass, a la espera de una gran ofensiva del ejercito ruso

Publicidad

Además de las hijas de Putin, EE.UU. y sus aliados imponen un bloqueo económico a dos importantes bancos rusos y paralizan las inversiones en Rusia.

Al respecto, la Casa Blanca detalló en un comunicado: “Estos individuos se han enriquecido a expensas de los ciudadanos rusos” y “algunos de ellos son responsables de proporcionar el apoyo necesario para la guerra de Putin en Ucrania”.

Según la revista Forbes, Maria Putina, la mayor de las hijas con 36 años de edad, nació en Leningrado -hoy conocido como San Petersburgo- y es copropietaria de Nomeko, una empresa que participa en la construcción de un centro oncológico a las afueras de San Petersburgo.

Por su parte, Katerina Tikhonova, de 35 años, dirige un instituto de inteligencia artificial en la Universidad Estatal de Moscú. Según cita El Mundo de España, nació en Dresde, Alemania Oriental, mientras Putin se desempeñaba como espía de la KGB, la policía política soviética.

Publicidad

Putin se refirió a ellas solo una vez durante una conferencia de prensa en 2015. “Están dando los primeros pasos en sus carreras, pero están progresando. No se han involucrado en el mundo de los negocios o en la política”, aclaró. Señaló que no “han sido chicas estrellas”, y que no han gozado de beneficios por su posición.

“Ellas viven en Rusia. Y no se han educado en ninguna otra parte que no sea en Rusia”, afirmó, en medio de versiones que indican los contrario. “Estoy orgulloso de ellas. Continúan estudiando y trabajando y hablan tres idiomas europeos con mucha facilidad”, expresó.

Entrevistas Nexofin

Entrevista a Nicolás Lucca: era de la generalización, un viaje revelador a Polonia y el proyecto Relato del Presente

En diálogo con Nexofin, el periodista brinda su opinión por la profesión, detalla el proceso en el que armó sus libros y recuerda su experiencia en Varsovia al presenciar el traslado de refugiados ucranianos hasta Canadá

Fue ex judicial, ex estatal, vio de todo y se hizo periodista: Nicolás Lucca mantiene una gran obsesión por la escritura y la lectura. Describe que toda persona es una gran historia para ser contada.

“Estamos en la era de la generalización y ya no se habla de un periodista u otro, sino de ‘el periodismo’ como si fuera un ente en sí mismo, como si no existieran las individualidades”, explica el comunicador nacido en Buenos Aires en el año 1982 a NEXOFIN, en el ciclo “Charlas de WhatsApp”.

A lo largo de su carrera fue subeditor de la Revista Noticias, editor en la web del diario Perfil, redactor en Infobae y columnista en el Canal de la Ciudad.

Durante los últimos años, el protagonista publicó dos libros que exploran síntomas de la política nacional: “Lo que el Modelo se llevó: Todo lo que perdimos en la Década Ganada” y Te odio: Anatomía de la sociedad argentina”.

Publicidad

En la actualidad escribe diferentes notas en su sitio personal Relato del Presente. Son textos de la actualidad, pero sin tener que lidiar con nadie para pedir permiso para publicarlos.

Al explicar sobre su propio espacio en la web, el protagonista explica: “Ha evolucionado a su propio modo, tiene vida propia. Nació cuando atravesaba un momento personal muy complejo, me llevó al periodismo, comenzó con textos que hoy no escribiría y ahora es prácticamente un diario personal de cómo fue mutando mi forma de ver las cosas”.

En diálogo con Nexofin, el periodista brinda su opinión por la profesión, detalla el proceso en el que armó sus libros y recuerda su experiencia en Varsovia al presenciar el traslado de refugiados ucranianos hasta Canadá.

Nexofin (N): ¿Cómo llegó tu primer trabajo en los medios?

Publicidad

Nicolás Lucca (NL): Por accidente. Trabajaba en el Estado de Planta Permanente. Ya tenía mi página Relato del Presente desde 2008 y un día me ofrecieron de Perfil.com comenzar a escribir allí. A los pocos meses renunciaba en la Planta y comencé en la redacción.

N: De no haber seguido la carrera, ¿qué camino hubieras hecho?

Realmente no lo sé. Me dejé llevar y hoy resisto cualquier otra opción que no tenga que ver con expresarme de esta forma.

N: Siguiendo con la profesión, ¿cómo ves al periodismo hoy?

Publicidad

Como síntoma de época. Estamos en la era de la generalización y ya no se habla de un periodista u otro, sino de “el periodismo” como si fuera un ente en sí mismo, como si no existieran las individualidades.

Se nos acusa a todos de ser cómplices del gobierno o de la corrupción, cuando la inmensa mayoría de los procesos judiciales se iniciaron tras investigaciones periodísticas o porque algunos confiaron en contar sus historias a periodistas.

Al mismo tiempo existe una manía narcisista en la que se necesita ser estrella. No somos conscientes de que nadie nos recordará en unos años.

Y en cuanto a algunas ramas del periodismo, hay una que es la que más me preocupa: hoy el estrellato pasa por el periodismo político.

Publicidad

Y eso quiere decir que al país le va pésimo. Si el país estuviera ordenado o no viviera en crisis permanente, pocos reconocerían por la calle a los periodistas políticos.

Y me preocupa más allá del síntoma de cómo está el país porque para ser estrella se requiere que haya pobres, corruptos, incapaces y todo lo que hace daño. Es como una funeraria: cuanta más gente muere, mejor le va.

N: Pasemos un poco sobre lo personal, ¿en qué momento de tu vida te encontrás?

Cumplí 40 este año. Para esta altura pensaba tener todo resuelto y hoy me cago de risa de haber pensado eso en algún momento. Profesionalmente vivo en una pelea constante por querer ser yo y lo que posibles empleadores desearían que haga.

Publicidad

Es un tire y afloje que a veces cansa. Querés hacer un libro sobre un tema, te piden otro y a nadie le importa si ya publicaste dos o si tenés el olfato entrenado para saber si un tema puede funcionar aunque hayas trabajado de editor de redacción.

Estoy en un momento de querer hacer más acciones sociales que otra cosa. El periodismo se ha corrido de la territorialidad, del embarrarse para mostrar lo que los demás ven, de cubrir para descubrir.

Y quisiera -utópicamente, lo reconozco- que se vuelva a eso. Hay colegas jóvenes que lo hacen con un compromiso social que debería llamar la atención.

Carolina Amoroso y Joaquín Sánchez Mariño son prueba de ello: salir de la zona segura -literalmente- para ir a zonas peligrosas y mostrarte la miseria de una humanidad que no vemos.

Publicidad

Y yo quiero eso. Podría redondear que estoy en un momento en el que quisiera largar todo y, al mismo tiempo, soy muy feliz cuando algo funciona y quiero hacer eso para siempre.

Por lo demás, me he vuelto una persona huraña, me gusta estar en casa , escuchar música en paz, o perderme en algún bar con un libro y un anotador .

N: ¿Cómo te manejas con las críticas en general?

¿Cuáles críticas? No, hablando en serio: todo depende del emisor y el contexto. Si la crítica proviene de una persona que no entendió, no quiso entender, y agrede, puedo contestar o seguir de largo. Por lo general, sigo de largo.

Publicidad

Por lo general… Si la crítica proviene de alguien que entendió y no comparte, depende del tenor de su crítica: se debate.

Pero hoy la mayoría de las críticas no son tales, sino agresiones gratuitas por decir algo que no agradó al receptor y lo toma como si hubiera sido para él, lo personaliza.

Pero más que a las críticas, últimamente le temo más a la indiferencia frente a los temas que se abordan. Es triste notar que nos vamos volviendo cada vez más endogámicos en el consumo.

Te puede interesar:

Publicidad

Entrevista a Sofía Barruti: cambio de vida, manejo de fuentes y la importancia de las redes

Entrevista a Agustina Girón: docencia en la virtualidad, su rol en La Cornisa y los errores políticos en la pandemia

Entrevista a Diana Deglauy: primeros trabajos, su paso por la agencia rusa RT y un presente promisorio

Entrevista a Daniel Campomenosi: conducción, running y la recordada censura de “Barú Budú Budía”

Publicidad

Entrevista a Agustina Bassi: carrera en los medios, historia de vida y el objetivo de Mujeres que sanan

N: Viajaste hace poco a Polonia por el traslado de refugiados ucranianos hasta Canadá, ¿qué detalle te marcó de esa experiencia?

Todo. No hay un segundo que no tenga grabado como un documental en mi cabeza. Me marcó, primero, que existan personas que abandonen toda comodidad para cruzar el planeta y ayudar a totales desconocidos.

Luego, al contactar con los refugiados, comencé a sentirme pequeñito, a pensar que soy un boludo que se queja de cosas absolutamente solucionables si tuviéramos un poco de conciencia ciudadana o si tuviéramos el coraje de exigir y predicar.

Publicidad

Problemas reales es tener que largar todo porque un loco quiere quedarse con tu país. Problemas reales es tener hijos chiquitos y no saber qué hacer con ellos.

No desmerezco lo nuestro dado que la magnitud de un problema que nos afecta es proporcional al mayor de ellos, entonces si no vivís en guerra, tu mayor problema será la inflación, o la inseguridad. Pero son cosas que tienen solución.

Quizá sea lo que más bronca me genera: tienen solución. Ahora, estar en tu casa planificando el finde y al día siguiente tener que llevarte a tu familia y meter tu historia en cuatro valijas sin saber dónde terminarás… eso escapa de cualquier solución o acuerdo que puedas reclamar.

Y tercero: Canadá y su hospitalidad de puertas abiertas. Reciben, organizan, educan, dan vivienda, empleo, escuelas y recuerdan que todos fueron inmigrantes alguna vez.

Publicidad

Qué sé yo. Puede que existan más viajes, pero el primero quedará tatuado en el alma. Tanta gente sufriente, tanta gente generosa, y cuando se encuentran sólo pueden ocurrir cosas buenas.

Ser testigo de eso es impagable y estaré por siempre agradecido a Enrique Piñeyro.

N: Redactaste los libros “Lo que el modelo se llevó” y “Te odio”, ¿cómo nacieron esos proyectos?

Publicidad

El primero fue una propuesta de Marcelo Panozzo cuando él trabajaba en Penguin Random House. Me preguntó si me animaba a escribir un libro sobre el final del gobierno de Cristina y opté por encarar un inventario: qué nos quedaba.

Te odio, en cambio, fue difícil parirlo. Nadie entendía a qué apuntaba con eso de que “el odio define las relaciones sociales de la Argentina”. Era 2017 cuando comencé a mostrar la idea y no lo vieron como tema. Pero le encapriché y lo escribí igual.

Para 2018 apareció Galerna y les encantó. También influyó que era más fácil entender la idea con un libro terminado. Y que para ese entonces ya se había destrozado el Congreso y la sociedad se dividía en bandos.

N: ¿A qué público se los recomendarías?

Publicidad

Al que quiera pagarlo, obviamente. Pero con el primero se dio algo raro: para 2019 lo veía lejano. Pero en 2020 comenzó a venderse de nuevo, sin ninguna movida. Y claro, quedó como un recordatorio de lo que había vuelto.

Te odio, en cambio, es para aquellos que tengan la mente abierta y quieran romper prejuicios.

Carolina Amoroso y Nicolás Lucca

N: Contanos sobre el proyecto Relato del Presente, ¿cómo lo resumirías?

Una idea trasnochada que surgió en agosto de 2008 de forma anónima y que es lo más estable que he tenido en mi vida. Nada, ni relaciones ni empleos, me han durado lo que lleva RDP.

Ha evolucionado a su propio modo, tiene vida propia. Nació cuando atravesaba un momento personal muy complejo, me llevó al periodismo, comenzó con textos que hoy no escribiría y ahora es prácticamente un diario personal de cómo fue mutando mi forma de ver las cosas.

Publicidad

No sé cómo definirlo y eso es una definición en sí misma. Son textos, a veces graciosos -sin desearlo- otros duros, pero sin tener que lidiar con nadie para pedir permiso para publicar.

Te puede interesar:

Publicidad

Entrevista a Diego Genoud: libros, política y los desacuerdos internos en los sectores de poder

Entrevista a Lourdes Marchese: casos policiales, la causa Cabezas y el rol de la Justicia

Entrevista a Joaquín Sánchez Mariño: libros, viajes y el armado de una comunidad de periodistas

Entrevista a Vicky Casaurang: qué genera el teatro, cuántos espectáculos presenciaba y una obra para protagonizar

Publicidad

N: Hablemos del presidente, ¿cómo lo ves hoy, en este escenario, a Alberto Fernández?

No lo veo.

N: Si tuvieras la posibilidad de preguntarle algo, ¿qué le consultarías?

Por qué aceptó todo lo que aceptó, desde el día en que lo designaron candidato hasta esta sombra que es hoy. Es el “hombre acepto”.

Publicidad

Huynh Cong Ut, Enrique Piñeyro, Phan Thị Kim Phúc y Nicolás Lucca

N: ¿Cómo observas a la oposición frente a este Gobierno?

Por momentos dura -como corresponde- y por otros risueña. Ahora encaran una pelea interna que debería darnos risa si no fuera que vivimos aquí.

Hay como una suerte de test de la blancura que en el oficialismo no existe: perdonaron a Massa, imagínate.

En cambio, la oposición mayoritaria se debate frente al peronismo cuando hay un rosario de peronistas o ex peronistas en sus filas, desde Patricia Bullrich hasta Christian Ritondo, desde Diego Santilli hasta Miguel Angel Pichetto, que pasó de jefe de bancada del kirchnerismo a candidato a vice de Macri.

Veo una oposición con ganas, esta vez con hambre de poder -cosa que durante buena parte del primer kirchnerismo no ocurría- pero con cierto purismo que, podrá tener sentido, pero debería darse puertas para dentro.

Publicidad

No me parece momento de pretender esculpir el David de Miguel Ángel cuando una estatua de plastilina deforme no tiene problemas en seguir mutando con tal de conservar el poder.

Pero… también es síntoma de lo que nos toca: en la Argentina el político se dedica a la política y pretende que todo el mundo, además de trabajar, se dedique a la política.

Joaquín Sánchez Mariño y Nicolás Lucca

N: Vamos con un pequeño ping-pong , ¿a quién te gustaría entrevistar?

Hoy a Volodímir Zelenski. Mañana, no sé.

N: Exceptuando el periodismo y la escritura, ¿qué más te gusta?

Publicidad

La música.

N: ¿Asignatura pendiente?

El día que nos quedemos sin pendientes, nos morimos.

N: ¿Una canción que te represente?

Publicidad

Desarma y Sangra de Serú Girán.

N: ¿Algo de vos que muy poca gente sabe?

Soy pésimo para las relaciones públicas, no entiendo indirectas, tengo mil TOCs y soy extremadamente torpe.

N: Para cerrar en un concepto, ¿Nicolás Lucca es…?

Publicidad

Alguien que busca saber quién es.

Continuar leyendo

Latinoamérica

Jair Bolsonaro intentó quitarle el celular a un joven que se manifestaba en su contra

El presidente de Brasil enfrentó a un youtuber que lo insultó cuando salía de la residencia oficial en Brasilia. El primer mandatario intentó sacarle el celular y para eso, lo tomó violentamente del brazo.

El jefe de Estado brasileño, Jair Bolsonaro forcejeó con un youtuber que lo increpó al salir de la residencia presidencial, en Brasilia. La escena fue capturada por un camarógrafo de la cadena de noticias Globo, que divulgó el video.

Este jueves por la mañana, el presidente de Brasil se detuvo en la puerta del Palacio de la Alvorada, antes de salir, para tomarse fotos y hablar con sus seguidores . El youtuber Wilker Leão, quien suele asistir al lugar para hacer videos provocando a los simpatizantes del exmilitar, comenzó a hacer comentarios críticos hasta que uno de los asistentes se enojó y lo empujó para hacerlo caer al suelo. Molesto por la agresión, empezó a gritar e insultar al presidente con términos como “vago”, “sinvergüenza” y “cobarde”.

Ante los gritos, Bolsonaro bajó del vehículo oficial y se dirigió hacia el joven influencer, pero tuvo la pésima intención de querer quitarle el teléfono celular.

Bolsonaro lo tomó de la camiseta y luego de un brazo para intentar retenerlo, hasta que  los guardias de seguridad del presidente rodearon al chico hasta apartarlo del lugar.

Publicidad
Continuar leyendo

Latinoamérica

Comienza a regir en Chile el test de drogas obligatorio a diputados

Entre el 22 y 30 de agosto, 78 legisladores se someterán al test de narcóticos; cuáles son las consecuencias si el resultado es positivo o si se niega a realizarlo

En una medida poco usual, diputados de Chile deberán someterse por primera vez a un test de drogas en el laboratorio de la Universidad de Chile entre el próximo 22 y 30 de agosto. Este jueves la Cámara de Diputados eligió a los primeros 78 legisladores que se someterán al test. La normativa establece que todos los legisladores deberán realizar la prueba al menos dos veces durante su mandato.

El presidente de la Cámara, Raúl Soto (Partido Por la Democracia) Soto explicó que el resultado del test tarda entre 10 a 15 días y adelantó que el grupo que no fue sorteado en esta oportunidad deberá realizarse el test a finales de septiembre.

El objetivo de la nueva normativa es prevenir el consumo “indebido de sustancias o drogas estupefacientes o sicotrópicas” para aumentar los estándares de transparencia en sus labores y evitar “la comisión de delitos del narcotráfico u otros relacionados a estos, y cualquier relación entre esta Cámara y las redes del narcotráfico que existen en el país”.

La medida es parte de un nuevo reglamento del órgano, e indica que el examen será periódico y de manera aleatoria, con la idea de que todos los parlamentarios deban realizárselo dos veces durante su periodo de cuatro años en el cargo.

Publicidad

La normativa establece que aquellos diputados que den positivo en el examen deberán dar autorización para levantar su secreto bancario, y en caso de que exista una transacción por sobre los 30.000 dólares aproximadamente, deberá ser justificada. En caso de que no pueda hacerse, la información será derivada a la Comisión de Ética y Transparencia de la Cámara o al Ministerio Público.

Los diputados también podrían negarse a realizarse el test, sin embargo, recibirán una sanción de parte de la Comisión de Ética y Transparencia de la Cámara.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR