Seguinos en nuestras redes

Salud

Cinco beneficios del vino tinto para la salud

Cómo puede ayudar al organismo siempre y cuando se tome con moderación

Una copa de vino tinto es sinónimo de placer, maridaje perfecto, pero también de salud, ya que posee propiedades nutricionales siempre y cuando se beba con moderación. Estas son algunas de ellas:

Antioxidante: debido a los flavonoides que contiene la piel de la uva tinta. Los antioxidantes son capaces de neutralizar las toxinas o radicales libres, culpables del envejecimiento celular prematuro y que puede ser el origen de la aparición de enfermedades importantes. Por lo tanto, podríamos decir que ingerirlo moderadamente es una manera de mantener el organismo joven.

Antiinflamatorio: otro de los beneficios lo encontramos en el resveratrol, responsable de las cualidades antiinflamatorias del vino tinto. La importancia de esta propiedad radica en que según estudios científicos la inflamación juega juega un papel fundamental en el desarrollo de enfermedades de tipo cardiovasculares, autoinmunes e incluso algunos tipos de cáncer.

Uno de los consejos para luchar contra la inflamación es el aumento del ejercicio físico, reducir el estrés y el cambio de dieta, integrando alimentos antiinflamatorios entre los que se puede encontrar el vino tinto, por supuesto, siempre con precaución y de forma moderada.

Mantiene el corazón fuerte: sus propiedades antioxidantes pueden ayudar al aumento de los niveles del colesterol bueno, lo que colabora a proteger las arterias de la acumulación de colesterol malo. De esta forma, se previenen las enfermedades coronarias e incluso disminuyen la probabilidad de padecer ataques cardiacos.

Favorece la flora intestinal: en la actualidad, los investigadores están estudiando los beneficios que puede tener sobre los intestinos y su papel en la digestión. Hasta la fecha, las primeras conclusiones indican que el consumo moderado favorece el crecimiento de la flora intestinal.

Mejora la salud mental: es una bebida social y como tal ayuda a relacionarnos y con ello se puede reducir el riesgo de padecer depresión. Eso sí, es necesario incidir en el hecho de que ni el vino tinto ni ninguna otra bebida alcohólica tiene algún efecto positivo sobre quienes tienen depresión u otro tipo de enfermedad mental. De hecho, provoca todo lo contrario y agravan la sintomatología.

Fuente: Día

TE PUEDE INTERESAR