Seguinos en nuestras redes

Salud

Platos calientes y saludables para el otoño

Opciones para cuando baja la temperatura

El otoño está haciendo su entrada y los primeros fríos hacen que el cuerpo empiece a pedir alimentos que nos mantengan calientes, pero también deben aportarnos los nutrientes que necesitamos.

La alimentación debe responder a las demandas del cuerpo para mantener la temperatura corporal, sin necesidad de comer en exceso. Estas son algunas ideas de cenas sencillas, de pocos ingredientes que aportan desde las vitaminas y minerales de las verduras, la energía de los cereales y legumbres y las proteínas necesarias.

Sopas

Son de las mejores opciones para alimentarte cuando empieza a bajar la temperatura. Son fáciles de hacer y versátiles: podemos hacer la que queramos con los ingredientes que tengamos a mano: verduras, carne, pollo, pescado… lo más importante es la elección de productos de calidad y un buen caldo casero.

Publicidad

Pueden hacerse una vez y freezar para otros días. Una forma de organizar la semana es destinar un tiempo para adelantar preparaciones que a medida que trascurre la semana y tener ya resueltas las comidas (o al menos adelantadas) sin caer en deliverys y comidas rápidas.

Además puede oficiar como entrada, al tener de base verduras, y será un aporte extra de fibra en la dieta diaria (que solemos dejar de lado las verduras crudas ante los primeros fríos). Su aporte de fibra nos dará saciedad para evitar comer en exceso el plato principal. Pero a su vez es un plato que podemos hacerlo único y completísimo y, si estamos en un plan de descenso de peso, son ideales por su efecto saciador, según detalla la nutricionista Lorena Balerio en el portal Eme.

Esta preparación sirve para usar los sobrantes que quedan en la semana en la heladera e hidrata.

Ingredientes

Publicidad

– 2 zanahorias picada en rodajas.

– 1/3 zapallo grande cortado

– Apio a gusto

– 2 puerros

Publicidad

– Perejil a gusto

-Condimentos (usé pimienta, y jengibre)

– Podés ponerle 1 papa

– Podés agregarle espinaca congelada o en cubos

Publicidad

– Una taza de agua o un poco más para no atorar a la licuadora.

Todo eso a licuar pero no hasta que quede todo procesado líquido sino a mitad de camino. Luego agregar un litro de agua y llevar a la olla a cocinar, revolviendo y listo. Si querés después podés ponerle tres cucharadas de fideos ya cocidos.

Cazuelas

Con fideos, arroz, legumbres, se adaptan muy bien a casi todo. Son una manera de comer bien, saludable y barato. Sumar legumbres es ideal por su bajo contenido de sodio, óptimas para las dietas sin sal y por su bajo índice glucémico para que los diabéticos no sufrir subidas bruscas de azúcar en sangre.

Publicidad

Al ser altas en fibra, dan esa sensación de saciedad más duradera y ayudan a controlar el apetito y a regular el tránsito intestinal. Son libres de gluten, lo que las hace grandes aliadas de los celíacos y aquellos con intolerancia al gluten.

Pueden freezarse y permiten armar un stock de porciones y tener a mano para cuando estás con poco tiempo y querés un buen plato caliente.

Tres opciones:

Sopa de zanahoria jengibre y cúrcuma (para entrar en calor rápido)

Publicidad

Ingredientes:

– 2 cucharadas de aceite de oliva

– ½ puerro cortado fino

– 1 diente de ajo picado

Publicidad

– 2,5 cm de jengibre rallado

– 6 zanahorias cortadas en rodajas

– Una pizca de sal

– ¼ cucharadita de canela molida

Publicidad

– 2,5 cm de raíz de cúrcuma rallada (o ½ cucharadita molida)

– 4 tazas de agua

– 2 cucharadas de perejil finamente picado o semillas para decorar.

Procedimiento:

Publicidad

Colocar el aceite en una cacerola mediana a fuego medio. Añadir los puerros, el ajo, el jengibre molido, y saltear por 2 minutos. Colocar las zanahorias, sal, canela y cúrcuma y cocinar 3 a 4 minutos revolviendo, añadir el agua y dejar que hierva. Bajar el fuego y cocinar a fuego lento hasta que las zanahorias estén tiernas, unos 15 minutos. Licuar la sopa, servir y decorar con perejil picado, cilantro o semillas. Podés rallar jengibre y agregar para darle un sabor más fuerte.

Ensopado de verduras y arroz o fideos (ideal cuando van quedando sobrantes en la heladera)

Ingredientes:

– 5 zanahorias

Publicidad

– 2 cucharadas de aceite

– 1/2 cebolla picada

– 2 dientes de ajo picados

– 1 taza de arvejas cocidos

Publicidad

– 1 morrón verde

– 1/2 cabeza de brócoli

– Sal a gusto

– 1 litro de caldo de verduras.

Publicidad

– 1 taza de arroz integral cocido (puede ser otro cereal como fideos o arroz blanco).

Procedimiento:

En una olla rehogar en aceite los ajos, la cebolla y el morrón verde, bien picado todo. Añadir la zanahoria y el brócoli troceado, dejar que se cocine un par de minutos e incorporar las arvejas y el arroz. Ponemos el caldo y dejamos que hierva todo junto durante unos 3 minutos, salamos al gusto y listo.

Cazuelita de garbanzos y calabaza

Publicidad

Ingredientes para tres porciones

– 3 tazas de agua (750 ml)

– 2 dientes de ajo

– 1 cebolla chica

Publicidad

– 1/2 morrón

– 1 tomate

– 2 cucharadas de tomate concentrado

– 1 papa

Publicidad

– 2 tazas de calabaza cruda cortada

– 2 cucharaditas de pimentón dulce

– 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra

– 1 lata de garbanzos cocinados

Publicidad

Procedimiento:

Calentá el agua y cuando hierva echá los ajos, cebolla, morrón, tomate fresco y concentrado. Cociná a fuego medio alto unos 5 minutos. Batí en una licuadora o mixer y agregá la mezcla de nuevo en la olla. Sumá las papas cortadas y cociná unos 10 minutos a fuego alto. Agregá la calabaza y cociná hasta que estén tiernas (depende del tipo de calabaza que uses). Echá el pimentón, aceite y por último los garbanzos. Cociná unos 5 minutos más y listo.

Fuente: Eme

Publicidad

Salud

Qué delineado te queda según tu tipo de ojos

Algunos tips para sacarle provecho al make up según tus facciones

Ante tanta diversidad de técnicas que existen actualmente, lo mejor es optar por aquel delineado que vaya mejor con nuestro tipo de ojos. Estos son algunos tips para que identifiques el tuyo y comiences a sacarle provecho.

1. Párpado caído: la mejor forma es trazando una línea a ras de las pestañas superiores y hacer un rabillo que dé amplitud a la mirada

2. Ojos separados: debido a la distancia que existe entre uno y otro el mejor delineado es aquel que engruese el lagrimal y termine difuminado en “V”.

3. Ojos juntos: hay muy poco espacio de distancia uno del otro, así que el mejor delineado es aquel que los enmarque con una línea suave en el lagrimal o que empiece a la mitad del párpado intensificándose hasta la comisura exterior.

Publicidad

4. Hundidos: el hueso de la ceja es más notable, por lo que el mejor tip de delineado es una línea gruesa es las pestañas superiores desde el lagrimal hasta el extremo y por último difuminar las pestañas inferiores.

5. Ojos saltones: son redondos y el globo ocular suele ser muy pronunciado. El tip de delineado es abarcar tanto el lado superior como inferior del ojo y difuminar ligeramente.

6. Ojos pequeños: delinear a ras de las pestañas superiores e inferiores y marcar una ligera “V”.

7. Ojos caídos: similar a los párpados caídos, el delineado para este tipo de ojos debe comenzar desde el punto más alto hacia el centro; algo parecido al cat eye.

Publicidad

Fuente: Ser zen

Continuar leyendo

Salud

Cómo hacer fertilizante casero con cáscaras de fruta

Cómo preparar un abono natural para tu cultivo orgánico

Cuando se desean tener cultivos orgánicos, lo mejor es usar abonos naturales, ya que, de esta manera, no se contaminan los productos con químicos. Si tenés un pequeño huerto en tu hogar y querés saber cómo abonar tus cultivos correctamente, estos son los pasos para que prepares un fertilizante casero con cáscaras de fruta.

Necesitás:

– 1,5 kilos de cáscaras de frutas con otros residuos orgánicos cómo verduras y pasto

– 300 gramos de azúcar

Publicidad

– 4 tazas de agua

– Paño grande

– Contenedor

– Cuerda

Publicidad

Instrucciones:

1- Mezclá los residuos y cáscaras con el azúcar

2- Cuando tengas una mezcla homogénea, vertí todo en el contenedor

3- Cubrí el contenedor con el paño y atalo a él con la cuerda

Publicidad

4- Esperá 10 días para que todo fermente

5- Pasado el tiempo, añadí a la mezcla el agua

6- Finalmente, usá la mezcla final para abonar tus cultivos y plantas

Fuente: La verdad

Publicidad
Continuar leyendo

Salud

Qué comer en cada fase menstrual

Alimentos recomendados para cada etapa del ciclo

Los cambios hormonales pueden generar cambios de emociones, aumento y disminución del apetito, la preferencia por cierto tipo de alimentos o los antojos y demás. El ciclo menstrual pasa por distintas fases y en cada una de ellas nos sentimos de una manera o tenemos unas necesidades distintas.

Una adecuada elección de alimentos, de acuerdo a cada fase, puede ayudar incluso a reducir algunos síntomas premenstruales y mejorar la forma de sobrellevar el periodo.

Fase menstrual

Durante esta fase, el recubrimiento interno del útero libera sustancias químicas que permiten al cuerpo soportar un embarazo (en caso de que el óvulo haya sido fecundado) o ayudan a desintegrar y desprender su recubrimiento (en caso de no haber fecundación). La progesterona disminuye drásticamente y con ella, la temperatura corporal.

Publicidad

Comprendida entre el día 1 y 5 del ciclo, se trata del momento en el que el cuerpo retiene mayor cantidad de líquido de forma natural, además de aumentar el cansancio y sensibilidad al dolor. Muchas se sienten más cansadas o desanimadas.

Incluí alimentos ricos en potasio y Omega3 como la cúrcuma y el jengibre, así como pescados azules o frutos secos, que poseen un efecto antiinflamatorio, reduciendo los calambres en el útero y disminuyendo los cólicos. Es el momento ideal para relajarse, descansar y hacer actividades físicas de impacto leve, como yoga o pilates. Consumí mucho líquido para reducir la retención, además de los alimentos ricos en fibras para evitar el estreñimiento.

Fase folicular o preovulatoria

Es la etapa posterior a la menstruación, en la que se forman los folículos que van convirtiéndose en un óvulo maduro. Los niveles de estrógeno aumentan cuando el ovario se prepara para liberar el óvulo.

Publicidad

En este momento, poseemos una mayor resistencia a la insulina, lo que permite tolerar mucho mejor los carbohidratos, ideal para incrementar el consumo de pastas integrales, tubérculos, pan y arroz integrales, entre otros. Además de la ingesta de proteínas, ya que se está formando el folículo y el endometrio aumenta de tamaño.

En esta fase el cuerpo usará a los glucógenos como sustratos energéticos y habrá una menor quema de grasas, razón por la cual deberíamos evitarlas. Se reduce también el metabolismo, que alcanza su punto más bajo una semana antes de la ovulación. En cuanto al carácter, en esta semana y media/dos semanas, muchas afirman que se encuentran mejor, más fuertes, animadas y menos sensibles.

Fase ovulatoria

El ovario libera el óvulo en la trompa de Falopio. Es la fase más corta, con una duración de 12-24 horas hasta un máximo de 36, (dependiendo de cada una) y se encuentra aproximadamente en la mitad del ciclo, alrededor del día 13 al 15, antes del inicio del siguiente periodo. En este momento, el nivel de estrógenos alcanza su punto máximo para dar lugar a la fase lútea.

Publicidad

Muchas dicen que la ovulación es un momento crítico y que lo notan incluso más que con la menstruación. Hay menos apetito, puesto que el cuerpo está focalizado en fecundar. Es el momento de mayor fertilidad y, en caso de buscar un embarazo es un momento óptimo para reforzar el consumo de alimentos con hierro y ácido fólico.

Durante esta fase, hay que bajar el consumo de carbohidratos (alimentos con almidón como pan, cereales, y arroces) porque el cuerpo no podrá gestionarlos de la misma manera que en las anteriores. Durante la ovulación, el metabolismo comienza a aumentar y muchos estudios lo relacionan con un aumento de la fuerza física.

Debemos también aumentar la ingesta de hidratos de carbono complejos (tubérculos, legumbres o frutas) y alimentos ricos en hierro, además de incluir frutos secos y cereales integrales, que regulan la progesterona de forma natural.

Fase lútea o premenstrual

Publicidad

Comprendida desde la ovulación hasta el inicio del siguiente periodo, momento en el que el saco que contenía el óvulo produce estrógeno y progesterona. Los cambios hormonales acá asociados al denominado síndrome premenstrual, produciendo alteraciones en el estado de ánimo, acné, hinchazón, dolores de cabeza, o sensibilidad, entre otros.

Hay una leve resistencia a la insulina, por lo que es habitual experimentar antojos dulces. También bajan los niveles de serotonina, lo que puede alterar el humor y despertar sentimientos de irritabilidad o tristeza.

Aumenta el metabolismo y con él, el apetito. Muchas no pueden controlar la cantidad de lo que ingieren, y algunas entran en un bucle de culpabilidad porque, además, debido a cambios hormonales importantes, el humor sufre muchos altibajos.

Pese a que demandamos dulce, es el momento en que el cuerpo peor gestiona los carbohidratos por lo que es importante tener soluciones más saludables para gestionar estos antojos. Conviene reducir el consumo de ultraprocesados debido a su alto contenido en sodio que favorece la retención de líquidos. E incluir alimentos como los frutos rojos o cereales integrales, ricos en magnesio.

Publicidad

Por su parte, las grasas saludables ayudan a reducir el apetito, por lo que se recomienda el queso, yogur griego, palta o chocolate negro. Las proteínas de calidad permitirán aumentar el nivel de saciedad lo que ayudará a que el cuerpo use más la grasa como combustible.

Cada fase tiene un impacto en el cuerpo, debemos aprender a conocernos y saber que el cuerpo experimentará fluctuaciones hormonales durante todo el ciclo. Si aprendemos a escucharlo, lo cuidamos y alimentamos como se debe, lograremos paliar aquellas sensaciones que nos molestan como la hinchazón, los dolores y los antojos.

Fuente: Style lovely

Publicidad
Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR