Seguinos en nuestras redes

Europa

Rusia reducirá “drásticamente” su actividad militar en Kiev y Chernihiv

La noticia fue confirmada por el viceministro de Defensa ruso, tras finalizar la cuarta ronda de negociaciones; centrará sus esfuerzos en el la región del Donbass

Concluida la cuarta ronda de negociaciones, esta vez celebrada en Estambul, Rusia sorprende con un anuncio que da un giro a la guerra en Ucrania: centrará sus ataques en el este y en la liberación del Donbass, la región separatista prorrusa. Para ello, mermará sus actividades en Kiev y Chernihiv, ciudad a 150 kilómetros de la capital ucraniana.

La noticia fue comunicada por el viceministro de Defensa ruso, Alexander Fomin, quien aseguró que la medida se tomó con el objetivo de mostrar un gesto hacia la delegación ucraniana y generar la confianza y las condiciones para que las rondas de negociaciones continúen celebrándose.

“Como las negociaciones sobre un acuerdo de neutralidad y el estatuto no nuclear de Ucrania entran en una dimensión práctica (…), se decidió, para aumentar la confianza, reducir de manera radical la actividad militar hacia Kiev y Chernígov (Chernihiv)”, declaró Fomin en Estambul.

Quien se mostró satisfecho con el resultado de las negociaciones fue el presidente ucraniano, Volodímir Zelensky, al poner sobre la mesa la posibilidad de una reunión con su par ruso, Vladimir Putin: “Después de la conversación sustantiva de hoy hemos acordado y propuesto un arreglo, según el cual la reunión de los jefes de Estado es posible simultáneamente con el iniciación del tratado”.

Publicidad

El tratado que ponga fin a las hostilidades no será fácil de firmar ya que requiere que las partes acuerden sobre temas de extrema sensibilidad como la seguridad nacional para cada uno de ellos. Al respecto, el hecho de que Ucrania renuncie a la OTAN vendrá aparejado de un acuerdo y compromiso de países occidentales que serán los garantes de la seguridad allí. “Nos gustaría que los países garantes fueran los del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (Reino Unido, China, Rusia, Estados Unidos y Francia), así como Turquía, Alemania, Canadá, Polonia e Israel”, detalló el jefe de la delegación negociadora ucraniana para las conversaciones con Rusia, David Arakhamia.

El acuerdo de seguridad garantizaría que, en caso de ser atacado, Kiev podría exigir consultas en tres días y, si no se resolviera el asunto por vía diplomática, tendría derecho a asistencia militar, incluida la declaración de una zona de exclusión aérea, describió el negociador ucraniano sobre el acuerdo propuesto por su delegación.

Si esto se cumple, “Ucrania aceptará ser neutral, no tendrá armas nucleares, ni permitirá bases militares extranjeras en su territorio”, agregó otro miembro de la delegación ucraniana, Oleksander Chalyi.

Otros puntos claves quedarán excluidos de la negociación como el ingreso de Ucrania a la Unión Europea, el cual lejos de ser restringido sería apoyado por los países garantes. El estatus de los territorios de Crimea (anexado por Rusia en 2014) y de Lugansk y Donestk que se declararon Repúblicas independientes, solamente reconocidas por Rusia.

Publicidad

De todos modos, cualquier acuerdo que se alcance deberá ser aprobado por los ucranianos en un referendum que se celebrará una vez que todas las tropas rusas abandonaran el territorio, para evitar “presiones”.

Europa

Guerra Rusia-Ucrania: una aproximación entre las posiciones realistas y liberales en las Relaciones Internacionales

Los postualdos de John Mearsheimer sobre el conflicto bélico no logran explicar los deseos imperialistas rusos en su periferia

Por Leonardo Cabral

El artículo de John Mearsheimer “Por que la crisis de la guerra en Ucrania es la culpa de Occidente” ha desatado acaloradas discusiones entre los
teóricos de las Relaciones Internacionales desde que fuera publicado en el año 2015. El autor ha utilizado la tesis realista para generar argumentos en contra del apoyo de los Estados occidentales a Ucrania en sus pretensiones de emanciparse completamente de la Federación Rusa. Para Mearsheimer, la verdadera culpa de la crisis no son los intereses expansionistas e imperialistas de la Federación Rusa, sino que la expansión de la OTAN desde la década de los 90′ hasta la actualidad fue acompañada por la entrada de una gran cantidad de Estados de Europa del Este a la Unión Europea.

Un argumento polémico

Mearsheimer ha escrito este artículo no en defensa del Kremlin sino de acuerdo a la tesis realista de las Relaciones Internacionales y lo más importante, fue escrito en 2014 con un contexto sumamente distinto a la actual guerra Ruso-Ucraniana del año 2022. En aquellos años la entrada de diversos Estados a la OTAN era sumamente visible y las maniobras rusas para anexar la península de Crimea como una región autónoma fueron pacíficas y sumamente eficaces, en contraste a la actual invasión y asedio de cada una de las ciudades ucranianas. Aun así, Rusia violó por completo la soberanía de Ucrania, la convención de Helsinki de 1975 y múltiples tratados bilaterales firmados por ambos países en los años 90 ́, especialmente el Memorándum de Budapest de 1994. Lejos del golpe emocional, Mearsheimer presenta un argumento que parece tener sentido en la superficie, pero que no resiste un examen más profundo. Más bien sus apreciaciones bien pueden ser equívocas. Una de sus primeras aproximaciones pueden ser puestas en duda. Por ejemplo, ¿realmente se puede hablar de la expansión de la OTAN? Por el momento, la alianza militar no ha obligado nunca a gobiernos democráticos a unirse a la OTAN sino más bien, muchos países de la antigua esfera ex soviética han pedido unirse a la organización a partir de redefiniciones estratégicas de sus hipótesis de conflicto para defender la soberanía y autonomía de sus respectivos Estados. Los países del antiguo bloque de Varsovia vieron en la caída del Telón de Acero una forma de liberarse de la llamada “rusificación” impuesta por la centralidad del imperialismo sovietico heredero del antiguo imperio Ruso. A su vez, han construido nuevas narrativas de identidades nacionales a partir de la construcción de instituciones democráticas sólidas capaces de brindar gobernabilidad en la apertura de estas sociedades pos soviéticas hacia el capitalismo y la globalización del siglo XXI. En este aspecto, el argumento de Mearsheimer, requiere evadir los deseos e intereses de los países de Europa del Este.

Para Mearsheimer, la crisis comienza en el año 2008 con la Conferencia de la OTAN en Budapest que tuvo como principal hito un plan para el ingreso a la alainza de Georgia y Ucrania, lógicamente tras la invasión rusa en el primero de ellos. Sin embargo, para el año 2010 los ucranianos en general se inclinaban por el no ingreso a la OTAN para no provocar al Kremlin, a la vez que el ejército ucraniano estaba completamente desgastado luego de años de falta de inversión y de presupuesto. En la misma línea, los requisitos para entrar la Unión Europea para un país como Ucrania eran incumplibles en un plazo máximo de 10 años, pues las reformas del Estado y los requisitos de adopción de las reglas comunes europeas generaron una enorme brecha entre Kiev y Bruselas. Así las propuestas de Mearsheimer cobraban un mayor sentido: “Debemos crear una Ucrania neutral que sea una buffer zone entre la Unión Europea y Rusia”. Y agrega: “Si quisieran crear una Rusia más grande ya lo estarían haciendo, en realidad si quisieras quebrar al Estado Ruso deberías lograr que Rusia intente construir una Rusia más grande”. No obstante, las ideas para neutralizar el conflicto de Mearsheimer fueron echadas por la borda cuando la situación política cambió repentinamente por la cancelación del Acuerdo de Asociación y el Acuerdo de Libre Comercio con la Unión Europea, realizado por el premier Ucraniano Viktor Yanukovich que desató una revolución en las calles de Kyiv.

Publicidad

Estas manifestaciones, esporádicas pero con su principal exponente en Kiev, fueron de índole profundamente europeísta y nacionalista, con diversos movimientos políticos que reivindicaban la identidad nacional ucraniana y que buscaban una mayor integración económica, la apertura del país y la lucha contra la corrupción política que veían reflejada en el gobierno pro ruso de Yanukovich. Él mismo había traicionado los acercamientos a la Unión Europea producidos desde la Revolución Naranja de 2004, que eran ampliamente populares en el oeste y el centro del país. Según Mearsheimer, la destitución del presidente ucraniano prorruso Yanukovych y la instalación de un nuevo gobierno antirruso sólo constituyeron “la última gota” para el presidente ruso, Vladimir Putin, y proporcionaron el detonante para que el mandatario ruso interviniera en territorio ucraniano. Tiene correlación porque desde la perspectiva de Mearsheimer, lo que predomina en el mapa regional es un predominio de los intereses rusos sobre la periferia y esta periferia es justamente Ucrania y Bielorusia. Para Mearsheimer, en el duro mundo de la política de las grandes potencias, es imposible que busques una integración más estrecha con Occidente si vives a las puertas de Rusia. “Los fuertes hacen lo que pueden y los débiles sufren lo que deben”, de la misma forma que Tucídides hizo decir a los atenienses y de lo que hace eco el argumento de Mearsheimer.

Debilidad empírica

En contraposición, desde una perspectiva desde las tesis liberales e internacionalistas, eso sería condenar a Ucrania a no tener plena soberanía de sus decisiones y a su vez a no ser un Estado democrático donde los ciudadanos puedan disentir, expresarse o elegir gobiernos que no obedezcan a Moscú. Otro hecho que demuestra la debilidad de Rusia tanto como potencia regional como revisionista sobre el sistema internacional es la necesidad de que los Estados de su periferia (tanto Europa del Este como Asia central) sean autoritarios y no democracias para hacer valer sus intereses, siendo incapaz de lograr un predominio de la cultura rusa en términos de poder blando y poder incisivo (sharp power). Las numerosas intervenciones rusas en Georgia (2008), Chechenia (1999), Kazajistán (2022) y la actual guerra de Ucrania demuestran que Rusia ha tenido que usar sus capacidades materiales para hacer valer su esfera de influencia, lo que otros Estados utilizan como un último recurso.

Es de destacar que en realidad es el propio gobierno ruso el que se muestra amenazado por la mal llamada “expansión de la OTAN” a través de sus declaraciones. Rusia es considerada una potencia militar, pero una con “pies de barro”, que no tiene una industria diversificada que depende de commodities, en particular el gas, y su complejo industrial militar. Su economía es ampliamente deficiente, incapaz de conseguir competitividad, su moneda carece de fortaleza frente al euro, el dólar e incluso al yuan, impidiendo ahorrar a sus propios ciudadanos por las constantes devaluaciones. Su sistema político y económico está minado de prebendas entre el gobierno ruso, los llamados “silovikis” y la nueva oligarquía rusa la cual está compuesta por antiguos burócratas y administradores de la Unión Soviética.

Publicidad

Por lo tanto, el argumento de que Rusia sea la potencia regional dominante sería cuanto menos, endeble. Como en las tesis realistas el sistema internacional es un sistema anárquico donde predomina la ley del más fuerte, por que los Estados de la OTAN y Estados Unidos en particular deberían aceptar los condicionamientos de la Federación Rusa? ¿Quién es más fuerte? ¿Occidente o la Federación Rusa?. Lógicamente, existe una asimetría militar entre la OTAN y Rusia. La reciente Cumbre de Madrid puso en evidencia la importancia de este concepto pero el activo que permite a Rusia librar la guerra sin la intervención de tropas de la OTAN son justamente sus armas nucleares, las cuales han sido utilizadas en numerosas amenazas a bombardeos de capitales europeas.

Otro argumento que resuena en Mearsheimer es la llamada teoría del “Heartland” desarrollada por Halford Mackinder. Para el teórico el quien domina Europa del Este es quien controlará el corazón de la Tierra. El problema con esta teoría es que era válida en 1904 donde el resto del mundo al sur de Eurasia era una periferia sumamente atrasada donde la mayoría de los territorios eran colonias europeas. Actualmente, el eje productivo de las cadenas globales de valor se encuentra en el Asia Pacífico y el medio oriente, en especial península arábiga que concentra la mayor cantidad de gas y petróleo.

Imperialismo Ruso

Todo estos contra-argumentos, que demuestran cierta debilidad empírica, sugieren que cualquier explicación seria de la invasión debe considerar factores adicionales como la situación política interna de Rusia, la amenaza ideológica y simbólica que una Ucrania democrática y próspera representaría para el régimen político actual de Rusia y el deseo potencial de un dictador envejecido de conquistar la inmortalidad a través de la expansión territorial. Putin repetidamente se ha referido a la existencia de un Mundo Ruso antiguo (Russkiy mir) que debe ser restaurado para defender existencialmente a Rusia. El mandatario ruso considera que Ucrania y Rusia son un mismo pueblo y que la independencia y el reconocimiento de la soberanía de Ucrania fue un error derivado de la debilidad de Rusia al desintegrarse en la Unión Soviética. Alexander Dugin se refirió al respecto llamó a un conflicto dialéctico de corte neohegeliano, donde Rusia es considerado el principal polo geopolítico de las civilizaciones teocráticas, idealistas y defensoras de los valores tradicionales, destinado a estar en conflicto contra las civilizaciones talasocráticas, actualmente representadas por Estados Unidos y la OTAN con ideas liberales y impulsadas por la sociedad de mercado.

Publicidad

Dugin fue consultor de Putin por lo que no es una coincidencia que su Invasión en territorio Ucraniano esté perfectamente alineada a la narrativa política que pretende instalar el autor. De esta forma, lo que molesta al líder del Kremlines la simple idea de que Ucrania sea un país democrático, adopte un modelo atlantista de libre mercado y que pueda institucionalizarse como una democracia liberal. La invasión demuestra que el acepta el enfrentamiento dialéctico con occidente en todos los sentidos, un enfrentamiento que aún con la guerra económica y energética contra Europa, lleva las de perder. Si Europa tiene faltantes de algunos productos y del gas, Rusia tendrá una completa escasez general de productos. Ante el imperialismo Ruso, los Europeos tendrían deseos que Mearsheimer tuviera razón en su perspectiva, sobre el exceso de compromiso de EEUU y la OTAN para evitar la imposición de los intereses rusos en la región. Pero esta es una visión que no es del todo real. Después de todo, la entrada de Ucrania a la OTAN y la Unión Europea previamente a la invasión era vista como algo utópico.

Así mismo la posibilidad de un cese al fuego estable es más que remoto, incluso con el rechazo de un sector de la sociedad y sanciones sin precedentes. No importa donde se detenga el ejército Ruso, sea en Kherson, Donetsk o el Río Dniéper; mientras Putin permanezca en el poder, Rusia está comprometida a erosionar o quebrar toda forma de democracia o soberanía de las repúblicas ex soviéticas, especialmente en Ucrania. Y el pueblo ucraniano ya ha demostrado de lo que es capaz al obligar al ejército ruso a hacer una retirada general, tras fracasar el Asedio de Kiev: Lucharán por su democracia e independencia hasta el día en que las fuerzas rusas se retiren de Ucrania, para siempre

Continuar leyendo

Europa

Reino Unido: el príncipe Carlos habría aceptado una donación de la familia Bin Laden

Serían un millón de libras (unos USD 1.217.500) para sus actividades de caridad. El heredero al trono británico tomó el dinero de Bakr y Shafiq, medio hermanos del jefe de Al Qaeda, a pesar de las objeciones de los asesores, según reveló The Sunday Times

Controversia en Reino Unido: el Príncipe Carlos habría aceptado una donación de un millón de libras (unos USD 1.217.500) para sus actividades de caridad, de parte de la familia del autor intelectual del 11 de septiembre, Osama Bin Laden, según un informe publicado en el diario británico Sunday Times.

Carlos, de 73 años, mantuvo una reunión con Bakr bin Laden, el patriarca de la familia saudita, y con su hermano, Shafiq, en Clarence House en Londres el 30 de octubre de 2013. Durante ese encuentro fue negociado el pago.

Los dos hombres con los que se reunió el heredero al trono británico son medios hermanos de Osama Bin Laden, y la reunión se produjo dos años después de que las fuerzas especiales estadounidenses mataran al terrorista y fundador de Al Qaeda en Pakistán.

El periódico británico informó que Carlos aceptó la contribución a pesar de las objeciones de sus asesores de Clarence House y del Prince of Wales Charitable Fund (PWCF), a donde se donó el dinero.

Publicidad

En el artículo no se insinúa la relación de los hermanos bin Laden con el terrorismo o con acciones ilegales o irregulares.

Imágenes sensibles: asesinaron a un vendedor nigeriano en Italia, a plena luz del día y nadie intervino

Un portavoz de la oficina del príncipe dijo: “El Fondo Benéfico del Príncipe de Gales nos ha asegurado que se llevó a cabo una diligencia debida exhaustiva al aceptar esta donación. La decisión de aceptar fue tomada únicamente por los fideicomisarios de la organización benéfica y cualquier intento de caracterizarla de otra manera es falso”.

Publicidad
Continuar leyendo

Europa

Imágenes sensibles: asesinaron a un vendedor nigeriano en Italia, a plena luz del día y nadie intervino

Alika Ogorchukwu, de 39 años, fue asesinado el viernes, en medio de la calle, en la ciudad italiana de Civitanova Marche. Su familia exige justicia.

La víctima, Alika Ogorchukwu, murió el viernes a manos de Filippo Claudio Ferlazzo, de 32 años, en Civitanova. Estaba casado y tenía un hijo de ocho años. Según señalan los medios locales, el asesino tiene antecedentes penales y ha ingresado en prisión acusado de homicidio voluntario y robo, porque además se llevó el teléfono de la víctima.

La policía local descarta el racismo como causa del crimen y lo atribuye a “un arrebato de violencia fuera de lo normal” debido a los supuestos problemas psiquiátricos del autor del crimen


“El asesinato de Alika Ogorchukwu sobrecoge. La ferocidad inaudita. La indiferencia extendida. No puede haber justificaciones ni basta el silencio. El último ultraje a Alika sería pasar página y olvidar”, ha denunciado el líder del Partido Demócrata, Enrico Letta.

El portavoz del cuerpo de policías de Macerata (centro), Matteo Luconi, ha explicado que, aunque la investigación sigue abierta, por el momento no hay elementos que permitan atribuir el crimen al racismo, sino que “parece que surgió” cuando la víctima pedía limosna.

Según la primera reconstrucción, ilustrada en una rueda de prensa, Ogorchukwu se acercó a su agresor para pedirle dinero y este, tras negárselo, le golpeó hasta la muerte.

La agonía de la víctima duró entre tres y cuatro minutos, sin que nadie hiciera nada. Ninguna de las personas que presenciaron la agresión intervino.

Publicidad
Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR