Inmobiliarias temen suba de alquileres y freno en ventas

inmobiliarias

El ha perdido inversores en los últimos 24 meses. Muchos de los que compraban inmuebles para alquilar han dejado de hacerlo porque la rentabilidad es mínima o hasta inexistente.

“Los alquileres tienen una demanda sostenida, sobre todo por los estudiantes que vienen del exterior para estudiar en nuestro país, pero se ha producido un cambio importante, ya no existen las rentas en dólares, por lo que la ganancia es muy baja”, sostuvo Roberto Arévalo, presidente de la Cámara de Inmobiliarias Argentinas (CIA) en diálogo con Ámbito.

Los agentes inmobiliarios estipularon para 2014 una suba promedio del 25% en los contratos de alquiler; “se trata de un porcentaje bajo, teniendo en cuenta que la ronda el 30%”, indicó el presidente de la CIA. A este incremento se suma el consecuente de la disparada del dólar. Inmobiliarias temen suba de alquileres y freno en ventas

Si bien los alquileres son en pesos, los más exclusivos se miden en dólares. Así, por ejemplo, el metro cuadrado de un local en la turística calle Florida “tiene un alto valor locativo de u$s 100″, según detalló la inmobiliaria Adrián Mercado a través de su informe anual. Es en estos casos, entonces, que los precios también se verán modificados, con un impacto negativo.

Este nuevo escenario complica los alquileres y empeora notablemente la venta de inmuebles usados y las construcciones. “La suba del dólar paraliza las ventas porque saca de pista a los compradores, que no quieren invertir porque saben que existe una constante suba”, explicó Jorge Toselli, dueño de JT Inmobiliaria y prosecretario de CIA. “La gente tiene los billetes, pero no quieren congelar su plata”, agregó.

Los agentes inmobiliarios sostienen que se trata de la peor crisis de los últimos 50 años y que se verá aún más complicada durante todo este año. “El 2014 no va a ser mejor que el año pasado, estas subas sorpresivas se van a dar constantemente, la crisis se agravará, confesó Toselli. Además agregó que la fuente de trabajo hoy corre un alto riesgo. “Ya no podemos achicar más al personal, pero la realidad es que no hay trabajo, está todo paralizado”, describió.

“Los costos de construcción aumentaron mucho y hoy las locaciones son muy difíciles de vender”, indicó Toselli. Además las obras demoran entre 30 y 36 meses, más la etapa de venta, un riesgo que pocos inversores están en condiciones de afrontar con las constantes subas del dólar.

ARTICULOS RELACIONADOS

Nexofin
Arriba