Salud

Seis errores que podés cometer al limpiar tu cocina

Es uno de los lugares de la casa donde se acumulan mayor cantidad de gérmenes; mirá como higienizar este sitio correctamente

miércoles 16 de mayo de 2018 - 7:36 am

Más allá de la suciedad puntual que podamos provocar si algo se derrama o si entramos con los zapatos sucios, todos los días se acumula polvo en la cocina. Si no lo sacamos, se forma una capa tan gruesa que puede observarse sin esfuerzo. Pero también se acumulan bacterias, lo que es más peligroso, ya que no las vemos pero pueden enfermarnos.

En este sentido, la cocina es un lugar particularmente sensible, ya que allí manipulamos alimentos, que pueden contaminarse fácilmente con gérmenes. Por eso, debajo encontrarás una lista de los seis errores más graves que podés cometer al limpiarla.

1- No limpiar la pileta

Si bien podría considerarse el lugar más higienizado, ya que constantemente lavamos la vajilla, allí pueden acumularse gérmenes, grasitud e incluso restos de detergente. Dado que en la pileta también lavamos verduras y frutas o colamos pastas, es recomendable lavarla al finalizar el día, para evitar que se acumule suciedad.

LEA MÁS  ¿Por qué somos adictos a cosas que nos hacen mal?

2- No limpiar el lavavajillas

Aquí, el caso es similar al de la pileta. No basta con que sea un electrodoméstico por el que circule constantemente agua y jabón. Todos los restos de alimentos y bebidas también pasan (y quedan) por ahí. Es por eso que es necesario quitar todos los estantes y canastos, lavarlos por separado y limpiar las paredes y la puerta del lavavajillas desde atrás hacia adelante. Para enjuagarlo, es aconsejable utilizar la máquina vacía a la temperatura máxima, sin detergente.

LEA MÁS  Diez alimentos para dejar de tener hambre todo el tiempo

3- Quitar los productos de limpieza muy rápido

Es necesario darle tiempo a los líquidos que utilicemos para que se activen, antes de quitarlos. Darles uno o dos minutos luego de aplicarlos sobre una superficie hará que sea más fácil limpiar la suciedad.

4- No limpiar la heladera

Otra llamada de atención. Aquí guardamos nuestros alimentos, por lo que es imperioso que el refrigerador esté reluciente. Los potes y sobres pueden derramarse, así como quedar restos de verduras en el cajón. De la misma manera, es importante higienizar los conductos y desagües, para que no se dañe el electrodoméstico.

5- Utilizar los productos incorrectos para limpiar la mesada

LEA MÁS  Exceso de alcohol: afirman que puede causar más de 60 enfermedades

Emplear productos basados en ácidos puede dañar las superficies o sus bordes, eliminando el sellador y haciéndolos susceptibles a absorber los líquidos que pueden estar en la cocina, como vino o aceite. En su lugar, se recomienda usar productos específicos para el material del que esté hecha la superficie.

6- Usar los repasadores para limpiar cualquier cosa

Muchas veces los repasadores nos salvan ante algún desastre culinario: cuando algo salpica o se derrama, lo primero que hacemos es colocarlos encima, ya que es lo que usualmente está más a mano. Sin embargo, limpiar cualquier superficie manchada con esto lo expone a contraer gérmenes, que irán a parar luego a los platos y vasos que sequemos.

Fuente: Conbienestar

COMENTARIOS