Política

Ricardo Lorenzetti y Omar Perotti, una relación bajo sospecha

Ambos se conocen desde jóvenes por ser vecinos en Rafaela, ciudad que sirvió de trampolín para construir sus carreras políticas y judiciales; amistad y pelea por vínculos societarios

martes 17 de abril de 2018 - 8:30 am

El presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, y el actual senador santafesino Omar Perotti comparten una antigua relación de amistad que comenzó a germinar en las calles de Rafaela, ciudad que vio a ambos crecer.

Lorenzetti eligió el camino judicial y Perotti el político, pero mantuvieron durante años una relación de amistad que comenzó en la época en la que el dirigente peronista oficiaba de intendente en Rafaela.

LEA MÁS  Amadeo: "Macri asumió el momento de crisis, no trató de ocultarlo"

Además, Perotti está dispuesto a jugar fuerte y saldrá a buscar en 2019 el sillón de gobernador de Santa Fe, aunque las primeras encuestas no le auguren un futuro amigable.

“Siempre fueron amigos, pero en el último tiempo hubo rumores sobre peleas. Igual siempre se llevaron bien, de hecho muchos hablan sobre posibles vínculos profesionales entre ambos, con intereses de dinero de por medio”, comentó a Nexofin un actual funcionario de Rafaela, que conoce el paño político local.

LEA MÁS  Picante: Pichetto cruzó a una médica "anti aborto" en el Senado

No son pocos los rafaelinos que destacan la aceitada relación entre ambos. De hecho, en las redes sociales, siempre filosas, cuesta encontrar comentarios de habitantes de esa ciudad santafesina contentos por los dos referentes nacionales que surgieron de su cantera. Al contrario, señalan también sobre supuestos acuerdos entre ambos.

En los últimos días, un artículo publicado en un medio local de Rafaela, despertó inquietud en los pasillos de la Municipalidad, ya que dieron algunas pistas sobres presuntos testaferros de “El hombre de la Corte”.

LEA MÁS  La Cámara confirmó el procesamiento del hijo del financista Ducler por extorsionar a los Eskenazi

Entre los nombres que se conocieron, había un tal “Omar”.

COMENTARIOS