Judiciales

El gobierno cree que el juez Ballestero no soportará la presión

El camarista que liberó al empresario Cristóbal López no tendría el ánimo de enfrentar una demolición como hizo Eduardo Freiler

martes 3 de abril de 2018 - 6:11 am

La decisión de la Casa Rosada está tomada: El camarista Jorge Ballestero debe abandonar la justicia. Macri está convencido que fue el cerebro de la liberación de Cristóbal López y el cambio de carátula que dejo al empresario kirchnerista al borde de la impunidad.

Por eso, los integrantes del Consejo de la Magistratura que responden a la Casa Rosada pusieron en marcha un mecanismo de presiones crecientes, con la idea de forzar la renuncia de este influyente miembro de la Cámara Federal.

LEA MÁS  El Gobierno analiza fusionar ministerios como parte del ajuste

Primero, se investigará la decisión de integrar el tribunal que liberó al zar del juego sin sortear un tercer camarista, como reclamó la Corte Suprema en una inédita decisión.

De hecho, la decisión de la Corte de ponerle la lupa no es un motivo menor entre los que empujan su intención de retirarse, afirmaron fuentes con acceso al juez.

Ballestero habría sido quien decidió que la sala se termine de conformar con el juez Eduardo Farah, lo que le permitió alcanzar una mayoría para liberar a Cristóbal López y su socio Fabián de Souza; superando así la resistencia del tercer camarista, Leopoldo Bruglia.

LEA MÁS  Las claves de Macri para bajar los gastos del Estado

Pero además, la Magistratura le abrirá un Jury para investigar su supuesto enriquecimiento ilícito, en una repetición del mecanismo que se puso en marcha en su momento para destituir a Eduardo Freiler, otro camarista clave del fuero federal.

“Ballestero viene de colocarse varios stents, no está para dar la pelea que dio Freiler, lo más posible es que renuncie”, afirmó al portal La Política Online un operador judicial al tanto de los detalles de la embestida contra el juez.

LEA MÁS  Cómo es el proyecto antiaborto de Pinedo

Otra fuente que hace poco tiempo estuvo con el camarista, lo vio “golpeado” y con cierto desánimo para enfrentar un proceso que el oficialismo hará todo lo posible para que tenga alta repercusión pública.

COMENTARIOS