Economía

Automotrices estiman baja de 10% en la presión impositiva

Del precio que paga un consumidor por un 0 km, el 54,8% corresponde a impuestos. Los datos definitivos estarán a fin de mes

martes 3 de abril de 2018 - 5:45 am

Es un reclamo constante de las automotrices: bajar la presión impositiva. No es para menos. La carga tributaria para la industria local es una de las más altas del mundo.

Del precio que paga un consumidor por un 0 km, el 54,8% corresponde a impuestos. Pero no todas son malas. Desde que asumió el actual Gobierno se han tomado medidas para aliviar ese peso que hace que los autos en la Argentina sean más caros que en la mayoría de los países y que les quita competitividad a la hora de exportar.

LEA MÁS  Triaca dictó la conciliación obligatoria para los empleados de AFIP

A esto se sumó la reforma tributaria aprobada el año pasado, que encara el problema de manera global, aunque la mayoría de sus modificaciones se irán implementando gradualmente.

En la asociación que agrupa a las terminales locales (ADEFA) están elaborando un estudio para determinar el impacto que tendrán todos estos cambios.

Según indica el diario Ámbito Financiero, la idea es proyectar todas estas medidas que están en marcha para estimar cómo bajará la carga tributaria cuando hayan sido implementadas.

LEA MÁS  El Banco Central aspiró los pesos y voló la tasa de las Lebac

El trabajo estará listo hacia fin de abril y, según pudo saber este diario, los cálculos provisorios señalan que la presión impositiva para el sector automotor bajará en los próximos tres años entre cuatro y cinco puntos porcentuales, lo que equivaldría a una reducción de casi 10% respecto del nivel actual.

Si bien el dato puede parecer insuficiente, teniendo en cuenta que en los últimos tiempos no paró de crecer, el cambio de tendencia es alentador.

LEA MÁS  Vacaciones de invierno: cómo ahorrar dinero al viajar al extranjero

De todas maneras, con una carga tributaria apenas por debajo del 50% como quedaría, la Argentina se mantendría lejos de los niveles de otros países.

En Brasil, el principal competidor por las inversiones en la región, es de 30%. Con el resto de mercados con larga tradición de producción automotriz, la diferencia es abismal.

COMENTARIOS