Salud

Cómo actuar ante un accidente de tránsito

Qué debemos hacer y qué no ante esta situación con las personas heridas

lunes 2 de abril de 2018 - 7:01 am

Si presenciamos un accidente, ¿cómo debemos actuar para ayudar a los afectados? Expertos explican los pasos a seguir:

Proteger

  • Si es posible, estacionar el vehículo propio fuera de la calzada.
  • Poner las luces de emergencia, echar el freno de mano y quitar el contacto.
  • Ponerse el chaleco reflectante dentro del vehículo y mirar antes de salir.
  • Proteger el lugar del accidente señalizando la zona afectada con los triángulos de emergencia.

Avisar

Una vez que se ha protegido la zona y se tiene una idea de lo que ha pasado, hay que llamar al 911 y decir:

  • Lugar exacto del accidente.
  • Tipo de accidente.
  • Cuántos vehículos implicados hay.
  • Número de víctimas atrapadas.
  • Número de heridos y sus lesiones.
  • Si hay sustancias peligrosas.

Socorrer

Tras la llamada a los servicios de emergencia, se pasaría a ayudar a las víctimas del accidente. Los expertos aconsejan:

  • Mantener a la víctima en un lugar seguro.
  • Abrigarla para que no pierda calor corporal.
  • No darle nada de beber, ni de comer.

¿Conviene sacar a la persona del vehículo?

Si la persona está dentro del vehículo y no hay riesgo para ella o para las personas que lo atienden es mejor dejarla donde está. En caso de que la víctima presente parada cardiorrespiratoria o haya riesgo inminente por incendio o explosión, podríamos intentar sacarlo del coche (sin poner en riesgo nuestra integridad.

LEA MÁS  Cómo saber si tu bebé oye bien

Para sacar a la persona herida del coche, accederemos a la víctima, si es posible, por la puerta lateral más cercana. Comprobaremos que no tienen ninguna parte del cuerpo atrapada o atravesada por algún objeto. Intentaremos liberarla lo antes posible y realizaremos la maniobra de Rautek para extraerlo del vehículo con la mayor seguridad.

Esta maniobra consiste en:

  • Colocarse en un costado de la víctima.
  • Pasar los brazos del auxiliador bajo las axilas de la víctima.
  • Agarrar uno de los antebrazos del herido con una mano.
  • Sujetar la mandíbula de la víctima con la otra mano y extraer a la persona del vehículo.
  • Utilizar nuestro propio cuerpo como soporte para mantener el eje cabeza-cuello-espalda de la víctima lo más alineado posible.

Una vez extraída, la depositaremos poco a poco sobre el suelo, pero lejos de la zona de peligro.

Primeros auxilios

Los expertos son rotundos al afirmar que las maniobras como la apertura de la vía aérea, la reanimación cardiopulmonar o el control de hemorragias pueden salvar la vida a un accidentado. Pero siempre se realizarán en un entorno seguro.

LEA MÁS  Síndrome de Ekbom, cuando los bichos 'invaden' tu cuerpo

El problema sería si la persona no sabe bien cómo realizar estas maniobras. En esta situación, los especialistas de señalan que“si la vida de una persona corre peligro siempre es mejor intentar hacer algo que no hacer nada. A través del teléfono de emergenicas nos pueden ayudar indicándonos lo que debemos hacer.

¿Cómo controlar las hemorragias?

Para controlar una hemorragia lo que hay que hacer es comprimir fuertemente en el lugar del sangrado con unas gasas, toalla, trapo o cualquier otro tejido que tengamos a mano, preferiblemente que esté limpio.

Hay que mantener una presión constante durante unos 5-10 minutos, dependiendo de lo abundante que sea el sangrado, sin retirar la presión para comprobar si sigue sangrando.

Podemos ayudarnos de una venda para hacer un vendaje compresivo circular alrededor del lugar de la hemorragia. En caso de sangrado en alguna de las extremidades, no se ha demostrado que levantar el miembro por encima del corazón sea más efectivo que mantenerlo en posición más baja.

LEA MÁS  Los tics nerviosos: qué son y por qué se producen

Los expertos siguen explicando que si la hemorragia es muy abundante y lo que hemos utilizado para comprimir se empapa de sangre, nunca lo retiraremos. Pondremos algo encima para seguir comprimiendo. Si retiramos el tejido que está en contacto directo con la herida cada vez que se empapa, destruimos el coágulo que se ha formado hasta ese momento.

El torniquete está indicado en caso de una hemorragia muy abundante en extremidades y que no se puede controlar con las medidas anteriores.

Calmar a las víctimas

Las víctimas pueden presentar ansiedad, irritabilidad, ira, agresividad, pánico, sensación de asfixia, sensación de irrealidad, etc. Hay que saber reconocer todas estas respuestas, saber escuchar, mantener contacto visual, verbal y táctil y tener la capacidad de comprender lo que la víctima está sintiendo.

Se debe mantener una actitud calmada, sin gritos. Debemos escucharlas para que puedan desahogarse, expresar sus emociones y sentimientos.

Calmarse a uno mismo

También puede suceder que el que auxilia es el que se encuentra muy nervioso o sobrepasado por la situación. Lo mejor es que trate de calmarse mediante unos ejercicios de control de la respiración, con respiraciones largas y profundas.

Fuente: Cuidate Plus

COMENTARIOS