Política

Santa María, en problemas: su fundación no puede justificar gastos millonarios

Así lo informaron veedores del Ministerio de Justicia; el sindicalista se desligó de la situación: "No es mía"

martes 13 de marzo de 2018 - 11:56 am

Después de las últimas intimaciones y la multa aplicada por parte de la Inspección General de Justicia (IGJ), la Fundación Octubre Trabajadores de Edificios, vinculada al gremialista Víctor Santa María, continúa -según el informe de los veedores- sin explicar operaciones por 44.464.957 pesos sobre la percepción de donaciones y convenios para la realización de “audiovisuales y producción de películas de publicidad”.

La veeduría contable realizó un primer informe donde se concluyó que las cifras no son claras y que hay diferencias entre la documentación entregada.

El multimedio propiedad de Víctor Santa María (entre ellos el diario Página 12, AM 750, Caras y Caretas, entre otros) es administrado por la Fundación Octubre de Trabajadores de Edificios, perteneciente al Sindicato Único de Trabajadores de Edificios de Renta y Horizontal (SUTERH), hoy fiscalizada y bajo observación permanente por una serie de inconsistencias detectadas en sus números.

LEA MÁS  Ex aliada de Massa reveló que Hugo Moyano financia al Frente Renovador

Respecto a las declaraciones juradas por donaciones, la IGJ observó que la Fundación nunca las “presentó en los términos correspondientes”, es decir durante los ejercicios que se efectuaron dichas donaciones. Una vez subsanada la documentación, el análisis de los veedores indicó que “no surge claramente de la declaración a qué donación corresponde”.

Se le dio un plazo de 48 horas para que la Fundación “aclare con precisión el importe de cada una de las donaciones con la declaración jurada de origen y licitud de los fondos correspondientes a los años 2015 y 2016”. Bajo observación hay más de 32 millones de pesos en dicho concepto.

LEA MÁS  Una nueva escucha reveló que Maldonado llevaba bombas molotov durante el operativo de Gendarmería

La IGJ analiza posibles “derivaciones patrimoniales”, y para despejar cualquier sospecha se exigió igual que la Fundación Octubre presente una declaración jurada sobre “licitud y origen de los fondos” que especifique quién fue el donante, su constancia ante la AFIP, depósito bancario de la donación, o de la transferencia.

Otro punto que despertó dudas en la IGJ son los convenios con la Universidad Metropolitana de Educación y Trabajo (perteneciente al sindicato). “No surge de la documentación si existen convenios o si la entidad es la fundadora de la universidad, desde qué fecha y si está autorizada a funcionar”, indica el informe oficial.

LEA MÁS  Recorte de gastos: el Estado revisa planes sociales

El líder sindical reiteró: “Yo no soy autoridad de la Fundación, no es mía” y planteó que los controles que realiza la IGJ “son de rutina”, minimizando las observaciones realizadas sobre el movimiento de fondos.

COMENTARIOS